Privatización de empresas de aguas brasileñas enfrenta obstáculos

Por
Lunes 20 de noviembre, 2017

En los últimos dos años, mientras Brasil atravesaba su peor recesión económica, los gobiernos de varios estados anunciaron sus intenciones de privatizar los servicios de agua y saneamiento, sin embargo, sus planes no logran despegar.

Una serie de obstáculos legales y políticos ha surgido desde que estos planes salieron a la luz, lo que obligó a los estados a abandonar o al menos a retrasar sus preparativos y buscar otros mecanismos para recaudar efectivo para sus obras de agua y saneamiento.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

En 2016, el Gobierno Federal lanzó un programa para privatizar empresas de saneamiento y el banco de desarrollo BNDES supervisó los procesos. En ese momento, 18 estados mostraron interés en privatizar sus respectivas compañías, pero solo 7 de ellos llegaron a realizar evaluaciones exhaustivas de dichos proyectos.

La mayoría de las empresas propuestas para la privatización se ubican en las regiones más pobres del norte y noreste del país, así como aquellas en los estados que han sufrido caídas drásticas en los ingresos fiscales, como es el caso de Río de Janeiro.

"Existe un error en el origen de estos procesos de privatización. Desde el punto de vista legal, no existe posibilidad de vender estas empresas. Según la ley, todas las tuberías [y] conexiones pertenecen a las ciudades, no a las firmas y no hay nada de valor que privatizar", dijo a BNamericas Roberval Tavares de Souza, presidente de la asociación de ingeniería sanitaria ABES.

"Si el gobierno vende una empresa en este sector, los inversores adquirirán solo sus bienes inmuebles, ya que el cambio de control de la empresa conduce a la terminación inmediata de todos los contratos, de acuerdo con las normas vigentes", agregó.

Otra barrera a la privatización es la proximidad de las elecciones generales de Brasil que se realizarán en octubre de 2018, donde los brasileños elegirán a un nuevo presidente, gobernadores estatales y senadores. Como la mayoría de los habitantes del país se oponen a las privatizaciones, es probable que los gobiernos locales eviten tales medidas impopulares.

"Lo que está pasando con estos procesos [planes de privatización] es que avanzan más lentamente de lo esperado debido a una serie de dificultades", dijo Rafael Vanzella, abogado especializado en contratos regulados y financiamiento estructurado quien además trabaja para la firma de abogados Machado Meyer. Vanzella se desempeñó anteriormente en un estudio de factibilidad para la firma de saneamiento en el estado de Sergipe.

"En algunos estados, el corporativismo [influencia política] dentro de las empresas estatales ha resultado más sólido de lo esperado debido a los sindicatos de trabajadores, que frenan el avance de los procesos de privatización a costa de una mejor calidad del servicio", manifestó Vanzella, en una entrevista exclusiva con BNamericas, aunque se negó a comentar sobre qué estados enfrentaron los mayores desafíos para llevar a cabo las privatizaciones.

OTRAS ALTERNATIVAS PARA RECAUDAR EFECTIVO PARA PROYECTOS DE SANEAMIENTO

Debido a las dificultades de privatizar las empresas, los gobiernos estatales han optado por otras alternativas para recaudar dinero para ejecutar obras, como la venta de pequeñas participaciones en las empresas, lo que evita un cambio de control.

En septiembre, el directorio de la firma de aguas de Goiás, Saneamento de Goiás (Saneago), aprobó un plan para que la compañía lance una oferta pública inicial de acciones.

Saneago indicó que la venta de acciones ayudará a la compañía a expandir sus inversiones en proyectos de agua y saneamiento, mientras que el gobierno estatal retendrá el control de la firma.

Mientras tanto, los legisladores del estado de São Paulo aprobaron la creación de una compañía holding para administrar los servicios de agua y saneamiento. La compañía tenedora controla Sabesp, y al vender acciones en la matriz, la empresa tendrá más fondos para financiar proyectos. La financiación actualmente proviene principalmente de las tarifas pagadas por los clientes.

"Hay otras alternativas mejores y mucho más simples para recaudar efectivo para proyectos de saneamiento, como las que involucran ofertas de acciones y también proyectos de APP. No podemos tener una guerra entre los sectores público y privado, hay que unir a ambas partes. El error del Gobierno Federal fue pensar que la operación del sector debería estar en manos exclusivas de privados", afirmó Tavares de Souza.

INTERÉS DE LOS INVERSORES GLOBALES

Pese a todos los desafíos, los expertos consideran que los inversores globales tienen un gran apetito por las empresas y proyectos de saneamiento en esta área.

"La verdad es que en este momento, el saneamiento básico se ha convertido en un objetivo del gobierno, mientras que en los últimos años la atención se centró en la construcción de estadios deportivos y de fútbol [en preparación para el Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016]", sostuvo Vanzella.

El abogado agregó que con tasas de interés bajas en todo el mundo, los inversionistas están en búsqueda de oportunidades con mayores rendimientos. "Hay dos perfiles de inversionistas que buscan inversiones en este sector en Brasil: los centrados en el financiamiento, que buscan rendimientos a corto plazo; y los estratégicos, como los fondos soberanos, que están mucho más familiarizados con los proyectos de infraestructura".