Dell EMC se mantiene realista sobre economía de Brasil

Por
Jueves 01 de diciembre, 2016

A los ojos de Dell EMC Brasil, la recuperación económica nacional no ocurrirá el próximo año, sino que en 2018.

"No esperamos que el crecimiento llegue el próximo año. El crecimiento, si llega, será recién en 2018", dijo a BNamericas el vicepresidente y gerente general, Luiz Fernando Gonçalves, en un almuerzo con la prensa en São Paulo el miércoles. "Nosotros anticipábamos una mala recesión, así que estábamos preparados para cualquier escenario", argumentó.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La recuperación económica del país se esperaba para el segundo semestre de este año, pero eso nunca se materializó. La semana pasada, analistas consultados por el Banco Central brasileño volvieron a revisar a la baja sus proyecciones del PIB para este año y el próximo.

La economía registra una contracción de 3,49% este año. La semana pasada, la proyección era de una contracción de 3,40%, mientras que la del mes pasado era de -3,30%. Para el próximo año se prevé un crecimiento de 0,98% frente al 1,00% proyectado la semana pasada y al 1,21% contemplado un mes atrás.

El miércoles, la agencia local de estadísticas IBGE informó que el PIB de Brasil retrocedió 0,8% el tercer trimestre frente al anterior. El 2T16 y el 1T16, la baja se situó en 0,4% y 0,5%, respectivamente. En comparación con el 3T15, el descenso fue de 2,9%.

TLCAN y OMC

Dos factores podrían impactar las operaciones de Dell EMC en América Latina el próximo año.

Por un lado, si Donald Trump cumple su promesa de retirar a EE.UU. del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), las fábricas de la empresa en México se verían afectadas.

En tanto, un dictamen preliminar de la Organización Mundial de Comercio (OMC) determinó que los subsidios brasileños para los sectores automotor y de TI son ilegales y que debieran eliminarse.

El fin de las exenciones fiscales para empresas con manufactura local afecta en forma directa la producción de Dell EMC en el país.

Gonçalves señaló que como efecto positivo colateral de la decisión de la OMC se corregirán las distorsiones en la economía de Brasil y obligará a las empresas a ser más competitivas.

No obstante, Gonçalves admite que retirar los beneficios fiscales de una sola vez sería dañino, por lo que recomienda una reducción gradual.

Para Carlos Cunha, presidente de Dell EMC para Enterprise Solutions en Brasil, el dictamen de la OMC es preocupante y añadió que la compañía prepara una apelación a través de asociaciones industriales como Brasscom.

Cunha manifestó que, a pesar de los problemas locales, las grandes empresas siguen adquiriendo soluciones de almacenamiento y Brasil se mantiene entre los 10 más importantes para el grupo.

Dell EMC no da a conocer sus cifras de mercado en Brasil, pero Gonçalves indicó que la empresa tuvo un buen desempeño este año en el segmento de consumo (hardware y computadoras).

Para 2017, el foco de la firma estará en una estrategia de comercialización basada en soluciones convergentes y soluciones de data center virtualizado. "Hay mucha infraestructura obsoleta de TI en las empresas. Debemos educar a las compañías sobre las soluciones convergentes", aseguró Cunha.