Argentina y Chile avanzan con licitación de túnel binacional

Por
Lunes 17 de octubre, 2016

El ministro de Hacienda y Finanzas de Argentina, Alfonso Prat-Gay, llegó a Chile esta semana para avanzar con el proyecto de construcción del túnel binacional Agua Negra, que tendrá un costo estimado de US$1.600 millones (mn).

Prat-Gay se reunió con el ministro de Obras Públicas chileno, Alberto Undurraga, y su par de dicho país, Rodrigo Valdés, para dar inicio al proceso de precalificación para el diseño y construcción del túnel, informó el medio argentino de noticias Télam.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El túnel binacional apunta a mejorar la integración entre ambos países al conectar la provincia argentina de San Juan y la Región chilena de Coquimbo (IV) y reducirá los costos de transporte de bienes entre las naciones y en particular hacia el Pacífico.

"El túnel de Agua Negra es un objetivo prioritario del gobierno del presidente Mauricio Macri", declaró en mayo Prat-Gay al visitar la zona del proyecto, para luego agregar que "la infraestructura es uno de los ejes centrales de nuestro programa económico".

El túnel, propuesto inicialmente en 1996, es un punto central en el proyecto más amplio del corredor bioceánico Porto Alegre-Coquimbo, que busca establecer conexiones socioeconómicas eficientes entre Argentina, Brasil y Chile.

Se estima que el área de influencia directa del corredor añada un total aproximado de US$252.000mn al PIB regional de las tres naciones.

Fuente: BID

La semana pasada, la entidad binacional a cargo del proyecto, Ebitan, señaló que el proceso de precalificación para aquellas compañías interesadas en construir el túnel comenzará el 19 de octubre.

Las ofertas de las firmas calificadas se enviarán en mayo, el grupo ganador se anunciará a inicios de 2018 y las obras empezarían a comienzos de 2019, con una duración de entre 8 y 10 años.

La construcción del túnel supone uno de los proyectos de infraestructura más importantes para ambos países y su financiamiento correrá por cuenta del BID.