Reporte de Banca en Perú

Por
Viernes 26 de enero, 2018

Los bancos del sector privado de Perú registraron un aumento del crecimiento crediticio durante la segunda mitad del año pasado, con una economía en mejoría y una actividad interna más sólida que generó mayor demanda de préstamos.

Sin embargo, la recuperación crediticia está en riesgo, ya que la nación andina sufre trastornos políticos. El presidente Pedro Pablo Kuczynski apenas escapó del juicio político en diciembre tras haber sido vinculado al grupo de construcción brasileño Odebrecht. El hecho de que Kuczynski decidiera indultar al expresidente Alberto Fujimori solo días después de que su hijo, el diputado Kenji Fujimori, reuniera suficiente apoyo para bloquear la acusación —en un evidente quid pro quo— solo agravó la agitación política.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Con su capital político significativamente reducido, Kuczynski tendrá más dificultades para sacar adelante las reformas y los proyectos de inversión paralizados para impulsar un crecimiento económico más rápido. Fitch advirtió este mes que las tensiones políticas habían planteado nuevos desafíos de gobernabilidad para Perú y que podrían afectar negativamente las inversiones y el crecimiento del PIB, tanto este año como en 2019.

RECUPERACIÓN DE CRECIMIENTO CREDITICIO

Los préstamos al sector privado crecieron en dos dígitos en la primera mitad de esta década, cuando el fuerte crecimiento económico de Perú fue impulsado por el auge de los commodities. Sin embargo, el término de dicho auge golpeó fuertemente a la economía, con una desaceleración del PIB de 5,8% en 2013 a 2,4% en 2014. Con ello, la tasa de crecimiento de los préstamos al sector privado se desaceleró de 12,9% en 2013 a 9,6% en 2014, a 8% en 2015 y a 5,6% en 2016, según cifras del Banco Central.

El ritmo de los préstamos continuó desacelerándose en el primer semestre de 2017, pero en la segunda mitad del año se aceleró gracias a la mejora de la economía y la mayor demanda interna.

Los préstamos de los bancos privados crecieron 5,5% el año pasado en comparación con el 4,5% de 2016, de acuerdo con la asociación bancaria local Asbanc. Los créditos a particulares y familias aumentaron 6,7% en 2017 y aquellos a empresas subieron 4,8%.

Si la economía continúa mejorando y el riesgo político disminuye, Perú podría volver a tasas de crecimiento crediticio de dos dígitos dado el vasto potencial de prestar más a las muchas familias de bajos ingresos y pequeñas empresas con acceso limitado o nulo al financiamiento bancario, dijo a BNamericas el gerente de estudios económicos de Asbanc, Alberto Morisaki.

Pero las consecuencias de la casi destitución de Kuczynski, que debilitó fuertemente al presidente, y las continuas investigaciones de corrupción relacionadas con Odebrecht, han hecho que el crecimiento económico y crediticio sea mucho más incierto.

Buenas noticias económicas surgieron del FMI el jueves. El organismo multilateral prevé que el crecimiento de la economía peruana se acelerará significativamente desde el 2,7% del año pasado a 4% tanto en 2018 como en 2019.

Un crecimiento más fuerte será impulsado por una mayor demanda interna, exportaciones robustas, reformas estructurales y una política fiscal y monetaria contracíclica, indicó el FMI.

Asbanc dio a conocer su pronóstico de crecimiento crediticio para 2018 el mismo día en que el FMI entregó el suyo, proyectando una expansión de préstamos de 7-9%. Una mayor demanda de créditos será impulsada por la inversión pública y privada, así como por el consumo del sector privado.

Los miembros de Asbanc finalizaron el año pasado con un índice de morosidad bastante saludable de alrededor de 3%. Después de algunos años de cartera vencida en alza, los próximos años podrían ver una tendencia a la baja si la recuperación económica gana fuerza.

ACTORES PRINCIPALES

El sistema financiero está compuesto por 16 bancos privados, el estatal Banco de la Nación y una amplia gama de entidades no bancarias. La banca peruana es una de las más concentradas de América Latina, con cuatro actores disfrutando de una posición dominante, y no hay señales de que esto vaya a cambiar en el futuro previsible.

