Petróleo y Gas - México

Reportaje: Proyección de producción y futura reforma

Reportaje: Proyección de producción y futura reforma

Por -

Puede que la interrogante más crítica que enfrente México después del acalorado y extenso proceso para aprobar la reforma energética sean los efectos que esta tendrá en la tasa de producción petrolera y si se requerirá otra reforma más adelante.

PEP, la filial de exploración de la petrolera estatal Pemex, ha registrado una constante reducción en su producción desde el 2004, y esta disminución no muestra signos de menguar. La producción el tercer trimestre fue de 2,76 millones de barriles diarios (Mb/d), volumen que representó una merma de 300.000b/d frente a igual período del año pasado.

Y dado que el Gobierno mexicano recibe de la paraestatal aproximadamente un 35% de los ingresos federales, el impacto de la menor producción, sumado al desplome de los precios del petróleo, podría tener graves repercusiones en el país latinoamericano.

El declive en la tasa de producción tiene su origen en el prolífico campo Cantarell, que en algún momento generó más del 60% de la producción total de la empresa. No obstante, su producción ahora representa menos de un 40%, o cerca de 1Mb/d.

Los analistas de México concuerdan en que, más allá de la reforma, la producción del país continuará disminuyendo principalmente porque la mayoría de los campos productores como Cantarell ya alcanzaron su etapa de madurez. En marzo, la paraestatal calculó que un 83% de las reservas probadas están en campos que se encuentran en declinación o que están a punto de llegar al punto inicial de declinación.

"Creo que nada detendrá la baja en la producción de petróleo a corto o mediano plazo porque el problema que tiene Pemex en lo fundamental es que la mayoría de sus campos son maduros y la producción está declinando y no se han hecho hallazgos importantes que los reemplacen", dijo a BNamericas el experto del sector energético mexicano David Shields.

De igual modo, la analista de PFC Energy RoseAnne Franco señaló que la reforma energética no impactará en lo más mínimo la producción mexicana inmediata, aunque en el mediano plazo se podría alcanzar una mejora marginal.

"En el largo plazo, cobrará importancia la decisión de si permiten inversiones privadas en las operaciones en aguas profundas", agregó la analista.

Por su parte, la consultora estadounidense Eurasia Group proyectó un sombrío escenario en un informe recientemente publicado.

Para comenzar, Eurasia citó a ingenieros anónimos de Pemex quienes habrían señalado que la producción de Cantarell podría incluso disminuir a una tasa mayor que las indicadas en las estimaciones oficiales, llegando a caer a 800.000b/d hacia fines del 2009.

A pesar de los esfuerzos de la compañía por inyectar nitrógeno para minimizar el declive en la producción, la gran cantidad de incursiones en aguas saladas ha reducido el número de áreas posibles de perforar, indicó uno de los ingenieros según Eurasia.

Además, el informe cita a fuentes anónimas de la industria quienes señalan que la tasa de producción podría incluso caer por debajo de los 500.000b/d.

En tanto, Vinicio Suro, subdirector de planeación y evaluación de PEP, manifestó en julio que preveía que la producción de Cantarell caería a 1Mb/d hacia fines del 2008. Sin embargo, tan solo un mes después de estas declaraciones, la tasa de producción del campo disminuyó por debajo de ese nivel, hecho que marcó la producción más baja en condiciones normales de operación desde abril de 1990. Con esto, las proyecciones de la compañía para Cantarell no lograron inspirar confianza.

LÍNEAS DEFENSIVAS

El proyecto Ku-Maloob-Zaap (KMZ) de la Sonda de Campeche ha conformado la primera línea defensiva de Pemex para contrarrestar la menor producción de Cantarell. KMZ produjo en promedio 725.000b/d en los primeros nueve meses del 2008, un 35,9% más que en igual período del año pasado. La compañía indicó en agosto que durante el 2009 pretende alcanzar una producción de 800.000b/d en los tres campos.

No obstante, el informe de Eurasia sostiene que "probablemente este rápido aumento en la producción ha dañado considerablemente el proyecto KMZ, ya que está mermando su longevidad y su capacidad de producción. Esto se podría traducir en que, en lugar de estabilizar la producción en unos 750.000b/d durante varios años, tal y como prevé Pemex, el complejo podría enfrentar pérdidas de producción dentro de poco".

La experta en política mexicana Pamela Starr, en tanto, posee una visión distinta sobre la producción a corto plazo, pues prevé que esta volverá a los 3,1Mb/d.

"Es sorprendentemente extraño que, si observamos las cifras de producción de Pemex, todas cayeron abruptamente justo hace un año. No hay explicación para aquello, pero los rumores que circulan indican que el gobierno de Calderón habría instado a Pemex a no esforzarse mucho para que la compañía se viera en mal pie. No tengo otra evidencia para esto salvo las propias cifras de producción, pero estas son en sí muy sospechosas, así que eso me lleva a pensar que si el gobierno de Calderón quiere que la reforma funcione en el corto plazo, así lo hará", sostuvo Starr.

Resulta poco probable que la reforma evite que disminuyan la producción y las exportaciones de la compañía en el mediano y largo plazo a menos que se materialice un descubrimiento fortuito, como el de Cantarell, agregó la analista.

En lo que respecta al aumento en la producción a largo plazo, Pemex manifestó en marzo que su plan de aquí al 2021 es incrementar la tasa de producción de la cuenca marina sureste en 700.000b/d, alcanzar una producción en el campo Chicontepec de 600.000b/d, (en comparación con los actuales 30.000b/d) e incorporar otros 500.000b/d de las operaciones en aguas profundas del golfo de México.

