Qué deparará 2019 para las telecomunicaciones en México

Por
Lunes 07 de enero, 2019

El primer año de la administración de Andrés Manuel López Obrador en México podría convertirse en una prueba de cuánto de su ambiciosa agenda de conectividad se puede lograr en medio de severas restricciones presupuestarias y la incertidumbre sobre sus planes a largo plazo para el sector.

AMLO ha mencionado en pocas oportunidades cómo planea avanzar en las telecomunicaciones después de la reforma que implementó su predecesor al sector en 2013, lo que generó más competencia y crecimiento.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El presidente prometió universalizar la conectividad a internet, especialmente en las áreas más pobres y desatendidas del país que son difíciles de alcanzar o que son demasiado pequeñas o remotas para atraer el interés de operadores privados.

Sin embargo, con un recorte presupuestario de casi 35% este año para varias agencias públicas y organismos que participan en el diseño y ejecución de políticas de TIC, podría ser difícil cumplir algunos de sus objetivos.

El programa de conectividad de espacios públicos del gobierno, Internet Para Todos, "es uno de los proyectos prioritarios del nuevo gobierno para abatir la brecha digital y llevar conectividad a poblaciones en las que no se cuenta con este servicio", escribió en una columna el experto mexicano en telecomunicaciones Gabriel Sosa Plata para el periódico local Sin Embargo.

Pero los 623mn de pesos (US$32mn) asignados al proyecto, que actualmente opera más de 101.000 puntos de acceso público a internet en escuelas, hospitales y oficinas públicas, "serán insuficientes", advirtió Sosa. "Por eso se ha hablado reiteradamente de la necesidad de impulsar una agenda digital nacional para sumar esfuerzos entre gobierno e iniciativa privada".

El programa Internet Para Todos fue uno de los pocos cuyo presupuesto aumentó para 2019.

PREDOMINIO EN ESCRUTINIO

El regulador de telecomunicaciones y transmisión IFT, que opera independientemente del Poder Ejecutivo, debe analizar cómo los actores dominantes —América Móvil y Televisa— cumplen la regulación adicional que se les impuso en 2014 después de la reforma a las telecomunicaciones en un esfuerzo por aumentar la competencia en sus respectivos sectores.

Una decisión favorable por parte del regulador sobre el cumplimiento de América Móvil de las regulaciones asimétricas podría abrir la puerta para que la compañía comience a ofrecer servicios de televisión paga.

Además, la Corte Suprema se pronunciaría este año sobre un recurso de amparo interpuesto por América Móvil sobre su estado preponderante en el mercado, luego de una demanda en octubre del año pasado. Esa decisión podría llegar en enero, dijo Sosa.

Ello podría influir en los procesos en curso como la división que ordenó el regulador al negocio de línea fija mayorista de América Móvil y las interacciones del gigante con los competidores en un mercado donde controla más del 60% a pesar de la carga regulatoria adicional.

"El mejor mecanismo para garantizar el acceso a servicios de telecomunicaciones es la cabal aplicación de la regulación para lograr competencia efectiva en el sector, otro ejemplo de una política de Estado para las telecomunicaciones en México ", dijo la consultora local The CIU en un informe.

Además, la comisionada María Elena Estavillo, la única mujer en la junta de siete miembros del IFT, termina su mandato en el regulador en febrero, lo que motivará cambios significativos. Cuatro candidatos, incluidos dos con estrechos vínculos con el IFT, compiten por el puesto.

REACTIVACIÓN DE RED TRONCAL

El gobierno también tendrá que decidir sobre el relanzamiento de la licitación por una ambiciosa red troncal que utilizará más de 25.000km de fibra óptica de alta capacidad perteneciente a la eléctrica CFE. La red se empleará para aumentar la capacidad de transporte mayorista de las empresas de telecomunicaciones.

La Red Troncal se ejecutaría como una asociación público-privada que operará una empresa privada, de manera similar a la Red Compartida que se lanzó el año pasado. Su proceso de licitación, originalmente previsto para octubre del año pasado, se postergó hasta febrero con el anuncio del ganador el 29 de marzo.

El proyecto "es una política de conectividad que no se limita a un sexenio [duración de un período presidencial en México], sino que constituye una política de Estado", indica el informe de The CIU.

Además, el IFT anunció potenciales licitaciones por al menos cuatro frecuencias para servicios comerciales de telecomunicaciones móviles, incluidos los 10MHz de capacidad restantes en el espectro de 2.5GHz que se adjudicó con éxito en favor de América Móvil, AT&T, Telefónica y Grupo MVS.

También se espera la subasta de varias frecuencias de espectro para los servicios de telecomunicaciones comunitarias, así como para comunicaciones de seguridad pública y cumplimiento de la ley.