Índice

Creciente estabilidad

El sector de la energía en América Latina está viviendo una época de mayor estabilidad regulatoria a medida que la región se recupera lentamente de la devastadora crisis mundial de los commodities que comenzó a mediados de 2014. La caída en los precios golpeó particularmente a la región, rica en recursos, dejando de manifiesto hechos de corrupción e incompetencia en los niveles más altos de las firmas estatales de energía como Petrobras y Eletrobras (Brasil), Pemex y CFE (México) y PDVSA (Venezuela). Las economías cayeron en recesión, algunos ejecutivos y funcionarios fueron encarcelados, y las monedas locales se desplomaron.

Al mismo tiempo, sin embargo, los decrecientes costos de la tecnología eólica y solar, combinados con reformas energéticas transformadoras, abrieron las puertas para una inversión masiva en energías renovables en México y Chile , incluso cuando el crecimiento económico se había desacelerado en toda la región. La energía eólica en Brasil también continuó creciendo de forma constante durante la recesión de 2015-2016. Gobiernos pro negocios, cada uno con agendas de reforma propias destinadas a atraer inversión privada en los segmentos de electricidad e hidrocarburos, asumieron el poder en los mismos dos años en Argentina, Perú y Brasil.

Si bien 2018 no será un año de crecimiento explosivo en ninguna de las principales economías de la región, cada una de ellas se ha vuelto más propicia para la inversión en energía del sector privado, particularmente en energías renovables. Por ejemplo, desde que el presidente argentino Mauricio Macri asumió el cargo en diciembre de 2015 en una plataforma pro empresarial, su Ministerio de Energía y Minería, dirigido por el ex ejecutivo de Royal Dutch Shell Juan José Aranguren, ha otorgado más de 5GW de capacidad de energía renovable a través de las subastas públicas de RenovAr. En México, las reformas energéticas históricas implementadas en 2014 para poner fin al monopolio gubernamental sobre el sector están dando sus frutos, como lo demuestran los precios récord adjudicados en la última subasta de energía a largo plazo del país.

Aunque el sector energético de Brasil sigue sumido en una intrincada red de demandas derivadas de los bajos niveles de los embalses hidroeléctricos, el sentimiento hacia el segmento de renovables del país ha mejorado dramáticamente en el último año mientras el país se prepara para un retorno al crecimiento después de dos años de recesión. Por ejemplo, AES Tietê, una de las generadoras de energía más importantes de Brasil, ha adquirido este año 611MW de capacidad eólica y solar en el país en diferentes etapas de desarrollo. La estadounidense 8minutenergy, que se autodenomina como el mayor desarrollador solar independiente de ese país, identificó a Brasil y México como dos de los cuatro mercados no estadounidenses en los que planea expandirse a largo plazo.

El gas natural, en tanto, una fuente de energía cuya participación en la matriz de generación de América Latina se ha  duplicado con creces al 47% desde principios de la década del 2000, desempeñará un papel cada vez más prominente en la región, particularmente en las tres grandes economías antes mencionadas. Esto se debe a factores que incluyen una gran cantidad de gas de esquisto estadounidense barato, el floreciente comercio mundial de GNL, sequías cada vez más severas que afectan a los embalses de América Latina y una creciente penetración de la energía eólica y solar.

"El proceso de recuperación en América Latina se está beneficiando de la estabilización y cierta recuperación de los precios de los commodities, una mejora en las condiciones externas, una inflación más baja en la mayoría de los países, la flexibilización monetaria y tasas favorables de endeudamiento", dice Fitch Ratings en Sovereign Overview 4Q17. "Sin embargo, la mayoría de los países de la región están creciendo por debajo de la tendencia".

Además de la incertidumbre en 2018, hay un calendario electoral repleto que incluye carreras presidenciales en México, Brasil, Chile y Colombia. El presente informe examina los factores macroeconómicos, normativos y políticos que impulsarán la inversión en energía eléctrica en 2018 y en especial en Argentina, Brasil, Colombia, Chile, México y Perú.

Figura: Pronóstico de crecimiento del PIB
[GRAFICO:FIGURA:ID_5458]

OBTENGA EL INFORME INTELLIGENCE SERIES

Portada Intelligence Series

Obtenga acceso completo a este informe mensual en profundidad sobre los principales acontecimientos para el desarrollo de negocios en América Latina y descubra las principales tendencias con el análisis de nuestros expertos.

  • Consúltelo en línea (ya sea en dispositivos de escritorio, móviles y tablets) o descárguelo en formato PDF
  • Contenido enriquecido que permite acceder a videos, gráficos dinámicos y enlaces a información relacionada
  • Contenido relacionado: noticias y perfiles de empresas y proyectos
Ir a Reportes Comprar Ahora