Índice

El paisaje cambiante del "triángulo de litio" en América del Sur

En 2012, el entonces presidente chileno Sebastián Piñera, un empresario multimillonario, intentó poner en marcha la industria del litio del país para abastecer la fuerte demanda que provocaba el aumento global de ventas de teléfonos móviles y tabletas. Llevaba además en sus manos gran evidencia que mostraba que los principales fabricantes de automóviles del mundo habían elegido las baterías de iones de litio para impuslar los nacientes vehículos eléctricos (VE). El ex mandatario -ahora reelecto para un nuevo mandato- buscó en ese entonces eludir una ley de 1979 que hacía que la extracción de litio era una actividad exclusiva del Estado. La maniobra consistió en ofrecer una licencia única a una nueva compañía para extraer el recurso bajo un contrato de operación especial.

Su visión terminó en fracaso. SQM, una firma con sede en Santiago que era en ese momento el mayor productor de litio del mundo, ganó el concurso que tenía como objetivo fomentar la llegada de nuevos inversionistas en la industria. Un abogado de otra de las firmas que salió perdedora en esa subasta, sin embargo, descubrió que SQM estaba en contravención de los términos de la oferta, debido a una disputa legal en curso con el gobierno. La subasta fue declarada nula y los funcionarios del gobierno encargados del proceso de licitación fueron acusados ​​de negligencia.

La debacle puede haberle costado a Chile su posición de liderazgo en el mercado mundial del litio, en un momento en que la demanda de los vehículos eléctricos (VE)  estaba despegando. Australia superó a Chile como el principal proveedor mundial de litio en la última década, e incluso la vecina Argentina superará a Chile en 2020, según un estudio de Morgan Stanley.

Varios de los principales productores de litio y compañías de exploración que se han posicionado estratégicamente en los salares de Chile están esperando una señal de que el gobierno está listo para adjudicar nuevos contratos. Si bien el actual gobierno de Michelle Bachelet permitió a los productores actuales Albemarle y SQM, que tienen contratos operativos anteriores a la ley de 1979, aumentar la producción, le corresponderá a Piñera -quien asume en marzo de 2018- permitir el ingreso de nuevos participantes.

"Lo que se ve es un país que se está quedando atrás, aunque no tendría por qué hacerlo", dice Tim McCutcheon, presidente de Wealth Minerals , una compañía de exploración con sede en Vancouver que posee los derechos sobre 45,000 hectáreas de territorio de exploración en el Salar de Atacama, donde SQM y Albemarle operan. "Hay una cantidad limitada de dólares y no están compitiendo".

Operaciones de SQM en el Salar de Atacama. Crédito: BNamericas

Los dólares están yendo a la vecina Argentina, además de Australia. La elección del presidente argentino Mauricio Macri en 2015 llevó a los inversionistas de regreso a la tercera mayor economía latinoamericana. En el caso del litio, las políticas de Macri han convertido a Argentina en el país más activo de los tres países que integran el llamado triángulo de litio : Argentina, Bolivia y Chile.

La minera australiana Orocobre, en sociedad con la japonesa Toyota Tsusho, comenzó a producir en el Salar de Olaroz de Argentina en 2015, sumándose a la única operación de litio del país operada por FMC, con sede en Filadelfia, y que ha estado en producción durante dos décadas. Varias compañías, incluida una empresa conjunta entre SQM y Lithium Americas, de Canadá, así como una serie de exploradores junior, están progresando con un grupo de proyectos que colectivamente superarán la producción de Chile.

El perdedor absoluto en el triángulo de litio hasta la fecha es Bolivia. Bendecidos con el recurso de litio más grande del mundo en el Salar de Uyuni, los inversores han esquivado el país debido a la decisión del presidente Evo Morales de que cualquier empresa que explote el recurso debe fabricar baterías de automóviles en el país, lo que se suma a los requisitos en torno a la propiedad mayoritaria de los proyectos y la nacionalización de una serie de activos de minería. Morales ha desviado parte de los ingresos generados por el petróleo y el gas del país a una empresa estatal de litio para entrar en la producción, aunque el progreso ha sido lento.

Encontrar y explotar un activo de litio es mucho más fácil que identificar, por ejemplo, un nuevo yacimiento de cobre en el norte de Chile y ponerlo en producción. Los salares del triángulo de litio se pueden ver en Google Earth. Actúan como una esponja y recogen la humedad desde tierras arriba, lo que se transforma en salmuera debajo de una corteza de varios metros de espesor.

"Un salar tiene puntos de datos relativamente bajos", dice McCutcheon. "Con geologías salares puedes tener una idea bastante buena de cómo es la cuenca" con solo una pequeña cantidad de perforaciones.

La química del salar puede ser mucho más complicada que simplemente encontrar el recurso. El alto contenido de magnesio en la salmuera complica los procesos de refinación, un problema que enfrentan los bolivianos en Uyuni, por ejemplo. La llamada salmuera sucia requiere una mayor refinación. En Argentina, Orocobre no puede producir carbonato de litio de grado de batería, según su estudio de factibilidad, sin una planta de dióxido de carbono y la empresa puede no cumplir con sus requerimientos de capital en 2018, según el analista de Morgan Stanley Rahul Anand.

Dentro de la planta de Orocobre. Crédito: Orocobre

Los participantes del mercado de litio también enfrentan un camino incierto para conseguir capital, ya que los mayores productores mundiales son todas compañías multimillonarias que producen litio como parte de una cartera de otros productos químicos o básicos, según Evy Hambro, gerente de cartera de BlackRock World Mining Fund. La composición química de las baterías de los automóviles puede cambiar con el tiempo y requerir diferentes cantidades de las materias primas de los VE, incluidos el cobalto y el grafito, le dijo a Bloomberg TV.

El uso generalizado y creciente del litio en baterías eléctricas, particularmente para vehículos eléctricos, ha llevado a los precios a subir a más del doble en los últimos dos años. Pero este salto podría cuestionar la elección del litio como ingrediente en polímeros, lubricantes, productos farmacéuticos, materiales cerámicos y de construcción, incluidos los marcos de las ventanas. Esos usos actualmente representan más de la mitad de la demanda global.

Gráfico: Pronóstico de mercados de uso final

Gráfico: Participación de mercado de los principales productores de litio

OBTENGA EL INFORME INTELLIGENCE SERIES

Portada Intelligence Series

Obtenga acceso completo a este informe mensual en profundidad sobre los principales acontecimientos para el desarrollo de negocios en América Latina y descubra las principales tendencias con el análisis de nuestros expertos.

  • Consúltelo en línea (ya sea en dispositivos de escritorio, móviles y tablets) o descárguelo en formato PDF
  • Contenido enriquecido que permite acceder a videos, gráficos dinámicos y enlaces a información relacionada
  • Contenido relacionado: noticias y perfiles de empresas y proyectos
Ir a Reportes Comprar Ahora