Bajo la lupa: Planta de tratamiento de aguas Atotonilco en México

Por
Viernes 02 de febrero, 2018

El proyecto para construir lo que se convertirá en la planta de tratamiento de aguas residuales más grande de México y Latinoamérica, una instalación ubicada en Atotonilco de Tula en el estado de Hidalgo, se forjó durante la anterior administración federal.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La planta se consideró como una posible solución a las bajas tasas actuales de tratamiento de aguas residuales en la cuenca del valle de México, rica en agricultura, donde se ubica Atotonilco.

En mayo de 2009 se lanzó una proceso licitatorio que se adjudicó en diciembre del mismo año al consorcio Aguas Tratadas del Valle de México, integrado por la Promotora del Desarrollo de América Latina (Ideal), Acciona Agua, Controladora de Operaciones de Infraestructura (Conoisa), Atlatec, Desarrollo y Construcciones Urbanas (Dycusa) y Green Gas Pioneer Crossing Energy.

La idea era que la planta tratara el 60% de las aguas residuales producidas en Ciudad de México, para poder usarse posteriormente para el riego de 80.000ha de tierras agrícolas y también para fines industriales. El objetivo de la planta es beneficiar a 700.000 personas que viven en el valle del Mezquital en Hidalgo, 300.000 de las cuales viven en zonas de riego.

Mapa con la ubicación de la planta. Fuente: Conagua.

UN CAMINO LLENO DE OBSTÁCULOS

Aunque originalmente se esperaba que finalizara en 2012, una serie de razones diferentes, como la complicada topografía del sitio del proyecto, retrasaron el inicio de las obras hasta 2011. La fecha de finalización se pospuso varias veces debido a algunas modificaciones realizadas al contrato, y también a los desacuerdos con las autoridades municipales.

La iniciativa finalmente entró en una fase de desarrollo de la construcción en diciembre de 2016, con pruebas de capacidad que comenzarán a mediados de 2017.

Originalmente presupuestado en 8.000mn de pesos (US $ 453mn), el precio ya había aumentado a 9.200mn de pesos en el momento en que se adjudicó la licitación de la iniciativa, debido a la inflación. Según información de la autoridad nacional del agua, Conagua, desde enero de 2018, la inversión requerida para la planta terminó siendo de 12.460mn de pesos.

La instalación se construyó bajo un modelo de diseño, construcción, operación y transferencia), y el contrato se adjudicó como una concesión a 25 años.

Mientras que el 51% de la inversión total la aportó u obtuvo el consorcio de construcción, los fondos restantes provinieron del fondo nacional de infraestructura Fonadin.

¿CUÁL ES EL ESTADO ACTUAL DE LA PLANTA?

Las pruebas finales de la instalación ya se ejecutaron y concluyeron con éxito en 2017, dijo a BNamericas Aurelio Ignacio López Mier, director de desarrollo comercial para América de Acciona Agua, a BNamericas a fines del mes pasado.

"Aunque todavía estamos trabajando en algunos problemas, la planta ha estado tratando el agua desde 2016. Podríamos decir que ya está en pleno funcionamiento", manifestó López.

Según el representante de Acciona Agua, todavía hay algunos problemas legales que se están resolviendo con Conagua debido a algunos desacuerdos entre la autoridad y los constructores.

Una imagen de la instalación. Fuente Conagua.

DETALLES DE LA PLANTA

La planta tiene la capacidad de tratar 23m3/s de aguas residuales. El agua se suministrará a través de los túneles de drenaje existentes Emisor Central y Emisor Oriente, este último que aún está en construcción.

La instalación también servirá para recargar un acuífero local con agua de alta calidad. También es capaz de generar 32-33MW de potencia , que se utilizarán para el autoconsumo.

Durante la construcción se utilizaron 380.000m3 de concreto, 44.000t de acero reforzado, 1 millón de metros cuadrados de geomembrana, 72km de tuberías y 2 millones de toneladas de alambre.

La instalación tendrá una vida útil de 25 años.