Una mirada a la primera pequeña terminal peruana de GNL

Por
Viernes 23 de marzo, 2018

El 1 de julio deberían comenzar las operaciones de lo que se promueve como la primera planta de licuefacción de gas natural a pequeña escala en Perú.

Para conocer más sobre el proyecto, BNamericas conversó con Louis Ravenet, director general de la empresa estadounidense Okra Energy, que diseña, construye y opera plantas de gas natural licuado.

BNamericas: ¿Por qué Perú?

Ravenet: Hay en Perú una gran cantidad de proveedores de gas aislados y desatendidos que se han centrado principalmente en el petróleo y lo han estado haciendo durante aproximadamente 40-50 años. Pero con los cambios en el mercado internacional del crudo, comienzan a ver con interés lo que -para ellos- era una molestia: el gas que hay en sus concesiones. Hay bastante en bolsones aislados y es un gas realmente limpio, de alta calidad, con 96-99% de metano.

La actual planta de licuefacción del país está en el extremo sur y existen barreras geopolíticas a la construcción de un ducto.

Perú es una nación en desarrollo, que crece rápidamente y que presenta una demanda de energía en alza. Está tratando de alejarse del diésel, que cuesta aproximadamente el doble que el gas natural.

Entonces, desde un principio identificamos la oportunidad de aprovechar las fuentes de gas remotas en el país y ejecutar una estrategia de licuefacción descentralizada, asequible, rápida y económica.

BNamericas: ¿Cuánto tiempo se ha invertido en el desarrollo de la planta en Perú?

Ravenet: Han pasado casi dos años de planificación y trabajo, principalmente porque somos la primera pequeña empresa de GNL en Perú. Es un territorio nuevo para diversas agencias reguladoras de gobierno y entidades de construcción. Incluso la importación de módulos para esta primera planta presentó una nueva experiencia de aprendizaje para los agentes aduaneros peruanos.

BNamericas: ¿Cuáles son los desafíos que enfrentan?

Ravenet: Hacer negocios en Perú ha sido una curva de aprendizaje. Es esencial comprender lo que se necesita para navegar en las aguas de la normativa y la contratación local, y contar con un sólido respaldo jurídico.

Conseguimos un excelente distribuidor local, Lima Gas, que está implementando una transición de gas natural comprimido a gas natural licuado, y logramos como principal cliente al mayor fabricante de acero del hemisferio occidental. Otro gran socio es Flesan, empresa internacional de compras y construcción, que se mostró dispuesta a asumir la tarea de construir instalaciones de licuefacción, regasificación y almacenamiento en pequeña escala, algo completamente nuevo en Perú.

Lo que realmente cambió la perspectiva del gobierno fueron los beneficios sociales, económicos y ambientales: en lugar de necesitar 40 camiones de GNC por día para abastecer al fabricante de acero, atendemos sus necesidades energéticas con solo cuatro camiones diarios de GNL.

BNamericas: ¿Podría resaltar algunos aspectos específicos del proyecto, como inversión, capacidad y otros socios?

Ravenet: el costo total es de US$20mn, con autofinanciamiento, y la capacidad aproximada es de 100.000gal/d de GNL. Nuestro socio de ingeniería, procura y construcción es Flesan, con quien también tenemos firmado un acuerdo de compraventa de energía para abastecer la planta.

El equipo es de nuestro diseño patentado y fue ensamblado y probado en Carolina del Sur. Todo se envía en contenedores, que es otra ventaja competitiva, ya que construimos trenes portátiles que nos permiten escalabilidad y reducen el tiempo de construcción a la mitad.

BNamericas: ¿Entendemos que Okra Energy tiene planes de instalar otras plantas en Perú?

Ravenet: Tenemos planes de desarrollar dos plantas adicionales en Perú en los próximos 24-36 meses y hay otros proveedores de gas interesados en su despliegue. Una estará en el mismo lugar que la primera, pero atenderá otro cliente, y la segunda se ubicará en el sur.

BNamericas: ¿Y en cuanto a una expansión más allá de Perú?

Ravenet: Se nos acercan de Ecuador y Colombia para hablar de exportación. También hay mucha demanda de gas en la región amazónica, pero la logística es clave para el desarrollo de ese mercado. Tomamos la decisión estratégica de concentrarnos en abastecer a Perú por el momento.