Diputados mexicanos aprobarán proyecto de ley de ingresos casi sin cambios

Por
Lunes 17 de octubre, 2016

El austero presupuesto 2017 de México debiera superar fácilmente su primer escollo legislativo el martes, cuando se espera que la Cámara Baja apruebe el componente de ingresos sin grandes cambios al paquete original de la Secretaría de Hacienda, incluido su mandato de cero alzas tributarias.

El borrador presentado a la comisión de presupuesto es casi igual a la versión propuesta por el Ejecutivo el 8 de septiembre, que establece un crecimiento del PIB de 2-3% en 2017, un tipo de cambio de 18,20 pesos por dólar estadounidense y un precio de US$42/b para el petróleo mexicano.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Considerando las advertencias de calificadoras y economistas, el paquete presupuestario completo incluye 239.700 millones de pesos (US$12.700mn) en recortes de gastos, de los cuales 100.000mn de pesos provendrán de la petrolera estatal Pemex. También apunta a alcanzar un déficit de cuenta corriente de -3,0% del PIB (tras -3,2% registrado en 2016) y un superávit primario de 0,4% del PIB, lo que es esencial para los esfuerzos del gobierno por revertir una profundización de la emisión de deuda pública.

El secretario de Hacienda, José Antonio Meade, reconoció el mes pasado que la deuda pública podría alcanzar 50,5% del PIB en 2016. El centro de investigación presupuestaria CIEP sugirió también a mediados de septiembre que esta tasa podría llegar a 53% para 2018.

La comisión de la Cámara Baja debiera votar el proyecto de ley de presupuesto el miércoles y el Pleno hará lo propio el jueves. El Senado tendrá plazo hasta fines de octubre para ratificar el componente de ingresos, mientras el Congreso vuelca su atención a un proyecto de ley más complicado como el de gastos, que empieza a debatirse en noviembre.

Las subcomisiones de presupuesto finalizarán el lunes y martes la redacción de algunos cambios en el paquete de este año, entre los que figura un crédito tributario de 30% para proyectos de investigación y desarrollo tecnológico, la liberalización gradual de los precios de la gasolina —punto que podría cuestionarse en el debate del Pleno— y una nueva banda impositiva para las empresas que facturan menos de 5mn de pesos al año.