Operadores de cable submarino están optimistas con demanda futura

Por
Miércoles 19 de octubre, 2016

Las compañías que participan en la instalación u operación de cables submarinos para conectar Brasil no están preocupados de la sobrecapacidad. Por el contrario, les preocupa no poder satisfacer la demanda futura.

Poder predecir qué aplicaciones fomentarán la demanda de datos en los próximos cinco a diez años es difícil, pero lo que es seguro es que la demanda aumentará y no se estancará.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

En el marco de un panel en la conferencia de TIC Futurecom que se realiza esta semana en São Paulo, el presidente ejecutivo de Seaborn Networks, Larry Schwartz, dijo que el mercado no repetiría la sobrecapacidad que ocurrió en la década de los noventa y que llevó a la quiebra a empresas como Global Crossing.

"En los noventa el mercado de telecomunicaciones no estaba equivocado en su predicción de crecimiento, solo erraron el momento", indicó Schwartz, cuya compañía construye el cable submarino de fibra óptica de US$500 millones Seabras-1 que conectará Nueva York con São Paulo.

"Es cosa de esperar que la demanda arranque", señaló, y añadió que los inversionistas están mucho mejor informados hoy sobre la naturaleza de estos proyectos.

"Estamos muy confiados en que en los próximos cinco a diez años será tan fascinante como en la última década y que habrá nuevos proveedores de contenido como Google y Facebook, los que aún no podemos empezar a imaginar", indicó, en alusión al potencial de la internet de las cosas, 5G y las realidades aumentada y virtual.

El presidente ejecutivo del operador brasileño de cable submarino Globenet, Erick Contag, se refirió al anuncio que hizo Facebook la semana pasada de que prestará soporte para la transmisión de videos en Facebook a Apple TV y Google Chromecast.

Este tipo de tráfico requeriría más ancho de banda que todo el que Youtube ha consumido en los últimos 10 años, enfatizó.

Globenet es dueña y opera una red de cable submarino que abarca más de 23.500km para entregar amplia cobertura en Sudamérica y que se conecta con EE.UU.

"Hace ocho años, las proyecciones se basaban en el crecimiento de voz y el iPhone. Si solo usas la investigación de mercado que tienes hoy, nunca asumirás riesgos", dijo Contag.

El ejecutivo destacó cómo los actores de transmisión libre (OTT) como Facebook y Google están experimentando con nuevas formas de conectar a millones según sus propias predicciones: el proyecto Loon de Google coloca globos con aire caliente en la estratosfera para ofrecer internet, mientras que la iniciativa Aquila de Facebook experimenta con drones de internet.

Rafael Arranz, titular de operaciones de Telxius, unidad de infraestructura de Telefónica, indicó que no saben cuál será el próximo gran tema, pero el tráfico será más alto que el proyectado.

Arranz destacó que hace tres años el tráfico de Netflix en Brasil era prácticamente cero, pero hoy es el tercer mayor motor del tráfico. También destacó la importancia de compartir y no necesariamente ser dueños de infraestructura.

Schwartz también destacó las oportunidades de tráfico en la red de Seabras, la que conectará a dos importantes centros financieros -São Paulo y Nueva York- y añadió que una gran cantidad de rutas probablemente llevarán a precios más bajos.

Antonio Nunes, presidente ejecutivo de Angola Cables, que construye el primer cable que cruzará el Atlántico sur para conectar África con Sudamérica, destacó que una vez que esté completo será la ruta más directa para conectar São Paulo con Singapur. También ofrecerá una ruta más directa a EE.UU. para Sudáfrica, la que actualmente necesita una ruta por Europa.

El asistente estratégico del PSI brasileño Algar Telecom, Marcelo Almeida Nunes, advirtió que la notoria burocracia en Brasil es un impedimento para cualquier proyecto futuro.

Explicó que iniciativas como la construcción del cable submarino tienen que sortear grandes obstáculos y obtener autorización de entidades que no están siquiera familiarizadas con los beneficios de dichos proyectos, como la marina.

Algar Telecom participa con Angola Cables, Google y la firma estatal uruguaya de telecomunicaciones Antel en Monet, cable submarino que se planifica para entregar más de 60 terabits de capacidad entre EE.UU. y Brasil y que debiera estar listo en 2017.