Perú y Bolivia luchan para combatir sequía

Por
Lunes 28 de noviembre, 2016

El Gobierno peruano extendió un estado de emergencia en la norteña región andina en vista de la peor sequía en más de una década, mientras que en la vecina Bolivia, el presidente Evo Morales reza para que llueva, literalmente.

La autoridad peruana del agua, ANA, declaró estado de emergencia en la Región Piura debido a que la temporada de lluvias aún no hace su aparición, señaló el ministro de Agricultura, José Manuel Hernández. Ya se declaró estado de emergencia en la Región Moquegua y en parte de la Región Arequipa hacia el sur, situación que se podría extender hacia Lambayeque en el norte, sostuvo.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

"Vemos que la falta de lluvias y el cambio climático están causando estos problemas de sequías, no solo en Piura, sino también en otras regiones de la costa, sierra y selva, por lo que analizamos las acciones que adoptaremos en los próximos días", dijo Hernández a los periodistas en Lima .

Si bien la falta de precipitaciones ha retrasado la plantación de cultivos y ha llevado a los agricultores a sacrificar su ganado, la sequía también ha dado origen a 43 incendios forestales masivos que han destruido al menos 9.000ha de bosques en el país, de acuerdo con el Ministerio del Ambiente.

Bomberos y voluntarios han logrado mantener la mayor parte del fuego bajo control, señaló la titular de la cartera, Elsa Galarza. Los incendios en su mayoría han sido consecuencia de las labores de roza y quema en la agricultura, añadió.

La falta de precipitaciones en la región este año también ha causado apagones en Venezuela y provocó una reducción de las cosechas desde Ecuador hasta Brasil, pues la región enfrenta el fenómeno de La Niña, en el que un enfriamiento de las temperaturas del océano genera una sequía en el altiplano. El año pasado, el fenómeno de El Niño, en el que se produce un aumento de la temperatura del mar, provocó diversas inundaciones en gran parte de Sudamérica.

BOLIVIA

Por su parte, en la vecina Bolivia, el presidente Evo Morales participó en un antiguo ritual aymara que incluyó una danza de la lluvia para suplicar a los dioses, informó el diario La Razón de La Paz.

Este mes, el gobierno declaró emergencia nacional y despidió a las autoridades de agua por no advertir a tiempo sobre la falta de suministro hídrico en La Paz, donde habitan 800.000 personas.

La empresa estatal de aguas, Epsas, extendió el racionamiento de agua en la ciudad a 150 barrios, donde el suministro se restringe a tres horas al día, de acuerdo con el medio. Según el presidente ejecutivo de la compañía, Víctor Hugo Rico, los servicios de agua en La Paz no volverían a la normalidad sino hasta 2018.

El gobierno, que este año anunció un programa de inversiones por US$158 millones (mn) en proyectos de agua y riego, trabaja en los embalses Hampaturi Alto y Peñas en las afueras de la capital, manifestó la ministra de Medio Ambiente y Agua, Alexandra Moreira. El BID ayudará a financiar las iniciativas, añadió la funcionaria.

Si bien Morales ha comprometido US$48.600mn en inversiones de infraestructura y energía para los próximos cinco años, su gobierno lucha para conseguir financiamiento en medio de una desaceleración económica. Bolivia, que depende del gas natural para la mitad de sus exportaciones, exhibió una contracción de 50,8% en sus ingresos por hidrocarburos a US$1.100mn en el primer semestre.

El mandatario boliviano destinó US$6.395mn a gasto público en 2016, frente a los US$6.178mn del período anterior. El país, que asignó US$2.500mn a proyectos de infraestructura en 2015, destinará el 30% del presupuesto de este año a dicho sector.