No obstante, las actividades de exploración en la cuenca marina sureste deberán enfrentar un sinnúmero de desafíos. Primero que todo, los posibles hallazgos serán mucho más pequeños que los descubiertos anteriormente y, por lo tanto, más costosos de desarrollar.

Además, la cantidad de ingenieros de Pemex ha disminuido en los últimos años y la especialización de los que quedan en la compañía ha sido superada por sus pares del sector privado, de acuerdo con el informe de Eurasia.

"Mientras Pemex continúe centralizando todas sus decisiones relativas a exploración, el grueso de los más experimentados y mejor equipados ingenieros del sector privado permanecerá desinformado de la mayoría de estas determinaciones", según el informe.

Y la exploración en aguas profundas deberá obviamente enfrentar las mismas dificultades, hecho que se suma a que la mayor disponibilidad de fondos y los nuevos contratos flexibles no lograrán impulsar las operaciones de la paraestatal en la región.

REFORMA ADICIONAL

Si bien lo más probable es que la nueva reforma incrementará la eficiencia y autonomía de Pemex, existen pocas posibilidades de que la legislación genere un avance significativo en el desarrollo de las operaciones de exploración y producción. Surge entonces la interrogante de si se requiere una reforma adicional en el futuro.

Incluso el director corporativo de finanzas de la paraestatal, Esteban Levín, entregó una señal nada de sutil en la conferencia donde se entregaron los resultados del tercer trimestre de la empresa, señalando que esperaban concretar una reforma adicional.

"La aplicación de estas leyes no generará un cambio inmediato. Pero sí irá generando para Pemex la posibilidad de ir en la dirección correcta", agregó el ejecutivo. En opinión de Levín, este representa un muy buen primer paso y al interior de la compañía esperan que la iniciativa se siga desarrollando en algún momento.

En primer lugar, México debe esperar los resultados de esta primera reforma, pero aquello tomará bastante tiempo. Por ejemplo, la secretaria de Energía, Georgina Kessel, señaló que los primeros contratos con incentivos no se firmarán sino hasta fines del próximo año.

Rubén Camarillo, senador del PAN y secretario de la comisión de energía del Senado, también destacó la necesidad de esperar a ver cómo se materializa la reforma, especialmente considerando el dinamismo de la industria de los hidrocarburos.

"Sería muy arriesgado en este momento decir si va a haber, si necesita algo o no necesita algo más. Yo creo que lo primero que tenemos que hacer es una evaluación de los resultados que vayamos encontrando, los de los estados que vayamos teniendo, y en base a eso evaluar", dijo el parlamentario en una entrevista.

David Shields, en tanto, señaló que dudaba que el presidente Calderón intentara implementar otra reforma, especialmente por lo complicado que resultó ser este primer proceso. También se mostró de acuerdo con Camarillo en cuanto a que México deberá determinar qué resultados puede lograr la actual reforma.

"Lo que deben hacer es tomar todo lo bueno que hay en la reforma y ponerlo en marcha. Quizá no sea mucho, pero tiene gran importancia", sostuvo Shields. "Creo que es un marco para que Pemex ponga manos a la obra en muchos aspectos, como alcanzar la verdadera autonomía presupuestaria y financiera, construir finalmente una refinería, reestructurarse definitivamente y hacer que la contratación de servicios sea realmente eficiente. Es la base para ponerse a trabajar, no para otra reforma".

Starr también concuerda con que es poco probable que se discuta una nueva reforma durante el mandato de Calderón, pero considerando que la producción debiese volver a los 3,1Mb/d.

"En ese escenario, no creo que alguien tenga las agallas como para insistir en otra reforma para Pemex antes del 2012. Este proceso ha sido demasiado extenso y demasiado costoso desde el punto de vista político para el mandatario mexicano. El hecho de que Andrés Manuel López Obrador [ex candidato presidencial del PRD] no se haya retractado significa que estará respirándole en la nuca a Calderón ante una nueva reforma", manifestó la analista política.

Sin embargo, si al poco andar la reforma demuestra ser insuficiente y la producción sigue disminuyendo, Starr estima que es "probable" que Calderón asegure que el "estilo de reforma del PRD", que incorpora una mayor autonomía y capital para la paraestatal, no remedia en nada la situación y que ello exige adoptar medidas más drásticas.

Es cierto que cualquier reforma adicional, en el caso de que se materialice bajo este mandato de Calderón, deberá concretarse después de las elecciones del 2009, es decir, a mediados del período presidencial, cuando se calme el ambiente político y se puedan alcanzar consensos.

Eurasia Group prevé que las discusiones sobre el sector energético se retomarán antes de la campaña presidencial del 2012 debido al impacto que tendrá el declive de la producción en los ingresos del Gobierno mexicano. Sin embargo, es poco probable que se intente aprobar cualquier nueva legislación antes de las elecciones.

Aunque las discusiones sobre una posible reforma energética podrían adquirir un nuevo modelo si México se convierte en importador neto de petróleo durante el próximo sexenio presidencial.

Un trastorno de esta magnitud cambiaría la discusión de "cómo proteger las reservas petroleras de la nación y controlar los ingresos de las importaciones a de qué manera se deben buscar reservas petrolíferas para mantener la autosuficiencia energética del país. Si Pemex no realiza nuevos hallazgos en los próximos años, Eurasia Group considera que el próximo gobierno se verá obligado a abrir el sector sin trabas para las inversiones privadas", de acuerdo con el informe.

Sector

Región

Related Sector