Privatización - México

"Bonos ciudadanos" de Pemex cada vez más lejos de materializarse

Por -

El petróleo es un tema que despierta intensos sentimientos nacionalistas entre muchos mexicanos, aunque no tengan participación directa en la petrolera estatal Pemex. La finalidad de los llamados bonos ciudadanos introducidos en la legislación a través de la reforma energética del 2008 era cambiar eso.

Con un precio de referencia de 100 pesos (US$8,65), los bonos ciudadanos serían fácilmente accesibles al público y entregarían una rentabilidad asociada al desempeño de la paraestatal. No otorgarían a sus tenedores ninguna facultad de decisión y se fijaría un límite a la cantidad de bonos que podría acumular cada persona.

Sin embargo, desde la reforma, la primera emisión de bonos se ha postergado en numerosas ocasiones y los observadores de Pemex han comenzado a dudar si estos llegarán a ver la luz algún día.

"El propósito de los bonos ciudadanos es hacer a los mexicanos parte de la compañía y parte del potencial de la misma, además. Parte de su éxito, por así decirlo. El problema es que, debido al régimen fiscal, la empresa está perdiendo dinero o ganando muy poco. No espero que eso cambie durante el resto del gobierno del presidente Felipe Calderón", sostuvo Carlos Ramírez, analista de Eurasia Group y ex vocero de Pemex.

"Probablemente jamás veamos los bonos ciudadanos. Creo que la administración de Calderón necesitaba algo útil para vender la reforma del 2008. Sin embargo, a la postre, habría problemas desde el punto de vista operacional porque la empresa está perdiendo dinero a causa del contrato fiscal que mantiene con la Secretaría de Hacienda. Si eso no se resuelve, no veo cómo podrán colocar los bonos", señaló Ramírez.

Si bien los ingresos antes de impuestos de Pemex sumaron 606.678mn de pesos en el 2010, alza interanual de 34%, las pérdidas netas ascendieron a 47.462mn de pesos debido a las obligaciones de la paraestatal para con la Secretaría de Hacienda. En efecto, Pemex es la gallina de los huevos de oro del gobierno y le aporta entre el 30% y el 40% de los ingresos federales.

Asimismo, el experto en el sector energético mexicano David Shields cree que los bonos ciudadanos no se concretarán a menos que alguna reforma fiscal faculte a Pemex a reorganizar sus finanzas para reportar utilidades.

"Sé que internamente en Pemex también piensan lo mismo. Creen que si Pemex tiene que absorber subsidios que redunden en una pérdida en sus libros, en esas circunstancias no le es posible ofrecer bonos ciudadanos como establece la reforma energética del 2008", dijo Shields a BNamericas.

Pemex ha manifestado en público en reiteradas oportunidades que está trabajando para organizar una emisión de bonos ciudadanos. Pero la página de los bonos ciudadanos en el sitio web de la compañía ofrece una postura más cautelosa.

"La fecha de emisión de los bonos ciudadanos dependerá de la implementación de eficiencias operativas y laborales, y de una reestructura financiera de la empresa para garantizar un rendimiento adecuado a sus tenedores, y lograr en el mercado el valor suficiente de este producto en el momento de su colocación", señala el sitio.

George Baker, director de la consultora con sede en Houston Baker & Associates, dijo a BNamericas que incluso si eventualmente llegan a colocarse los bonos ciudadanos, serían solo una modalidad simulada de compartir las utilidades.

"El bono ciudadano es una especie de genuflexión hacia la idea de tener una comunidad de inversionistas que se exprese comprando o vendiendo las acciones. Representaría una señal muy confiable de lo que piensa esta comunidad de las decisiones que se adoptan cotidianamente en la empresa. Pero si tenemos un bono ciudadano que solo está en poder de mexicanos en un mercado muy reducido, lo que sus tenedores hagan o dejen de hacer podría ser fácilmente desestimado por la administración de Pemex", según Baker.

Creo que nunca se llegará a implementar. Solo continuarán hablando de ellos. E incluso si llegaran a ofrecerlos, si usted fuera inversionista, ¿invertiría su dinero en estos bonos? ¿Quién lo haría?", agregó.

En las comunicaciones entre Standard & Poor's y Pemex, los bonos ciudadanos jamás han sido tema central. La paraestatal ha manifestado que está avanzando en su desarrollo, pero sería difícil para la agencia calificadora evaluar su potencial hasta que no haya una propuesta concreta sobre la mesa, dijo a BNamericas José Coballasi, de S&P.

Dado que los bonos ciudadanos no formarían un componente crucial de los planes financieros de Pemex y serían potencialmente complejos de distribuir en pequeñas cantidades a muchos tenedores, Coballasi advirtió que no le sorprendería que jamás llegaran a emitirse.

Como Pemex está impedida de emitir acciones, el presupuesto corporativo es determinado por el presupuesto federal y complementado con emisiones de deuda.

El periódico local Milenio informó el mes pasado que Pemex firmó un contrato con la consultora estadounidense Bain & Company para analizar y diseñar un programa de implementación para una red de distribución de bonos. El contrato se extendió desde noviembre del 2009 hasta julio del año pasado, pero hasta ahora no ha salido humo blanco.