Acusan a Temer de tráfico de influencias

Por
Viernes 25 de noviembre, 2016

Un nuevo escándalo de corrupción sacude a Brasil. Esta vez se acusa al presidente Michel Temer de presionar a uno de sus exministros para conseguir la aprobación de un proyecto inmobiliario que beneficiaría a otro de los miembros de su Gabinete.

Marcelo Calero, quien renunció la semana pasada a la cartera de Cultura, dijo a la policía federal que Temer le pidió ayuda para aprobar la construcción de un edificio de departamentos de lujo de 30 pisos en un sitio considerado patrimonio nacional en Salvador, capital del estado de Bahía.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Calero tenía a su cargo el Instituto del Patrimonio Histórico Natural, entidad que toma decisiones respecto de la construcción de proyectos en zonas consideradas históricas. El instituto había negado anteriormente el permiso para el proyecto.

Geddel Vieira Lima, ministro de Relaciones Institucionales, había invertido en la iniciativa. Su dimisión se produce luego de que Calero denunciara la semana pasada que él y el presidente Temer lo presionaron para autorizar la construcción.

Temer niega los cargos, pero admite haber hablado con Calero sobre el proyecto.

El Ministerio Público de Brasil dijo a Reuters que Temer podría ser investigado.

Calero afirmó que grabó las conversaciones con Temer y Lima. El ex ministro de Cultura añadió que acudió a Temer tras ser presionado por Lima, pero que se sintió aún más obligado a aprobar la construcción luego de hablar con el jefe de Estado.

Para que la policía pueda analizar las grabaciones, la Corte Suprema deberá aprobar una investigación sobre las acusaciones.