Reporte de Seguros en el Caribe

Por
Lunes 12 de febrero, 2018

Para el sector de seguros del Caribe, 2017 será recordado para siempre por las multimillonarias pérdidas de los huracanes Irma y María, un golpe catastrófico que contribuyó al año más costoso jamás registrado a nivel mundial en desastres relacionados con el clima.

Combinado con las otras tormentas, sequías e incendios forestales del año pasado, el total de pérdidas económicas globales por desastres relacionados con el clima alcanzaron US$344.000mn, incluidos US$132.000mn en pérdidas aseguradas, según un informe de enero de la consultora de riesgos Aon Benfield.

Inicia tu prueba gratuita de 15 días ahora!

cta-arrow

¿Ya eres suscriptor? Por favor inicie sesión

Solo en el Caribe, Irma y María generaron pérdidas económicas por US$94.600mn y pérdidas aseguradas por US$34.800mn, lo que arroja gran incertidumbre sobre el futuro económico de las islas más golpeadas, ya que la industria aseguradora enfrenta ahora un nuevo capítulo en la región.

Afortunadamente, las aseguradoras locales estaban bien respaldadas por el reaseguro, y la propia industria reaseguradora estaba bien preparada para un año de grandes desastres, con aproximadamente US$600.000mn en capital, de acuerdo con Aon Benfield.

Además, las estimaciones de daños han disminuido significativamente con respecto a las proyecciones iniciales después de las tormentas, lo que ha llevado a la corredora de reaseguros Willis Re a afirmar que las tasas de renovación de reaseguros no verían un aumento tan pronunciado como se esperaba en un principio.

La siguiente tabla detalla las estimaciones de Willis Re para los aumentos de la tasa de renovación de 2018 para los territorios del Caribe que se vieron afectados por los huracanes, y aquellos que no.

"A pesar de la presión de las reaseguradoras para que mejoren los términos y condiciones, el mercado en general ha sido ordenado", consigna el informe Willis Re 1st view 2018: Extreme Weather, Calm Market.

"Ha sido metódico y eficiente, calmándose el mes pasado tras un hiato inmediato después de HIM [Harvey, Irma y María]", añadió la firma.

"Con algunas excepciones, la mayoría de las reaseguradoras han estado discerniendo, negociando sensatamente y, lo que es más importante, de una manera que es compatible con sus relaciones comerciales a largo plazo", precisó.

En lo que respecta específicamente al Caribe, Willis Re manifestó que las reaseguradoras buscan llevar los términos y condiciones a los niveles de 2012 después de varios años de descensos graduales en la tasa de renovación, aunque "con un éxito variable".

De acuerdo con la compañía, las islas afectadas están siendo tratadas caso por caso y sigue habiendo abundante capacidad.

UN VISTAZO AL SECTOR

Mientras sigue monitoreando los acontecimientos, A.M. Best aún no toma medidas con respecto a ninguna de las compañías de seguros del Caribe que califica en respuesta a los impactos de las tormentas.

"Las estimaciones de pérdidas probablemente se mantendrán dentro de los límites de cobertura de reaseguro y la tolerancia al riesgo neto de cada compañía", señaló la agencia en una nota a inversionistas. "Las aseguradoras locales que operan en Puerto Rico y el Caribe generalmente realizan retenciones de propiedad muy modestas debido al modesto apetito por el riesgo de exposición a propiedad. Por lo tanto, estas aseguradoras hacen un uso extensivo del reaseguro de cuota parte y reaseguro catastrófico, que a lo largo de los años les ha servido bastante".

Las siguientes tablas detallan la información financiera y de calificación previa a los huracanes para las empresas cubiertas por A.M. Best que tienen sede exclusivamente en el Caribe.

La agencia entregó también una visión general del impacto de las tormentas en el 3T17, indicando que "las aseguradoras primarias sufrieron grandes pérdidas, pero estaban preparadas para estos eventos y contaban con programas de reaseguro apropiados ayudados en gran medida por los precios blandos del reaseguro".

"Con una parte de las pérdidas cedidas al reaseguro y los mercados retro, las compañías con problemas de concentración serán las más afectadas por las catástrofes del tercer trimestre, y la mayoría ha informado pérdidas técnicas sustanciales para el trimestre", indicó A.M. Best, agregando que la industria seguros generales y reaseguros generalmente permanece bien capitalizada.

LA PESADILLA DE PUERTO RICO

El territorio estadounidense de Puerto Rico sobresale como una de las economías más grandes de la región —una que ya enfrentaba una crisis financiera antes de las tormentas— y que recibió los impactos significativos de dos huracanes en solo un par de semanas.

Descrito por Aon Benfield como "el evento financiero más prolífico jamás registrado en las islas del Caribe", el huracán María arrasó con Dominica antes de chocar con Puerto Rico, paralizando la ya alicaída red eléctrica de la isla y matando a cientos si no miles de personas, mientras continúa la recuperación de cuerpos desde el barro y los escombros.

Las estimaciones finales de pérdidas aseguradas aún varían, aunque los datos de Aon Benfield sugieren que el daño en el Caribe provocado por Irma bordea los US$25.000mn, principalmente en Puerto Rico. La estimación se ubica aproximadamente en el medio de las proyecciones del modelo de catástrofe. El impacto resultante motivó una reevaluación de la industria de seguros de la isla, incluida la cobertura de interrupción de negocio, y la remodelación completa de la industria sigue evolucionando.

