A. Latina avanza en transparencia fiscal

Por
Viernes 09 de febrero, 2018

En términos de esfuerzos globales para combatir la evasión fiscal, este año es particularmente importante.

Esto ya que los principales centros financieros de Suiza y Panamá debieran implementar el Estándar Común de Reporte (CRS) de la OCDE, una de las diversas iniciativas internacionales diseñadas para aumentar la transparencia tributaria.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Ambos países son vistos como jurisdicciones secretas cuando se trata de compartir información financiera. De hecho, el grupo de defensa internacional Tax Justice Network (TJN) califica a Suiza como el "abuelo de los paraísos fiscales del mundo".

Panamá, que se convirtió en el centro de atención tras el escándalo de los papeles de Panamá, trabaja para limpiar su imagen. La adopción del CRS es parte de estos esfuerzos.

En enero el país se convirtió en el signatario número 98 del Acuerdo Multilateral entre Autoridades Competentes, una de las cuatro partes integrantes del CRS. Y, con Barbados y Jamaica, el centro financiero de la región firmó el histórico Convenio Multilateral BEPS para fortalecer los tratados fiscales. Otros signatarios del BEPS fueron Costa de Marfil, Malasia y Túnez.

"Felicito a Panamá por dar este sustancial paso para la puesta en marcha de una verdadera red global de intercambio automático de información de cuentas financieras", dijo el subsecretario general de la OCDE, Masamichi Kono, en la firma del acuerdo del CRS. "La firma deja a Panamá en excelente posición para cumplir plenamente con su compromiso de comenzar los intercambios del CRS con todos los socios apropiados interesados en septiembre de este año".

Otras jurisdicciones de la región que debieran implementar el estándar este año son Brasil, Chile, Costa Rica, Bahamas, Granada, Belice, Uruguay y Barbados.

TJN, en su Índice de Secreto Financiero 2018, señaló que Panamá puede elegir con quién intercambia información bajo el CRS y que el alcance del BEPS es limitado.

"Más importante aún, estos compromisos se pueden ver por las acciones cínicas que representan si se colocan al lado de otras actividades en curso de Panamá: como la venta de pasaportes para que la información fiscal de las personas que mantienen su dinero en otras jurisdicciones signatarias del intercambio automático se envíe a las autoridades de su nuevo 'país' —Panamá— donde es muy probable que no hagan nada al respecto", agregó.

Se estima que unos US$21.000mn-32.000mn de patrimonio financiero privado se encuentran en jurisdicciones secretas y están mínima o levemente sujetos a impuestos, según el TJN.

Los inversionistas, en particular las organizaciones multilaterales y las agencias gubernamentales de desarrollo, toman en cuenta la transparencia financiera al evaluar un país o proyecto.

"En el comercio internacional y otras transacciones intergubernamentales, los países obviamente juzgarán a sus contrapartes extranjeras sobre su preparación y capacidad para implementar efectivamente iniciativas como el CRS", dijo a BNamericas la titular de operaciones centroamericanas de la firma de servicios de cumplimiento financiero y comercial TMF, Lyndsey Wheeler (en la foto).

Según la ejecutiva, si bien la implementación de estándares como el CRS da dolores de cabeza a los principales actores, instituciones financieras y reguladores en áreas como tecnología y recursos, la adopción vale la pena.

"El costo de ser excluido de los acuerdos comerciales internacionales, la inaccesibilidad a la ayuda internacional y la posibilidad de deterioro de la cooperación internacional, así como su inclusión en la lista negra, puede ser mucho más elevado", sostuvo Wheeler.

"Es especialmente importante para los mercados en desarrollo de las Américas porque todavía hay países que dependen en gran medida de la ayuda internacional. Eso definitivamente hará que se convenzan de participar en estas iniciativas", agregó.

En enero la Unión Europea eliminó a Panamá, Barbados y Granada de su lista negra de paraísos fiscales no cooperadores luego de que las autoridades evaluaran los compromisos de mejora asumidos por las tres naciones. La lista original del 5 de diciembre provocó una pronta respuesta de los países.

"La decisión de la Unión Europea ha demostrado la realidad de Panamá", dijo el mes pasado la vicepresidenta panameña, Isabel de Saint Malo, a través de Twitter. "Nuestro compromiso ha sido y continuará siendo cumplir con los más altos estándares de transparencia internacionales".

Las compañías que están bajo el CRS incluyen bancos, aseguradoras, fondos, fideicomisos y administradoras de activos.

De acuerdo con Wheeler, República Dominicana lanzó una iniciativa de transparencia que requiere que las empresas, a partir de este año, proporcionen la información final de beneficiarios reales en sus declaraciones de impuestos.

El esquema es el primero de este tipo para la compañía en la región conformada por Centroamérica, Jamaica y República Dominicana.

Países como Perú, República Dominicana, Jamaica, El Salvador, Ecuador, Bolivia, Paraguay, Nicaragua y Guatemala no han adoptado el CRS.

Algunas de estas naciones, sin embargo, han firmado la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Fiscal de la OCDE.

"Esto confirma a la comunidad internacional que la cooperación tributaria internacional y la lucha contra la evasión fiscal internacional están en la agenda de estos gobiernos", dijo Wheeler.

La ejecutiva considera que eventualmente algunos se unirán al CRS y recibirán ayuda para implementar el estándar.

Las instituciones financieras en los países signatarios son el foco principal del estándar y se enfrentan a la tarea más grande en términos de implementación. Recopilar datos y desarrollar tecnología para transmitirla a las autoridades fiscales son obstáculos importantes.

"Tienen una obligación bajo el CRS y los datos son el factor más importante y también el mayor desafío", sostuvo Wheeler. "Tienen tantas cuentas y tienen que recoger esta información adicional que se requiere para cumplir".

En términos de plazos, la OCDE ha sido flexible con los países que implementan el estándar debido a las complejidades asociadas, entre ellas las denominadas jurisdicciones de primer adoptante: Argentina, Curazao, Islas Vírgenes Británicas e Islas Caimán.

Otros primeros adoptantes que se comprometieron a comenzar a intercambiar automáticamente información fiscal a partir de 2017 son México, Colombia e Islas Turcas y Caicos.

Las sanciones por incumplimiento varían en la región, pero incluyen tanto multas como penas de prisión.