Banco de Crédito, controlado por el holding local de servicios financieros Credicorp, es por lejos el mayor actor con más del 30% de los préstamos y depósitos.

Las filiales del español BBVA y del canadiense Scotiabank ocupan el segundo y tercer lugar, respectivamente, en la clasificación de créditos y depósitos, lo que refleja sus fuertes apuestas en Perú, que incluyeron adquisiciones de grandes bancos locales.

[GRAFICO:FIGURA:ID_5522_1517002811893]

[GRAFICO:FIGURA:ID_5524_1517002818912]

En el caso de Scotiabank, Perú forma parte de un fuerte enfoque estratégico en los países que forman parte del grupo comercial Alianza del Pacífico, que también incluye a Chile, Colombia y México.

Varios otros bancos extranjeros están también presentes en Perú, entre ellos importantes nombres como Santander, Citigroup y el chino ICBC, aunque con cuotas de mercado más pequeñas.

El tamaño físico de la banca privada ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años. El número de bancos aumentó a 16 frente a los 15 de 2011, mientras que el número de sucursales y cajeros automáticos se elevó de 1.603 a 2.112 y de 5.042 a 7.677, respectivamente, en noviembre, según las últimas cifras de Asbanc.

ORGANISMOS DEL SECTOR

Creada en 1967, Asbanc promueve el crecimiento del sector privado del sistema financiero, proporcionando una amplia gama de servicios de información para sus miembros.

El sector bancario es supervisado por el regulador de servicios financieros SBS, que también monitorea las industrias de seguros y pensiones privadas. Además, SBS es la entidad a cargo de prevenir y detectar el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.

REGULACIONES

SBS publicó un borrador de la normativa que regirá la implementación de una ley diseñada para fortalecer las entidades locales de ahorro y préstamo, las llamadas cajas municipales.

Según la ley, que aumenta los requisitos de capital mínimo y refuerza el gobierno corporativo, las entidades también pueden ofrecer productos adicionales y vender acciones a inversionistas privados, entre otras actividades financieras.

De acuerdo con otra ley, las cajas municipales pueden participar en el programa gubernamental de inversión Obras por Impuestos. Como parte del plan de crédito fiscal, la autoridad tributaria Sunat permite a las empresas invertir una parte de sus impuestos en proyectos locales de infraestructura.

INCLUSIÓN FINANCIERA

Perú ha logrado avances significativos en términos de inclusión financiera en los últimos años, y es internacionalmente conocido por tener uno de los mejores entornos regulatorios del mundo al respecto.

El país ha estado también entre los líderes en América Latina en el uso de agentes de distribución no bancarios (tiendas de abarrotes, farmacias y otros establecimientos comerciales pequeños) para llegar a una mayor proporción de la población con servicios bancarios básicos, especialmente en áreas remotas y rurales.

[GRAFICO:FIGURA:ID_5520_1517002864700]

Los ratios de préstamos y depósitos como porcentajes del PIB aumentaron a 40,3% y 38,6% a fines del año pasado, respectivamente, comparado con el 30,4% y 32,3% de fines de 2011, según el último informe de inclusión financiera de SBS.

A pesar del progreso, los ratios siguen siendo muy bajos en comparación con las naciones desarrolladas, y en comparación con otros países latinoamericanos más avanzados como Chile, Brasil y Panamá.

El bajo nivel de penetración bancaria también se puede ver al medir los préstamos per cápita.

"El ecosistema bancario peruano está centralizado en áreas urbanas, y el país tiene la penetración bancaria más baja de América Latina", dijo a BNamericas María Camila Gómez, vicepresidenta de soluciones globales de asesoría de la organización sin fines de lucro Accion. A través de inversiones directas y asesoramiento, Accion apoya el desarrollo de las microfinanzas en América Latina.

En su última consulta del Artículo IV para el país, el FMI recomendó una mayor inclusión financiera a las autoridades peruanas.

A fin de acelerar el proceso de inclusión financiera, Perú siguió el ejemplo de algunos otros países de América Latina y adoptó una estrategia nacional de inclusión financiera en 2015.

