Petróleo y Gas - México

Pemex adjudica primeros contratos basados en incentivos a Petrofac y APC

Pemex adjudica primeros contratos basados en incentivos a Petrofac y APC

Por -

PEP, filial de exploración y producción de la petrolera mexicana Pemex, adjudicó sus primeros tres contratos de servicios bajo la nueva modalidad basada en incentivos a la firma de servicios Petrofac, con sede en Londres, y a su símil Administradora en Proyectos de Campos (APC), con sede en Monterrey, anunció el gerente de administración y finanzas de la región sur de PEP, Joel Bermúdez Castro, durante un evento realizado en el estado de Tabasco.

Los contratos corresponden a los campos maduros Santuario, Magallanes y Carrizo en la región sur. Petrofac se adjudicó los contratos por los dos primeros campos, mientras que APC se quedó con el acuerdo del tercero.

Ambas compañías presentaron ofertas que apenas superaron la tarifa mínima de US$5 por barril equivalente de petróleo (bep) asociada a cada barril de petróleo extraído. Asimismo, Pemex rembolsará en forma parcial los costos y ofrecerá bonos relacionados con productividad y reducción de costos. La modalidad del contrato obtuvo carácter legal tras la reforma energética del 2008.

"En los tres casos las tarifas ganadoras estuvieron muy cercanas a las tarifas mínimas, lo que habla en muchos sentidos no solamente de la oportunidad sino también de la certeza y del marco legal que envuelve todos estos procesos", dijo el subdirector de la región sur de PEP, Vinicio Suro.

DETALLES DE LA ADJUDICACIÓN

Tras superar los desafíos constitucionales de la modalidad de contratos basados en incentivos, Pemex lanzó la licitación por los tres contratos en marzo. La paraestatal recibió las ofertas de las empresas el jueves y adjudicó los contratos a las firmas que presentaron las ofertas más bajas, siempre que estas estuvieran por debajo de los techos tarifarios establecidos que se informaron durante el evento.

El techo para el campo Santuario fue de US$7,97/bep, y nueve ofertas fueron desde los US$5,01/bep de Petrofac hasta los US$25/bep que presentó el consorcio conformado por la firma argentina YPF y Repsol Exploración México, filial de la petrolera Repsol (NYSE: REP).

Dowell Schlumberger, filial de la firma de servicios para campos petroleros con sede en Houston Schlumberger (NYSE: SLB), presentó una oferta de US$5,08/bep, que se acercó lo suficiente a la oferta de Petrofac como para ameritar un balotaje.

Cada compañía debía entregar un alza de porcentaje frente a la evaluación inicial mínima de US$58,3mn para el campo Santuario. Dowell Schlumberger propuso un alza de 65%, mientras que Petrofac planteó un incremento de 100,5%, con lo que obtuvo el contrato.

El techo para el campo de Magallanes se fijó en US$9,78/bep, y Pemex recibió cuatro ofertas que iban desde los US$5,01/bep de Petrofac hasta los US$21/bep de Bridas. La segunda oferta más baja fue de US$8,65/bep y la presentó Burgos Oil Services, por lo que Petrofac se adjudicó el segundo contrato del día.

El experto en energía mexicana, David Shields, indicó que la interpretación lógica es que Petrofac presentó una oferta baja para asegurarse un cupo en México con los nuevos contratos, pero agregó que posiblemente la estrategia "no muestra la película completa".

"Supongo que debe existir una recompensa para la compañía dispuesta a hacer una oferta más baja con el fin de ganarse un cupo. Pero se asume que sacaron las cuentas", sostuvo Shields. No obstante, el analista agregó que en procesos de licitación que ha realizado Pemex anteriormente algunas compañías han hecho ofertas bajas iniciales y luego han renegociado los términos.

George Baker, director de Baker & Associates, consultora con sede en Houston, dijo a BNamericas que Petrofac encaja en el perfil de la compañía que Pemex está buscando con estas licitaciones, porque se especializa en acuerdos de cesión de derechos y no en asumir el riesgo de exploración.

"Pemex ha denominado todo este ejercicio como un proyecto en campos maduros. Otra manera de describirlo es como un proyecto de cesión de derechos. Pemex asumió el riesgo de exploración, encontró estos yacimientos, y ahora está intentando conseguir socios en la explotación, con la salvedad que normalmente en los acuerdos de cesión de derechos se obtiene una posición patrimonial. Así que podría decirse que se trata de un proyecto de cesión de derechos porque no se obtiene ninguna cuota del petróleo físico ni ingresos de ese petróleo a precios de mercado", sostuvo.

En el caso del contrato por Carrizo, PEP estableció un techo de US$12,31/bep y recibió dos ofertas. Dowell Schlumberger ofreció US$9,40/bep, mientras que APC presentó una oferta de US$5,03/bep y se adjudicó el contrato.

Actualmente, APC está trabajando para Pemex junto con GPA Energy, filial de Grupo Industrial Monclova, en el bloque Monclova, estado de Coahuila.

BNamericas se contactó con Petrofac y APC para obtener comentarios, pero al cierre de esta edición aún no recibía respuesta.

Los campos de Santuario, Magallanes y Carrizo tienen 207 millones de barriles equivalentes de petróleo (Mbep) en reservas 3P y más de 2.200Mbep de petróleo en sitio, en su mayor parte crudo ligero. Los primeros dos campos producen actualmente un volumen combinado de 14.000b/d, mientras que las operaciones en Carrizo se clausuraron en 1992.

"Estamos muy seguros que en el subsuelo de esta región, en estas áreas, hay una cantidad muy importante de hidrocarburos que hoy en día benefician de una manera muy parcial a los dueños de este recurso, los mexicanos. Pero con estos contratos que hoy iniciamos estamos seguros que vamos a poder incrementar de manera sustancial la recuperación de esas reservas", sostuvo el director general de PEP, Carlos Morales.

En septiembre, Petrofac y APC empezarán un período de estudio de entre un año y un año y medio, durante el cual propondrán actividades para aumentar la producción en los tres campos. Pemex declaró anteriormente que con ello espera que la producción combinada de los campos aumente a 55.000-60.000b/d dentro de tres años.

"Sin duda, es un paso muy importante que nos ayuda a poder establecer mecanismos diferentes de operación petrolera en este México nuestro. El trabajo realmente apenas empieza. De aquí para adelante, hay que trabajar mucho", señaló Morales.

El director general de Pemex, Juan José Suárez Coppel, afirmó que Pemex está trabajando en la publicación de una segunda licitación para este año, también por contratos basados en incentivos en los campos maduros de la región norte, así como en otras licitaciones futuras.

"Este es el inicio de la nueva etapa, en la cual buscamos empresas que nos ayuden a explotar este recurso trabajando hombro con hombro con nosotros, en una manera contractual más flexible. Tenemos otra vez gran potencial a explotar, y los invito a que sigamos trabajando hacia adelante", dijo Suárez.