¿Qué trabas enfrentarían las iniciativas de liberalización del mercado brasileño de gas?

Por
Lunes 28 de noviembre, 2016

Paulo Valois, abogado brasileño especializado en asuntos de la industria petrolera y gasífera, conversa con BNamericas sobre las tentativas de abrir el mercado nacional de gas y los obstáculos que deberán vencer el Gobierno Federal y los estados para lograrlo.

"Creo que esta disparidad [entre la normativa de los estados] representa un cuello de botella para los participantes del sector, que necesitan una visión macro del mercado brasileño de gas natural", explicó.

Esta es la primera entrega de una entrevista en dos partes con Valois.

BNamericas: El Gobierno brasileño está impulsando un importante programa de apertura en el mercado local de gas, pero ciertas barreras jurídicas y regulatorias podrían poner trabas a este complejo proceso. ¿Cuáles serían los principales obstáculos?

Valois: Creo que el obstáculo más significativo será transformar el actual modelo de negocios, en el cual Petrobras es el responsable de impulsar la expansión del mercado brasileño de gas natural, y convertirlo en un espacio en que la estatal sea únicamente un participante más de este mercado. Ya tenga un porcentaje menor o mayor, tiene que convertirse en participante, no en actor omnipresente.

Tenemos que entender que Petrobras contribuye con el 80% de la producción nacional de gas y es prácticamente el único proveedor del mercado, ya que otros productores venden sus volúmenes a Petrobras. Hay solo una o dos excepciones, como Parnaíba Gás Natural y su proyecto de extracción gasífera y generación en el estado de Maranhão. Además de ello, Petrobras es propietaria de todas las unidades de regasificación de gas natural licuado [GNL] que operan en Brasil. La compañía también tiene participaciones en más de 20 distribuidoras de gas en todo el país, lo que significa que tiene gran control sobre algunos de los eslabones de la demanda en Brasil.

BNamericas: ¿El acceso liberado a instalaciones básicas podría resolver este problema de concentración del mercado?

Valois: Esa es una discusión que hay que tener. Desde el punto de vista normativo, hay ciertos problemas. El primero tiene que ver con el libre acceso a unidades regasificadoras de GNL y a gasoductos que conectan campos productores con la costa. Hoy en día, estas son instalaciones de Petrobras. Si otros actores quieren utilizarlas, deben pedirlo al propietario y negociar el acceso. No existe disposición legal ni reglamentaria que obligue a darles acceso a terceros, lo que en sí mismo impide que otros proveedores ingresen al mercado de gas natural.

BNamericas: Las diferencias tributarias son también un tema que plantean los nuevos participantes. ¿Cree que existe una falta de correspondencia entre el sistema tributario y la operación del mercado de gas natural?

Valois: Hay algunas complicaciones que se deben resolver. En primer lugar, hoy genera muchas dudas el cobro del impuesto ICMS [a servicios por circulación de mercancías] y una de las principales es saber a quién corresponde cobrárselo en algunas operaciones de transporte de gas. Por ejemplo, cuando Brasil importa gas natural desde Bolivia, ¿qué estado debe pagar el impuesto ICMS? ¿Mato Grosso do Sul, que es por donde el hidrocarburo ingresa a territorio brasileño o quizás a los estados de Santa Catarina o Rio Grande do Sul, donde habitan teóricamente los consumidores finales? Es claro que el país debe tener esta conversación.

BNamericas: ¿El cobro del impuesto ICMS también ha afectado otras operaciones propias de este mercado, como el intercambio de gas natural?

Valois: Sí, este es otro asunto importante acerca del sistema tributario brasileño. Las operaciones de intercambio de gas que podrían realizar empresas de diferentes estados no se están materializando hoy en día por dos importantes problemas: uno es la vinculación inadecuada entre el impuesto ICMS y el flujo físico de gas natural; y otro es la falta de equilibrio entre los impuestos locales de los estados. La buena noticia es que los representantes de los gobiernos estatales brasileños han estado reuniéndose y analizando fórmulas para abordar dichas dificultades con la expectativa de simplificar el cobro de impuestos al gas natural, lo que podría ser útil para el desarrollo del mercado.

Agregaría también que existe una enorme disparidad entre las normativas de los estados. Hay algunos conceptos importantes, como autoproductor, productor independiente, consumidor libre y otros, que se describen de manera diferente en cada normativa estatal. De alguna manera, creo que esta disparidad representa además un cuello de botella para los participantes del sector, que necesitan una visión macro del mercado brasileño de gas natural. Las empresas que importen GNL y lo coloquen en diferentes regiones del país, por ejemplo, tendrían dificultades para cumplir la legislación de dos o más estados.


Acerca de Paulo Valois

Paulo Valois ha representado a clientes de los sectores de petróleo y gas, energía, servicios y construcción naval, a quienes asesora en materias como tributación y fusiones y adquisiciones. Comenzó su carrera en 1989 como asesor interno de Shell en Brasil. Valois es autor del libro La Evolución del Monopolio Petrolero Estatal (2000).