"La regulación es la manera más efectiva de promover o impedir la inclusión financiera, y muchos gobiernos latinoamericanos, como Perú, Colombia y Argentina, han reconocido la importancia de tener una estrategia de inclusión financiera", sostuvo Gómez.

La estrategia involucra tanto al sector público como al privado y da mucho énfasis a la educación financiera.

Este mes Asbanc indicó que el 67% de los bancos que la conforman habían emprendido iniciativas de educación financiera el año pasado, por sobre el 53% de 2016 y el 39% de 2012.

Según SBS, el objetivo de inclusión financiera es que el 75% de la población adulta tenga una cuenta en el sistema financiero en 2021. SBS desempeñará un papel clave en este proceso, pero el sector privado tendrá que jugar el papel principal, de acuerdo con el organismo de control.

FUTURO DIGITAL Y FINTECHS

La banca digital y las fintechs están en aumento en varios países de América Latina y estas tendencias también comienzan a surgir en el mercado peruano. Asbanc se comprometió a apoyar al gobierno en todos sus esfuerzos para promover los servicios digitales, incluidos los servicios financieros.

Perú ha estado a la vanguardia tecnológica regional con el lanzamiento en febrero de 2016 de un servicio de billetera móvil conocido como Bim, creado por Asbanc y la empresa informática Ericsson con el objetivo de conectar 2,1 millones de personas al sector bancario para 2019. Bim, la billetera electrónica del Modelo Perú, ha recibido elogios desde el exterior, incluido el grupo de expertos del Centro para la Inclusión Financiera, vinculado a Accion.

Según un informe publicado en mayo por el BID y Finnovista, Perú tenía 16 fintechs, que representan el 2,3% del total de América Latina.

Aún no está claro si el número creciente de fintechs se convertirá en competidores o socios de los bancos comerciales de Perú, según el presidente de Asbanc, Óscar Rivera. En cualquier caso, no hay vuelta atrás en términos del impacto que la tecnología tendrá en los servicios financieros en el futuro, dijo Rivera en la Business Innovation Summit 2017.

SBS observa el mercado local de las fintechs para redactar las reglamentaciones. Existe una "tremenda oportunidad" para que el sector fintech en Perú "mejore radicalmente" los niveles de acceso y la calidad del servicio para aquellos que no tienen acceso a la banca o están desatendidos por los bancos tradicionales, dijo Gómez.

"El gobierno y los reguladores peruanos, las instituciones financieras tradicionales y los nuevos modelos fintech tienen un papel importante que desempeñar para construir un ecosistema que pueda ofrecer una gama completa de servicios financieros asequibles y de alta calidad para los desatendidos", agregó.

En Perú, los socios de Accion incluyen a TiendaPago, fintech emergente que ayuda a las pequeñas empresas a acceder a capital de trabajo a corto plazo para administrar mejor el inventario y el flujo de caja. Estas empresas generalmente son demasiado pequeñas para acceder a préstamos de instituciones financieras tradicionales, señaló Gómez.

PERSPECTIVA

Dado el alto riesgo político y las perspectivas económicas inciertas, es probable que los nuevos bancos extranjeros no ingresen al mercado hasta que estos temas ofrezcan mayor claridad y certeza.

Sin embargo, Morisaki, de Asbanc, dijo a BNamericas que la banca peruana ofrece atractivas oportunidades a largo plazo para los bancos extranjeros debido a sus bajos niveles de inclusión financiera y alta rentabilidad.

El ROE promedio de los miembros de Asbanc bordeó el 17% el año pasado, significativamente más que el ROE de los países desarrollados y varios otros países de mercados emergentes.

Además del atractivo potencial de crecimiento y rentabilidad, Perú ofrece un gobierno favorable al mercado, una gestión macroeconómica prudente y un sistema financiero estable y bien regulado. Por lo tanto, si los políticos del país pueden actuar juntos y dejar que la economía crezca en todo su potencial, no debería sorprendernos que más bancos internacionales decidan aterrizar en suelo peruano.

En la foto: protestas contra el indulto a Fujimori y la corrupción en Lima en diciembre pasado, cuando la presidencia de Pedro Pablo Kuczynski pendía de un hilo