Metales - Venezuela

ANÁLISIS: Crisis energética y devaluación, nuevos obstáculos para Sidor

ANÁLISIS: Crisis energética y devaluación, nuevos obstáculos para Sidor

Por -

El 30 de diciembre, la siderúrgica estatal venezolana Sidor no solo se preparaba para cerrar el año. También se preparaba para replantear las expectativas de producción para el 2010, porque debió apagar los cuatro hornos de la acería de planchones y uno del área de palanquillas.

Ahora sus expectativas de producción se redujeron sustancialmente, pues ya desde octubre Sidor -la mayor siderúrgica del país- venía operando solo cinco horas diarias los hornos eléctricos de las acerías de palanquillas y planchones, debido al racionamiento de energía.

Al dar cumplimiento a esa medida del Gobierno de Venezuela, Sidor deberá replantear sus metas de producción para este año, pues de acuerdo con un delegado del sindicato único de trabajadores de la industria siderúrgica y sus similares (Sutiss) actualmente en la acería de planchones, donde se producen en condiciones normales 220t/m, al cierre de enero se prevé una producción de 75t/m.

Las estimaciones del sindicato apuntan a que Sidor registre una baja en los niveles de producción del 80%.

Si bien el titular del Ministerio de Industrias Básicas y Minería (Mibam), Rodolfo Sanz, dijo que la empresa prevé una baja de 35% en las exportaciones el 2010, para garantizar el suministro de cabillas de construcción al mercado local, el panorama se puede hacer más complicado, porque el horno donde se fabrican insumos como la palanquilla está paralizado.

Según cifras del Banco Central de Venezuela, en condiciones normales Sidor aporta el 50% del acero para las obras de vivienda que lleva a cabo el gobierno.

Dada la situación actual de la empresa, es factible que el desarrollo de esas obras se vea afectado pues los materiales que más se consumen en esos proyectos son cabillas y productos no planos de hierro y acero.

Acá surge la posibilidad de que Sidor tenga que importar esos materiales para mantener aliviada la demanda en el mercado local y poder cumplir con esos compromisos de vivienda.

OTRO INGREDIENTE

El 8 de enero, el presidente Hugo Chávez decretó dos tipos de cambio para el bolívar: uno de 4,3 bolívares por dólar, que se aplicará a la mayoría de los productos y servicios, y otro de 2,6 bolívares por dólar, que se utilizará para productos considerados esenciales, como alimentos, medicinas y maquinaria industrial.

Por eso, a pesar de que Sidor pueda atender la demanda del marcado local, ahora también deberá comenzar a vender sus productos a un nuevo precio ajustado a esa nueva diferencia cambiaria.

Los precios que Sidor da a sus clientes locales están dados en dólares, por eso, al devaluarse la moneda en 50%, estos se duplican, lo que podría llevar a un fuerte incremento en las compras en mercados externos.

Ese ajuste también hará que las empresas aguas abajo, clientes de Sidor, sean menos competitivas, pues no podrán acceder a productos más costosos.

Este incremento de precio quizás se verá más reflejado cuando Sidor comience a vender sus productos a países como Irán, Rusia o China, pues a diferencia de venderle a Colombia, a menos kilómetros de su planta, deberá asumir el pago de fletes más costosos que harán aun más caros sus productos.

Estos factores se convierten en un nuevo obstáculo que deberá salvar Sidor el 2010, luego de afrontar problemas durante el año pasado como el incendio en la planta Midrex II y la paralización del área de planchones por un accidente fatal.

Sector

Región

Related Sector