Banca - Argentina - Regional

Congelamiento de Depósitos Dañará a Bancos en el Corto Plazo

Congelamiento de Depósitos Dañará a Bancos en el Corto Plazo

Por -

La decisión que tomó el gobierno argentino el sábado de congelar parcialmente los depósitos tendrá un efecto negativo en los bancos en el corto plazo, lo que hará que la economía se contraiga aún más, afirmó el analista de calificación de servicios financieros argentinos de Standard & Poors, Cristian Krossler.

Por un período de 90 días, el público podrá retirar sólo US$250 a la semana en efectivo des sus cuentas. El Gobierno limitó también las transferencias de fondos al extranjero a US$1,000 y tomó varias medidas más para dolarizar el sistema financiero, como la prohibición a los bancos de ofrecer créditos en pesos. Las operaciones de comercio internacional y los pagos de deudas están exentas de dichas restricciones.

Las medidas fueron tomadas para detener la fuga de depósitos y el aumento de las tasas de interés interbancarias, las cuales alcanzaron niveles del 900% en noviembre, señaló Krossler. El sistema financiero argentino la semana pasada presenció el retiro de depósitos por US$2.000mn, o de un 3% del total de éstos, debido al temor de que el Gobierno pudiese congelarlos.

Junto con poner un freno al caótico retiro de depósitos del viernes, se hará que el gasto de consumo disminuya, debido a que los argentinos no están culturalmente preparados para pasar a un sistema de pago electrónico.

El analista comentó que al igual que toda América Latina, Argentina es una sociedad que se mueve con efectivo.

El hecho de que haya menos efectivo en la mano, junto con una aversión a las tarjetas de crédito y a la carencia de infraestructura minorista para tarjetas de crédito y débito, hará que la economía continúe contrayéndose en el corto plazo, indicó.

Aún si las medidas logran detener con éxito la salida de efectivo de las instituciones financieras y disminuir la evasión tributaria, otras variables soberanas serán los factores decisivos para la alicaída economía argentina, dijo el ejecutivo.

Lo más importante será si los acreedores de deudas internacionales aceptan o no el canje de la deuda del Gobierno. El viernes pasado se completó la primera fase del cambio de deuda con los acreedores locales, que según se informó canjearon US$50.000mn en bonos federales y provinciales por bonos nuevos de vencimientos más largos y menores tasas de interés.

"Si este segundo período de canje resulta exitoso, lo más probable es que la situación mejore en el mediano plazo. Si no, podría no haber largo plazo", señaló.

Recientemente S&P rebajó la calificación para deudas pendientes de los bancos argentinos a 'CC', mientras que los depósitos se encuentran con una calificación 'B', agregó Krossler.

Los analistas estiman que los efectos de la crisis podrían afectar indirectamente e impactar de forma poco significativa a los bancos en Brasil, Chile y México, y agregaron que México debiera ser el menos afectado. La calidad de los activos ha permanecido estable en estos tres mercados, y no se espera que la calidad de los activos baje mucho en el futuro cercano, señalaron los analistas de S&P en una conferencia telefónica el miércoles.

Brasil es el mercado más susceptible al deterioro de la calidad de los activos nominales, pero este efecto podría ser amortiguado gracias a las conservadoras provisiones que tomaron este año los bancos brasileños. Las fuertes provisiones del sector bancario fueron reforzadas por las regulaciones del Banco Central a principios del 2001, explicó el analista de S&P Brasil, Daniel Araujo.

Una amenaza significativa específica para los mercados chileno y mexicano es el alto nivel actual de desempleo, dijo el analista.

En Chile, los mayores aranceles de importación impuestos por Argentina han hecho que las exportaciones se hayan reducido en un 6% en lo que va del año, además del impacto indirecto de la desaceleración de los mercados internacionales. En contraste, los préstamos comerciales y de consumo debieran aumentar durante el 2002.