Laguna mexicana Bacalar contaminada con aguas residuales

Por
Lunes 17 de octubre, 2016

Aproximadamente 75% de las aguas residuales que se producen en el municipio de Bacalar, en el estado mexicano de Quintana Roo, se descargan en la emblemática laguna Siete Colores, uno de los principales atractivos turísticos del estado, según el diario local La Jornada Maya.

Solo 25% de las 3.239 viviendas en Bacalar está conectado al sistema de alcantarillado, alertó el alcalde Alexander Cetina.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Cetina agregó que, de acuerdo con la comisión de agua potable y alcantarillado del estado, solo 229 hogares han pagado para conectarse a la red de alcantarillado local, mientras que los demás argumentan que no tienen el dinero para costear la conexión y por lo tanto deben utilizar pozos sépticos.

Las aguas residuales se filtran a través de los pozos y contaminan la laguna, especialmente durante la época de lluvias, agregó el alcalde. Cetina aseguró que el gobierno municipal no cuenta con los recursos para conectar todas las viviendas a la red de alcantarillado y añadió que pidió fondos a la Secretaría de Medio Ambiente del estado para adquirir biodigestores que puedan instalarse en las casas a fin de evitar más descargas de efluentes sin tratar hacia la laguna.

El activista local Ricardo García citó un estudio realizado en 2015 por el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México que relaciona la creciente actividad turística en Bacalar con la contaminación de la laguna Siete Colores. García acotó que la contaminación no solo tiene efectos negativos para la salud pública, sino que también constituye un riesgo significativo para el medioambiente de la zona.

La laguna, de 42km de longitud, es conocida por su impresionante color azul y la claridad de sus aguas. Esta se alimenta de ríos subterráneos como la mayoría de los cuerpos de agua ubicados en la península de Yucatán.

Este año, un grupo de ONG locales anunció que 70% de los ríos mexicanos está contaminado hasta cierto punto debido a las descargas ilegales de químicos y al tratamiento inadecuado de aguas residuales.