Titular de Pemex expresa reparos por momento de subasta de aguas profundas

Por
Jueves 01 de diciembre, 2016

Cuando México se apresta a celebrar su primera subasta de aguas profundas el próximo 5 de diciembre, el presidente ejecutivo de la petrolera estatal Pemex, José Antonio González Anaya (en la foto), advierte que las circunstancias no son las mejores, dado el actual entorno de bajos precios del crudo.

Sin embargo, expresó un cauteloso optimismo por el proceso, según el diario local El Financiero.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

En la licitación se sacarán a concurso cuatro áreas contractuales en el cinturón Perdido y la cuenca Salina, en aguas del golfo de México. El proceso debiera captar inversiones del orden de US$44.000 millones (mn), según estimaciones de la Secretaría de Energía (Sener).

Veintiséis grupos participarían en la subasta, divididos en dieciséis operadores y diez no operadores, entre los que se cuentan Atlantic Rim, BHP Billiton, BP, Chevron, China Offshore Oil Corporation, Japan Oil, Gas and Metals National Corporation, ENI México, ExxonMobil, Hess, Murphy Sur, Petro-Canada Holdings, Statoil y Total.

"Estoy cuidadosamente optimista de que esto puede salir bien, pero no se nos olvide que es un proyecto de aguas profundas y, para que sea redituable, necesita un precio del petróleo relativamente alto. Van a comenzar a producir en cinco años, entonces no es el mejor escenario para entrar a aguas profundas, pero la oportunidad es histórica", indicó González durante el foro.

El director de Shell México y presidente de la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos, Alberto de la Fuente, también manifestó optimismo, pero precisó que hay áreas de oportunidad que se deben abordar, como la normativa y la simplificación de procesos burocráticos.

"Ese debería ser el enfoque. Los modelos ya están ahí y hay que trabajar para consolidarlos y seguir en ese rumbo", añadió.

El secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, ha descrito la subasta de aguas profundas como la "joya de la corona".