El optimismo de las aseguradoras brasileñas frente a 2018

Por
Viernes 09 de febrero, 2018

La industria aseguradora más grande de América Latina podría registrar un crecimiento de dos dígitos este año gracias a la recuperación de la economía.

Después de sufrir una fuerte recesión en 2015 y 2016, la economía de Brasil creció 1% el año pasado y el Ministerio de Hacienda prevé que se expandirá alrededor de 3% este año.

Un mercado laboral en mejoría es también un factor positivo para las perspectivas de crecimiento de la industria local de seguros, mientras que las bajas tasas de interés presionan la rentabilidad.

BNamericas entrevistó a Alexandre Camillo, presidente del sindicato de corredoras de seguros de São Paulo, Sincor-SP, para conocer el estado actual del sector y las tendencias y desafíos que enfrentan las aseguradoras en este mercado.

BNamericas: ¿Cuál es su perspectiva para la industria de seguros brasileña este año?

Camillo: Hay una expectativa muy positiva para este año. Independientemente de toda la turbulencia política, la industria de seguros ha avanzado en los últimos cuatro años.

Es cierto que antes de la recesión solíamos crecer en el rango de 10-15% anualmente en términos de primas. En 2017 las primas se expandieron alrededor de 8%, por lo que no hay mucho que celebrar.

Creo que en 2018, debido a la reanudación del crecimiento económico y la reforma fiscal, tendremos un mercado de seguros que podría generar un crecimiento de dos dígitos. Deberíamos ver una expansión de al menos 10% en las primas este año.

BNamericas: ¿Qué segmentos impulsarán la recuperación?

Camillo: Hay algunos segmentos de seguros que funcionarán muy bien.

La mejora del mercado laboral debería contribuir al crecimiento en el segmento de seguros de salud. En los últimos años, con el aumento de los niveles de desempleo, el área de salud perdió muchos beneficiarios. Mientras tanto, la reducción de la tasa Selic podría impulsar la industria del automóvil. Espero un aumento en la venta de vehículos y esto también será positivo para las aseguradoras automotrices, que es un segmento muy importante para el sector de seguros.

Además, las empresas están reanudando sus inversiones en maquinaria nueva, por lo que también veremos una mayor demanda de seguros patrimoniales vinculados a la protección de máquinas industriales.

El área de infraestructura también debería ver una mayor demanda de cobertura de fianzas, ya que será una característica requerida por el gobierno en futuras licitaciones. Con el seguro de caución, las aseguradoras se convierten en agentes de supervisión de los proyectos y esto podría conducir a una reducción de la corrupción.

En general, la recuperación económica tendrá un efecto positivo en toda la cadena de seguros.

BNamericas: Hablando del segmento de vehículos, ¿cuál es su expectativa para el seguro automotor de bajo costo?

Camillo: El producto, conocido aquí como seguro auto popular, ha estado en desarrollo durante algún tiempo y su objetivo es servir a un mercado de vehículos más antiguos. Actualmente en Brasil, tenemos una flota de vehículos asegurados de entre 8 y 10 millones de unidades. Con el producto de seguro de bajo costo, otros 3 a 5 millones de vehículos pueden unirse al universo de vehículos asegurados.

Esto abrirá un mercado importante para las aseguradoras.

BNamericas: Debido al aumento de la delincuencia y la violencia en algunos estados, las aseguradoras a veces se han negado a ofrecer seguros de carga. ¿Cuál es su opinión sobre este tema?

Camillo: En el negocio de los seguros tenemos como regla que todo puede asegurarse. Sin embargo, en ciertos casos, el nivel de precios hace que un producto sea inviable. Por ejemplo, si tus productos valen 10 reales y necesitas gastar 8 reales en protección, entonces no es factible.

En algunos lugares del país, como el área metropolitana de Río de Janeiro, el costo es tan alto que no vale la pena que una empresa asegure su carga.

La seguridad pública es un tema complicado y es una situación muy lamentable. Creo que este año, con la elección de nuevos gobernadores, las cosas probablemente mejorarán. A pesar de que algunos estados tienen desafíos fiscales, un nuevo gobierno siempre llega con más vigor y nuevas ideas, lo que hace que la lucha contra el crimen sea más probable.

La situación actual en Río de Janeiro puede considerarse caótica.

En São Paulo hay algunos productos de carga, como alimentos, bebidas y cigarrillos, donde hay dificultades para obtener un seguro, especialmente en el área metropolitana debido al alto nivel de robos.

BNamericas: Algunas compañías de seguros han visto una reducción en las ganancias debido al bajo nivel de las tasas de interés en Brasil. ¿Cree que las aseguradoras pueden compensar las menores ganancias financieras con un aumento de los precios?

Camillo: Ya hemos visto este efecto. Por ejemplo, la flota de vehículos en Brasil no ha aumentado en los últimos años a pesar de que las primas sí lo han hecho. Esto sucedió debido a la nueva fijación de precios.

Es una paradoja para las aseguradoras. Cuando tienes grandes ganancias financieras, tiendes a estar más relajado en el aspecto operativo. Ahora, con menores ganancias a partir de inversiones financieras, las compañías necesitan mejorar su servicio y tener productos más atractivos para ganar más clientes.

Las aseguradoras tendrán que reinventarse para satisfacer las necesidades de los clientes; tendrán que vender más y mejor. Este es el lado positivo de la moneda y estoy seguro de que las aseguradoras ya están reposicionando y revisando sus estrategias para estar preparadas para este escenario.

BNamericas: Varias investigaciones anticorrupción han llevado a un aumento en la demanda de seguros de responsabilidad civil para ejecutivos (D&O), que es un segmento en Brasil dominado por compañías extranjeras. ¿Deberían las aseguradoras locales enfocarse más en este segmento?

Camillo: Ya vemos un mayor interés en el segmento D&O de las aseguradoras locales porque ellas y sus corredores conocen mejor este producto ahora.

La demanda seguirá creciendo a medida que más gerentes y encargados de las empresas busquen este tipo de cobertura.

BNamericas: ¿Cuál es el impacto de la tecnología en las compañías de seguros y los corredores?

Camillo: El uso de la tecnología da más poder a los consumidores.

Antes solíamos hablar de los derechos del consumidor, pero de alguna manera lo descuidamos.

Ahora, los consumidores tienen el poder de elegir el producto, no el vendedor, porque hay varias herramientas para consulta, disponibles en cualquier momento del día.

No creo que la tecnología produzca una reducción en el número de corredores como sucedió en la industria bancaria.

El seguro es una industria particular porque tienes varios temas personales relacionados con un contrato de seguro, que a su vez exigen un servicio personalizado.

Creo que la tecnología ofrece muchas oportunidades para la industria. En el caso de Brasil, la tecnología puede ayudar a desarrollar muchas áreas que aún son poco exploradas.


Acerca de Alexandre Camillo

Alexandre Camillo ha trabajado en la industria de seguros durante casi 40 años.

Comenzó a trabajar en Itaú Seguros a los 19 años de edad y más adelante se convirtió en gerente comercial para São Paulo. En 1990 inició su propia compañía, Camillo Corretora de Seguros.