FIDH exige a Nicaragua revocar concesión de canal

Por
Lunes 17 de octubre, 2016

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) exigió al Gobierno nicaragüense anular la concesión del canal interoceánico de 276km otorgada a la firma de desarrollo de infraestructura HKND Group, la cual pertenece al inversionista chino Wang Jing.

La FIDH y el Centro Nicaragüense de los Derechos Humanos (Cenidh) expresaron su preocupación a través de un informe oficial titulado Concesión del canal interoceánico en Nicaragua: grave impacto en los derechos humanos.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El informe revela que la concesión del canal fue otorgada por 116 años a pesar de que la legislación del país prohíbe que las concesiones hídricas excedan los 30 años. Asimismo, la licencia incluye la utilización del lago Cocibolca, principal reserva de agua dulce de toda Centroamérica.

"Es impensable regatear el territorio de esta manera. El gobierno tiene que retroceder", declaró el presidente de la FIDH, Dimitris Christopoulos, en un comunicado publicado en el sitio web de Cenidh.

Además, no se convocó a una licitación por el proyecto y ninguna de las compañías de inversión que participarán en la iniciativa tiene experiencia en este tipo de obras, indica el informe de la FIDH.

Este también destaca las numerosas violaciones a los derechos humanos que podría causar el desarrollo del proyecto, incluido el proceso de expropiación, que niega toda posibilidad de recurso en contra de la decisión de expropiación y prevé indemnizaciones irrisorias que obstaculizan toda posibilidad de obtener terrenos equivalentes para que las personas expropiadas se reinstalen.

La FIDH afirma que entre 30.000 y 120.000 campesinos se verán obligados a ceder sus propiedades, lo que infringe sus derechos y empobrece a toda la población. "Otras fuentes fiables han también denunciado los potenciales daños irreparables al medio ambiente, sin hablar del probable impacto de la construcción y del funcionamiento de un nuevo canal interoceánico en el cambio climático", añade.

En noviembre de 2015, el país aprobó el estudio de impacto ambiental del proyecto.Sin embargo, no se ha visto avance en las obras físicas desde que la concesionaria a cargo del proyecto HKND comenzara su construcción en diciembre de 2014.

Además de una hidrovía, la iniciativa contempla el desarrollo de un puerto de aguas profundas en cada extremo del canal, con un oleoducto paralelo, un canal seco para transporte de carga a través de ferrovías y zonas de libre comercio.

La inversión estimada del proyecto asciende a US$50.000 millones.