Muerte de Castro pone en duda futuro energético de Cuba

Por
Martes 29 de noviembre, 2016

La muerte de Fidel Castro el viernes pasado plantea interrogantes sobre la dirección política y económica que tomará la isla a futuro y siembra la duda de si su hermano Raúl continuará apegado a los ideales de la Revolución Cubana o intentará reorientar el país a una mayor apertura en busca de inversión extranjera e intercambio comercial.

Ya había surgido cierta incertidumbre en torno a Cuba tras la elección presidencial estadounidense y el triunfo de Donald Trump, quien durante la campaña manifestó que desharía los vínculos diplomáticos restablecidos el año pasado por iniciativa de Barack Obama.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Tras la muerte de Castro no se han visto hasta ahora señales de que vayan a cambiar las políticas, pero podría cundir el nerviosismo entre las empresas con inversiones en el país, en particular en el sector energético.

La actual crisis venezolana ha reducido los despachos de petróleo a Cuba y obligado a la nación insular a buscar crudo en otros mercados, de tal modo que Raúl Castro se reunió con el presidente ruso Vladimir Putin este año para solicitar un aumento de los envíos. La reducción del suministro desde Caracas ha reducido a la mitad la producción de la refinería cubana Cienfuegos y detuvo los planes de construir un complejo petroquímico contiguo con inversiones venezolanas, según informaciones que circularon en los medios este mes.

En octubre, autoridades mexicanas, cubanas y estadounidenses sostuvieron una ronda de conversaciones para analizar los límites del llamado Polígono Occidental a fin de determinar a qué país pertenecían las posibles reservas petroleras de la zona.

La petrolera estatal cubana, Cupet, indicó en 2015 que planeaba iniciar perforaciones exploratorias en aguas profundas del golfo de México a fines de 2016 o principios de 2017 como parte de contratos de producción compartida firmados con la venezolana PDVSA y la angoleña Sonangol.

Este mes la australiana Melbana Energy obtuvo una extensión contractual con Cupet para desarrollar actividades exploratorias en el bloque terrestre 9. En octubre la compañía anunció que perforaría un pozo en el bloque en el primer trimestre de 2018.

La inversión extranjera está comenzando a llegar al sector cubano de energía renovable y el país tiene contemplado construir 73 plantas solares en cinco provincias hasta 2030, según el diario oficial Granma.

En septiembre comenzaron los trabajos del parque solar de 2,2MW El Pino en Cienfuegos, provincia que pretende instalar 50MW de potencia a 2030.

Entre los inversionistas del sector local de renovables figura la británica Hive Energy, que construye una planta fotovoltaica de 50MW en Mariel, la cual debiera estar terminada en 2018 y convertirse en el primer proyecto cubano de escala comercial de su tipo.