Energía: la sangre de un país

Por
Martes 13 de febrero, 2018

Por Andrés Alonso

Vicepresidente del directorio del Coordinador Eléctrico Nacional de Chile

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La energía es a la economía de un país como la sangre al cuerpo humano. Cuando la sangre no llega a las células en la cantidad y calidad correctas, estas no se nutren bien, el funcionamiento de los órganos se resiente y, con ello, el de todo el cuerpo. Asimismo, si la energía no se abastece con la seguridad y el precio adecuados a los consumidores residenciales, comerciales e industriales —los órganos de la economía—, todo el país se ve afectado.

Chile pudo sentir el efecto del significativo aumento del precio de la energía durante la crisis del gas natural importado desde Argentina en la década pasada, especialmente desde 2004. Las mediciones indican que, en los dos años siguientes a la crisis, el PIB chileno dejó de crecer en aproximadamente 2%.

Desde el punto de vista energético, Chile se ha caracterizado históricamente por dos elementos contrapuestos. Por una parte, hace 35 años fue el primer país en crear una normativa que permitió la liberalización de su mercado energético fundada en una estructura institucional y jurídica sólida, base de una adecuada política pública. Por otra, hemos sido pobres en recursos energéticos tradicionales. Tenemos hidroelectricidad lejos de los centros de consumo, carbón de baja calidad, y prácticamente no tenemos reservas económicas de gas y petróleo.

Sin embargo, la combinación de pobreza energética con fortaleza en políticas públicas de nuestro país está cambiando para bien. Fruto del desarrollo tecnológico, las energías renovables no convencionales (ERNC), particularmente la solar y la eólica, han tenido importantes reducciones de costos y han mejorado en competitividad, con la fortuna de que Chile tiene abundancia de estos recursos.

Ya se están apreciando los efectos de este desarrollo tecnológico junto con adecuadas políticas públicas. En las dos últimas licitaciones de suministro para distribuidoras eléctricas celebradas en los años 2016 y 2017, que implementaron las modificaciones a la Ley Eléctrica introducidas en 2016, se observó una baja en los precios obtenidos, por lo que los consumidores chilenos se ahorrarán más de US$20.000mn respecto de las tarifas vigentes al año 2013. Producto de estas licitaciones, Chile tendrá en el futuro tarifas de electricidad entre las más bajas del mundo. El suministro de estas licitaciones se basa prácticamente en su totalidad en ERNC.

A pesar de los grandes avances que hemos realizado en materia energética, aún queda una tarea pendiente. A nivel de distribución eléctrica, se está produciendo una revolución tecnológica gracias a la reducción de costos de los paneles solares, el almacenamiento de energía, la aparición de sensores más potentes y económicos, la internet de las cosas, etc. El nuevo salto que Chile debe dar, como lo hizo hace 35 años, es convertirse en el primer país del mundo en crear una normativa que permita el desarrollo de estas tecnologías para que puedan integrarse políticas públicas adecuadas y recursos energéticos competitivos en un círculo virtuoso que permita que nuestro cuerpo, Chile, tener la sangre que necesita para desarrollarse, la energía.

***

Los puntos de vista de este artículo son de su autor y no representan necesariamente las opiniones del Coordinador Eléctrico Nacional, su presidente o consejeros individuales y no son vinculantes para el coordinador.

Andrés Alonso fue alumno de Singularity University y será uno de los expositores del SingularityU Chile Summit, a realizarse el 14 y 15 de marzo en Santiago, donde expondrá sobre disrupción en la industria eléctrica: minería y distribución. Los suscriptores de BNamericas pueden obtener un descuento de 10% para asistir al evento al llenar el siguiente formulario.

El contenido es de completa responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la opinión de BNamericas. Invitamos a los interesados a participar como Columnista Invitado a enviar un artículo para su posible publicación. Para ello contacte al editor en electric@bnamericas.com.