Nuevo acuerdo de paz de Colombia refuerza opciones de reforma fiscal

Por
Jueves 01 de diciembre, 2016

Luego de que el Congreso de Colombia aprobara por unanimidad la noche del miércoles un nuevo acuerdo de paz con el principal grupo rebelde del país, las FARC, las posibilidades de que una reforma fiscal clave obtenga la luz verde del órgano legislativo se han incrementado significativamente.

La derrota del acuerdo de paz inicial en el referendo público de octubre fue vista como un debilitamiento del poder del presidente Juan Manuel Santos en la negociación del paquete de reforma fiscal que actualmente se debate en el Congreso. Asimismo, la votación 130-0 del Congreso a favor del nuevo acuerdo parecería reforzar las probabilidades de que la reforma se apruebe antes de que finalice el año.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

De acuerdo con el informe de perspectivas económicas mundiales de la OCDE, la reforma fiscal es crucial para aumentar los ingresos fiscales, impulsar el crecimiento económico y hacer frente a los retos sociales.

"La desaceleración económica y la caída de los precios del petróleo han mermado los ingresos, en tanto que la depreciación del peso ha elevado la deuda y los intereses. Los ingresos debieran disminuir en el mediano plazo al expirar esquema tributario temporal", consigna el reporte.

"La conclusión de un acuerdo de paz elimina un elemento de incertidumbre de la perspectiva de Colombia y debe ser vista como algo positivo desde el punto de vista crediticio, incluso después de considerar los costos fiscales relacionados", señaló Samer Maziad, analista sénior de crédito soberano de Moody's.

"Esperamos que las autoridades aprueben una reforma tributaria este año. La reforma fortalecerá el perfil fiscal de Colombia, permitiendo al gobierno dar cabida a los costos de los programas relacionados con la paz", agregó.

El acuerdo de paz aprobado inicia el proceso de desmovilización y desarme de los rebeldes de las FARC. Según Santos, en un plazo de 150 días, todas las armas del grupo guerrillero estarán en manos de las Naciones Unidas.