A.M. Best proporcionó un análisis de las aseguradoras cuyas primas emitidas directas de propiedad en Puerto Rico representan el 50% o más del total de primas emitidas directas con información del 3T17, como se detalla en la siguiente tabla.

"Todas menos United Surety & Indemnity Company incurrieron en pérdidas técnicas en el tercer trimestre", señaló la agencia.

"Estas pérdidas condujeron a una disminución general en el excedente de 7,0% para las aseguradoras de propiedad puertorriqueñas, con cuatro de las siete empresas experimentando disminuciones en el superávit superiores al 9% durante el trimestre", continuó. "Solo una aseguradora, Integrand, registró una disminución en el excedente superior a 10%".

La firma notó, sin embargo, que la mayoría de las pérdidas provocadas por los huracanes se traspasarán a las reaseguradoras.

"Las ganancias de estas compañías se han visto afectadas por el huracán María, pero no esperamos tomar acciones de calificación como resultado directo del huracán", sostuvo A.M. Best.

ECONOMÍAS DIVERGENTES

Si bien las tormentas son el centro de atención, es importante mencionar otras influencias importantes en las economías de la región.

[GRAFICO:FIGURA:ID_5634_1518452383661]

[GRAFICO:FIGURA:ID_5635_1518452399595]

En 2017, el diverso mercado de seguros del Caribe, existente dentro de múltiples marcos regulatorios y variadas economías, se había beneficiado de un mercado de reaseguros relativamente blando y una frecuencia de desastres naturales por debajo de la media y se había debilitado por la caída del precio del petróleo en 2014-2016, particularmente en los territorios que dependen en gran medida de las exportaciones del hidrocarburo.

Sin embargo, ambas influencias revirtieron el curso el año pasado. Los precios mundiales del petróleo se recuperaron significativamente en 2017, y el mercado de reaseguros está subiendo las tasas este año por primera vez en cinco años.

Las últimas influencias buscan mejorar la creciente divergencia entre los territorios cuyas economías se basan principalmente en el turismo y otros que se basan en la exportación de commodities, en particular los exportadores de petróleo como Trinidad y Tobago y Surinam.

Según el FMI, la economía de Surinam se contrajo 10,5% en 2016, mientras que Trinidad lo hizo en 5,1%. No obstante, con el repunte de los precios del petróleo, el PIB de Trinidad y Tobago volvió a contraerse, pero solo 3,2% en 2017, y por primera vez en cinco años podría crecer, a 1,9% en 2018, según el organismo multilateral. Asimismo, el PIB de Surinam mostró una contracción de 1,2% en 2017, y el FMI espera que la economía se expanda 1,2% en 2018.

A.M. Best precisó que Barbados se ha convertido en una preocupación, con el aumento de los déficit fiscales y la disminución de las reservas del gobierno que presionan las calificaciones soberanas. Aunque el gobierno actual se comprometió con la consolidación fiscal y la venta de activos, es poco probable que pueda reducir significativamente el elevado déficit en cuenta corriente o reconstruir sus reservas internacionales en el corto plazo. La falta de acción por parte de los gobiernos en el corto plazo podría conducir a un evento de liquidez o desestabilización de la actual paridad 2:1 con el dólar estadounidense.

RESPUESTA AL CAMBIO CLIMÁTICO

Más allá de los impactos de Irma y María, la temporada de huracanes intensamente destructiva que se produjo en el tercer año más cálido de la historia renovó la atención sobre el cambio climático y sus efectos en los territorios altamente expuestos.

En una conferencia de noviembre que recaudó US$1.350mn para la recuperación de la zona afectada, el secretario general de la ONU, António Guterres, describió una triple amenaza para la región: el cambio climático, las altas cargas de deuda y el limitado acceso a financiamiento concesional (préstamos con mejores condiciones que las del mercado).

"Es hora de que los mecanismos a largo plazo reconozcan las vulnerabilidades como la nueva normalidad", dijo. "Ya no podemos confiar en excepciones y decisiones ad hoc", añadió, citado por IRIN News, servicio de noticias independiente centrado en crisis humanitarias.

La percepción es compartida por el FMI, la Caricom, la Cepal, el Banco Mundial y otras organizaciones que llaman la atención hacia el Caribe, incluyendo llamados a mejorar los programas de bonos catastróficos como el CCRIF (que pagó US$50,7mn con Irma y María) y la exploración de otros mecanismos, como los canjes de deuda para mitigación de riesgos y los procesos para agilizar la eficiencia del reaseguro.

Según un informe reciente de Moody's, las siguientes siete naciones del Caribe están particularmente expuestas a futuros desastres relacionados con el clima: San Vicente y las Granadinas (calificación 'Aa2' / perspectiva Estable), Bahamas ('Baa3' / Negativa), Jamaica ('B3' / Estable), Trinidad y Tobago ('Ba1' / Estable ), San Martín ('Baa2', calificaciones en revisión), Barbados ('Caa3' / Estable) e Islas Caimán ('Aa3' / Estable).

Moody's agregó que las economías más pequeñas y menos diversas estuvieron particularmente expuestas, citando a San Vicente y las Granadinas como una de las más expuestas y menos resilientes, dada su muy pequeña economía, alta concentración económica (turismo marítimo), desastres naturales frecuentes y bajos niveles de ingresos.

De acuerdo con la agencia, Bahamas también presenta alta exposición, "aunque la situación se ve un tanto mitigada por los niveles de ingresos más altos, mientras que Jamaica tiene la menor resiliencia debido a los bajos niveles de ingresos y la limitada flexibilidad fiscal del gobierno".