México aplica cuota compensatoria a ferrosilicomanganeso indio

Por
Martes 18 de octubre, 2016

La Secretaría de Economía de México impuso cuotas compensatorias a las importaciones de ferrosilicomanganeso de origen indio.

El arancel se fijó en 40,25% tras una investigación que comenzó a petición del productor mexicano de ferromanganeso Minera Autlán en julio de 2015.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La secretaría aceptó las pruebas que presentó Autlán, que arrojaron que el insumo de la siderurgia se importaba a precios de dumping, lo que amenazaba perjudicar a productores locales entre el 1 de abril de 2014 y fines de marzo de 2015, período en que se extendió la investigación.

El arancel reemplaza una cuota preliminar de 43,17% que se fijó en marzo.

En julio México impuso cuotas compensatorias de 35,64% a ferromanganeso alto carbón de Corea del Sur tras una queja de Autlán.

La empresa suspendió en enero las actividades en su planta de silicomanganeso Gómez Palacio ante las difíciles condiciones en el mercado y las prácticas de dumping, especialmente de productores asiáticos. El segundo trimestre la compañía reactivó las operaciones.

El dumping constituye una amenaza importante para el sector siderúrgico de México, y los principales responsables serían países de Asia.

El arancel al ferrosilicomanganeso es el tercero definitivo que México aplica a productos siderúrgicos este año, después de aquel impuesto en abril a tubería de acero al carbono originaria de EE.UU., España e India y otro de julio a alambrones de acero a China.

El año pasado México impuso cuotas compensatorias a planchas chinas laminadas en frío y a acero laminado en caliente de origen chino, alemán y francés.

***

En tanto, la secretaría extendió una cuota compensatoria a tubería de acero sin costura de origen japonés.

El arancel, impuesto en 2000, se mantuvo en 99,9% por cinco años desde noviembre de 2015, ya que una investigación comprobó que la eliminación de la cuota podría justificar nuevas prácticas de dumping.