Tasas de interés de Caixa y Banco do Brasil superan las de bancos privados

Por
Lunes 17 de octubre, 2016

Los bancos públicos brasileños Caixa Econômica Federal y Banco do Brasil han subido lentamente las tasas de interés en el último año y ahora presentan niveles más altos que las instituciones financieras del sector privado.

El incremento bastó para cambiar de manera radical el ranking de crédito del Banco Central, según el diario local Estadão.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Entre los cinco bancos más grandes del país —Caixa, Banco do Brasil, Itaú Unibanco, Bradesco y Santander— Banco do Brasil posee la tasa de interés más alta para el financiamiento vehicular y Caixa la segunda mayor en el crédito renovable de tarjetas.

A fines de 2015, Banco do Brasil tenía un interés promedio de 26,5% anual para el crédito automotor, el más bajo entre las cinco mayores entidades. Con la crisis que atraviesa el sector vehicular, la demanda se desplomó y los competidores reaccionaron bajando las tasas.

Santander bajó la suya en casi cinco puntos y hoy la tiene en 24%, lo que representa el interés más competitivo de su grupo. En el mismo período, Bradesco e Itaú las recortaron en uno y dos puntos, respectivamente, mientras que Banco do Brasil la subió levemente a 27,2%.

A fines de 2015, a los clientes de Caixa que no pagaban la factura completa del crédito renovable de tarjeta se les aplicaba un interés anual de 350%. En ese entonces, se trataba de la tasa más baja entre los cinco grandes bancos. Luego, el porcentaje fue subiendo en forma regular: 412% en marzo, 433% en mayo, 459% en agosto y 508% el 15 de septiembre. El banco público ocupa ahora el segundo lugar, después del 581% anual que cobra Santander.

En 2008, los bancos estatales formaron parte central de los planes de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff de fomentar el consumo y evitar que Brasil se convirtiera en víctima de la crisis financiera mediante una reducción de las tasas de interés.

Sin embargo, dicho plan cambió. Ambos bancos públicos empezaron a aumentar gradualmente las tasas el año pasado en respuesta al alza aplicada a la tasa de interés de referencia del país, conocida como Selic, y también por la necesidad de mejorar la estructura de capital.

Cuando el presidente Michel Temer nombró a Paulo Caffarelli titular de Banco do Brasil y a Gilberto Occhi titular de Caixa en mayo, el impulso de mejorar la situación financiera de los dos bancos estatales comenzó a cobrar fuerza. Ambos ejecutivos modificaron el discurso de sus bancos y comenzaron a enfocarse en la recuperación de los ingresos y la rentabilidad.