México es caso aislado en la región con sombría perspectiva inflacionaria

Por
Lunes 17 de octubre, 2016

En contra de una tendencia regional que sugiere que las fuerzas deflacionarias comienzan a desacelerar el crecimiento de los precios al consumidor, la reciente depreciación del peso mexicano y otros factores podrían llevar a la nación en la dirección opuesta.

"Las fuerzas deflacionarias serán evidentes en Sudamérica, pero creemos que México, que registró una caída de la inflación cuando los demás experimentaron aumentos, puede hacer frente a las crecientes presiones de precios en los próximos meses", señaló el banco suizo UBS en un informe sobre la evolución de la inflación en America Latina. "El aumento de los precios de los combustibles, el riesgo de traspaso cambiario y las presiones más generalizadas de los precios podrían llevar al Banco Central a un mayor endurecimiento".

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

El Banco Central de México ha elevado la tasa de interés de referencia en 175 puntos básicos desde diciembre y el último aumento se produjo en septiembre, con un alza de 50 puntos básicos a 4,75%. Los incrementos no han coincidido con la continua pausa de la Reserva Federal de EE.UU. y la política monetaria de México ha sido impulsada por los bajos precios del petróleo, el debilitamiento del peso y el brexit. La mayoría de los analistas prevé una nueva alza para fin de año, lo que añadiría más presión a los precios al consumidor.

Por el contrario, el análisis de UBS muestra a Sudamérica en la otra dirección, recuperándose ahora de los peores efectos del fenómeno climático de El Niño desde 1997, mientras los precios de los alimentos empiezan a caer. La investigación arroja además que la mejora de los tipos de cambio y el alto desempleo ralentizarán la inflación en varios países y que la adopción de recortes de gastos de las naciones para adaptarse al auge post-commodities podría afectar también la inflación.

La inflación general de México se ha mantenido dentro del rango objetivo de 1-3% del Banco Central desde mayo de 2015. Sin embargo, tras subir por cuarto mes consecutivo, la inflación alcanzó 2,97% en septiembre, muy por encima del 2,73% observado en agosto.

La estimación promedio para la inflación de fin de año llega a 3,20%, según la encuesta al sector privado realizada en septiembre por el instituto emisor, lo que supera el 3,12% anticipado en agosto.

De acuerdo con un sondeo de Citibanamex publicado el 5 de octubre, una media de 22 bancos proyecta que la inflación de 2017 alcanzará 3,40%, superior al 3,32% anticipado previamente.

La mayor estimación es de Scotiabank, que prevé una inflación de 3,70-3,86% el próximo año.

En conversación con el diario local El Universal, el economista jefe de Scotiabank México, Mario Correa, citó el peso como la principal razón del incremento.

"Los malos resultados de la inflación de septiembre sugieren que se puede dar un incremento más marcado en los precios", señaló.

"El IPC se ubica en el extremo superior del rango meta del Banco Central [de 1-3%], lo que deja la puerta abierta para que dicho objetivo sea sobrepasado en los próximos meses", consigna un informe reciente de Capital Economics.

Con respecto al posible traspaso del tipo de cambio en México, UBS observó que la moneda se ha depreciado más de 10% desde abril.

"Si bien vemos que la debilidad del peso mexicano refleja en gran parte un deterioro de los fundamentos (por ejemplo, un aumento del déficit de cuenta corriente, una caída de los flujos entrantes de cartera y una posición fiscal erosionada), creemos que en parte puede explicarse también por el riesgo de que las elecciones presidenciales de EE.UU. podrían traducirse en un mayor grado de proteccionismo comercial con respecto a México", indicó.

El escenario de mayor proteccionismo se asocia con la posibilidad de que Donald Trump resulte victorioso. Esto ha encendido las alarmas de las autoridades mexicanas, entre ellas las del titular del Banco Central, Agustín Carstens, aunque el impacto sobre el peso podría ser de corto plazo.

Aunque es seguro que la contienda tensione el peso hasta las elecciones el 8 de noviembre, las últimas encuestas favorecen en gran medida a Hillary Clinton y una victoria de la candidata demócrata podría implicar alivio inmediato para la moneda mexicana.

El último debate presidencial se realizará el 19 de octubre y será la última gran instancia de los candidatos para dirigirse a la nación antes de los comicios.

Según UBS, si bien el traspaso del tipo de cambio a la inflación parece probable en México, el país está menos expuesto ya que una depreciación de 10% daría lugar a 100 puntos básicos de inflación dentro de un año en Chile o Perú, mientras que solo produciría un aumento de 50 puntos básicos en Colombia, Brasil y México.

"La gran interrogante que rodea a México es por qué el traspaso cambiario ha sido tan bajo hasta el momento", añadió. "En nuestra opinión, el traspaso del tipo de cambio es ya visible —a juzgar por el aumento de los precios de las mercancías y la ampliación de las presiones inflacionarias, medidas por índices de difusión— pero la inflación general se ha mantenido bajo control gracias a una serie de ítems (principalmente teléfonos móviles, arriendos, combustibles y alimentos frescos)".

México insiste en que no aumentará los impuestos en su presupuesto 2017, en tanto que el componente de ingresos del presupuesto se decidirá este mes. Sin embargo, el gobierno pretende recortar 239.700 millones de pesos (US$12.700mn) para lograr el primer superávit presupuestario primario en años. Concretar esto podría ser difícil con el inicio del ciclo de las elecciones presidenciales de México de 2018, entre otros temas como los precios de los combustibles.

"La liberalización de los precios de la gasolina podría ser una presión inflacionaria importante", indicó UBS.

La firma coincide con la afirmación del Banco Central de que el balance de riesgos para la inflación se ha deteriorado, según lo expuesto en las minutas de la última reunión de política monetaria. UBS espera que la inflación llegue a 3,2% en 2016 y 2017, "a pesar de que los riesgos para este último parecen sesgados al alza".