Ascendant aspira a reducir costos mientras remonta mina El Mochito

Por
Lunes 22 de enero, 2018

Ascendant Resources es una de las pocas compañías con minas en explotación en Honduras.

La compañía ha incrementado la producción en su mina de zinc, plata y plomo El Mochito desde que la compró a Nyrstar a fines de 2016.

La mina logró un flujo de efectivo positivo en el cuarto trimestre, en parte debido al incremento productivo gradual y a una tasa de procesamiento de hasta 80% aproximadamente desde la adquisición.

A pesar del período de caos que siguió a las elecciones generales de noviembre, hasta ahora Honduras ha demostrado ser una jurisdicción estable para la compañía, con relaciones positivas con el gobierno tanto a nivel local como nacional y con las comunidades, dijo a BNamericas su presidente ejecutivo, Chris Buncic.

A futuro, la compañía planea buscar oportunidades de exploración en El Mochito y adquirir otros activos.

BNamericas: ¿Por qué optaron por El Mochito?

Buncic: Evaluamos las 10 minas de Nyrstar y decidimos centrarnos en aquellas en producción. Finalmente optamos por El Mochito porque tenía muchas ventajas.

Si bien hubo muchos problemas operativos, sabíamos que podríamos solucionarlos.

BNamericas: ¿Cómo ha sido el escalamiento productivo?

Buncic: En enero de 2016, después de que tomamos posesión de la mina, su tasa de procesamiento rondaba las 1.250t/d. En relación con la producción anterior, eso era bastante bajo. Ahora estamos en torno a las 2.400t/d, lo que significa un alza de 80%. Este año no solo tendremos esta mayor tasa de procesamiento sino que también un material de mayor ley que llegará al molino.

Empezamos por analizar dónde estaban los cuellos de botella, ya que hay mucha capacidad en el molino y en el torno de extracción. El problema fue obtener mineral desde el frente hasta el fondo del pozo.

Comenzamos cronometrando a los camioneros. A algunos les tomaba más de una hora cuando debería debieran ser 40 minutos. Esa mayor supervisión sobre ellos en un intervalo muy corto ayudó a aumentar el procesamiento.

Había tres turnos de ocho horas diariamente. El operador tenía que registrarse, ir en ascensor hasta el fondo de la mina, lo que tarda 20 minutos, más otros 25 minutos para llegar al frente.

Así que perdíamos alrededor de dos horas y media en turnos de ocho horas en el tiempo de tránsito y el almuerzo. Pasamos a cuatro turnos de ocho horas y los superpusimos. Eso elevó las horas productivas de 15 a 22 en un día. Vimos el beneficio en marzo, cuando el procesamiento pasó de 38.000t a unas 54.000t en enero.

Luego detectamos problemas con el equipamiento. La flota tenía alrededor de ocho años en promedio y hubo un descenso en la producción entre abril y junio, cuando nos dedicamos a rectificar esos problemas.

En marzo pedimos equipos nuevos: tres camiones y dos cargadores, y el beneficio de eso lo percibimos en junio-agosto. En septiembre tomamos la decisión de reemplazar toda la flota. Para julio de este año, cuando tendremos mayor disponibilidad, el requisito de repuestos será menor y la mano de obra para mantenerlo también debería reducirse.

Todos estos aspectos intervendrán mientras apuntamos a reducir nuestros costos operativos en 2018.

BNamericas: ¿Cuáles son sus planes a más largo plazo para El Mochito?

Buncic: El proyecto se ubica en un predio de 11.000ha, por lo que hay muchas oportunidades de exploración tanto subterráneas como zonales alrededor de la mina. Estamos analizando algunos proyectos para reducir más los costos.

El Mochito era originalmente una mina de plata a cielo abierto. Un pozo inicial en plata no está fuera de discusión.

BNamericas: ¿Qué hay de las fusiones y adquisiciones?

Buncic: Además del crecimiento orgánico, también buscamos otras oportunidades en Honduras. Ciertamente, el mercado espera que continuemos por nuestra senda de metales básicos y plata.

Mi preferencia es encontrar otros activos en explotación. Estamos recorriendo el campo, pero decir lo que viene será difícil. En cambio, me gustaría que dentro de tres o cuatro años Ascendant sea una empresa con varias minas operativas y con un proyecto de exploración en etapa inicial y otro en etapa avanzada.

Intentaremos desarrollar una empresa que tenga una cartera de activos en explotación y en desarrollo.

BNamericas: ¿Cómo califica a Honduras como jurisdicción minera?

Buncic: Hay muy pocas minas en operación en Honduras. Tiene una ley de minas, una autoridad minera y otra ambiental. La actividad minera no es preponderante, pero creo que el gobierno está tratando de cambiar eso.

Tenemos excelentes relaciones con el gobierno y los organismos reglamentarios. Debido a que la minería no está tan desarrollada como en Chile o Perú, tenemos una voz más fuerte. Desde una perspectiva fiscal, no es diferente de otros países de América Latina. Estamos felices de operar en Honduras.

BNamericas: ¿Ha sido un problema la seguridad?

Buncic: No realmente. La mina ha estado abierta durante 70 años con producción ininterrumpida. La reciente agitación política no nos ha llevado a limitar nada.

Todo sigue igual y, ahora que las elecciones han quedado atrás, tenemos más confianza para 2018.

BNamericas: ¿Cuál es su proyección sobre los precios del zinc?

Buncic: Los inventarios de zinc no se han reducido en los últimos años como se esperaba, ya que ha entrado al mercado oferta extra. Estábamos siguiendo eso de cerca esperando que el zinc adquiera preponderancia. Esperamos sólidos precios sólidos este año y aún más fuertes en 2019.

Luego, comenzaremos a ver que reaparece algo de oferta adicional. Tendremos que volver a evaluar, después de 2019, la trayectoria de los precios, pero creo que tenemos al menos tres o cuatros años de precios estables y fuertes. Sabemos que el zinc eventualmente volverá a bajar a medida que la oferta y la demanda recuperen su equilibrio, por eso es que nos enfocamos en los costos y maximizamos nuestro margen de contribución.

Los próximos años van a ser fantásticos respecto del flujo de efectivo.


Acerca de Chris Buncic

Chris Buncic jugó un papel clave en la fundación de Ascendant Resources y en la compra de la mina El Mochito a Nyrstar en 2016. Anteriormente se desempeñó en puestos de alta dirección en varias empresas canadienses de los sectores de tecnología y recursos.


Acerca de la compañia

Ascendant Resources se dedica a recuperar el potencial histórico de la mina de zinc, plata y plomo El Mochito en Honduras.