Por qué una abundancia de proyectos diluye el interés de los inversionistas

Por
Viernes 15 de septiembre, 2017

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

La combinación de un alto número de proyectos de infraestructura y la falta de estudios técnicos en profundidad antes de que se lancen las licitaciones afecta el progreso de las iniciativas a largo plazo y reduce el apetito de los inversionistas debido a un aumento de los riesgos.

Al objeto de generar un enfoque favorable al mercado para los inversionistas, los gobiernos de la región prometen una enorme cartera de proyectos, aunque su calidad es incierta.

"Hay un problema con la priorización de proyectos. Los gobiernos deben tener claro a qué dar prioridad y se debería incluir en esa discusión a toda la sociedad", dijo a BNamericas el presidente ejecutivo de la consultora de infraestructura CG/LA, Norman Anderson.

"Con respecto a la priorización de proyectos, me gusta citar como ejemplo lo que me pasó hace unos años cuando hice un trabajo para el Gobierno mexicano y les consulté cuántos proyectos de infraestructura consideraban como principales para un año en particular. La respuesta fue 450. Les dije que eso no era factible, ningún país puede tener 450 proyectos prioritarios. Cualquier país, incluso uno grande, se debe concentrar en unos 10 a 12 proyectos al año", añadió Anderson.

En Brasil, el Gobierno Federal y los gobiernos locales se han embarcado en un agresivo plan de privatizaciones, concesiones y asociaciones público-privadas (APP) al objeto de recaudar fondos en medio de un complicado escenario fiscal tras dos años de profunda recesión económica, acercar al sector privado y reducir la corrupción entre los políticos.

En agosto, el gobierno anunció la inclusión de 57 proyectos nuevos en su programa de asociaciones de inversiones, PPI. Estos contemplan la privatización de 32 iniciativas de infraestructura, entre ellas aeropuertos, carreteras, puertos y empresas estatales. Brasil espera recaudar 44.000 millones de reales (US$14.100mn) con los contratos nuevos.

En el segundo semestre de 2018 se debieran lanzar licitaciones por aeropuertos, con un total de 14 terminales, las cuales representan el 19% del tráfico de pasajeros registrado en 2016.

Entre las iniciativas que se ofrecerán al sector privado se cuentan el aeropuerto de Congonhas en el estado de São Paulo y las participaciones del gobierno en los aeropuertos de Cuiabá, Santos Dumont y Recife. La terminal de São Paulo se lleva el 10% de todo el tráfico nacional.

"Hay demasiados proyectos y esto causa confusión entre los inversionistas. En vez de ofrecer una serie de iniciativas al mismo tiempo, si el gobierno decidiera proponer un aeropuerto a la vez, esto generaría mucho más interés", señaló a BNamericas en una entrevista André Castro Carvalho, socio del estudio jurídico Braga Nascimento e Zilio Advogados Associados, que se especializa en APP.

"No me cabe duda de que la licitación por Congonhas será un éxito, pero si solo se ofrece Congonhas se puede llegar a muchos más inversionistas y, como resultado, el gobierno podría recibir un precio mucho mejor. Cuando se da prioridad a todo, al final se termina por no tener prioridades", añadió.

SÃO PAULO

Por su parte, el alcalde de São Paulo, João Doria, visitará a inversionistas extranjeros para presentarles los programas de APP y privatización de la ciudad más grande de Brasil.

"Nuestra idea es aliviar las finanzas locales y llevar a cabo un plan basado en tres pilares: privatización, concesiones y APP, dependiendo de las características de cada proyecto", manifestó a BNamericas Wilson Poit, secretario de APP de la ciudad.

Doria planea privatizar el autódromo Interlagos y el complejo de eventos Anhembi, además de lanzar concursos por concesiones como el estadio Pacaembu, parques e incluso cementerios.

Poit también destacó que la administración del alcalde planea adjudicar concesiones por 27 terminales de buses. "Algunas tienen espacio suficiente para construir centros comerciales, escuelas e incluso viviendas", explicó.

COMPROMISO A ESCUCHAR

Si bien los analistas critican el alto número de proyectos, las autoridades de gobierno piensan diferente.

"Tenemos los proyectos del Gobierno Federal y de los gobiernos locales. Estos son diferentes y tienden a atraer diferentes tipos de inversionistas", indicó Poit.

En tanto, el Gobierno Central sostuvo que trabaja para ofrecer iniciativas con estudios de factibilidad mejores, con miras a evitar que se devuelvan las concesiones, lo que ha pasado en casos anteriores cuando no se alcanzan los ingresos proyectados.

"Estamos trabajando para escuchar a los inversionistas participando en distintos foros para detectar las demandas y ajustar nuestros modelos a fin de entregar los mejores proyectos", dijo a BNamericas el secretario de proyectos del PPI, Tarcísio Gomes de Freitas.

La firma local de infraestructura Invepar decidió devolver la concesión de la ruta BR-040 tras no realizar las inversiones planificadas. La vía de peaje de 937km conecta Brasilia con Juiz de Fora, en el estado de Minas Gerais, y pasa por Goiás. El contrato original demandaba el ensanchamiento de 702km.

Y en julio un consorcio liderado por Triunfo Participações e Investimento (TPI) y la compañía UTC Engenharia decidió devolver su concesión por la operación del aeropuerto Viracopos, en la ciudad de Campinas en São Paulo, debido a que ambas enfrentan problemas financieros y a que no se han cumplido las proyecciones de ingresos y tráfico de pasajeros.

"Pienso que la devolución de esas dos concesiones son hechos aislados. No creo que se registren nuevos casos a futuro", indicó Freitas.

El supervisor de infraestructura del Tribunal de Cuentas de la Unión, Luiz Fernando de Souza, criticó los procesos de concesiones pasados y dijo que los diseños de los proyectos eran deficientes. Asimismo, agregó que las inversiones se realizaban tarde y que constantemente se solicitaban modificaciones a las condiciones contractuales.

"Las concesiones deben contar con estudios más sólidos y los proyectos tienen que tener una mejor definición de la distribución de riesgos. Esto evita sorpresas en el camino antes de que llegue el fin de una concesión", declaró Souza en una audiencia ante la Cámara Baja.