Chile
Entrevista

Bloqueo a Terminal 2 de Valparaíso puede afectar otros proyectos

Bnamericas Publicado: lunes, 25 marzo, 2019
Bloqueo a Terminal 2 de Valparaíso puede afectar otros proyectos

Luego de cuatro años en evaluación ambiental y todavía a la espera de apelaciones judiciales en contra de su aprobación, la concesionaria de la Terminal 2 del puerto chileno de Valparaíso, TCVAL, anunció su retiro de la concesión en 2021, con lo que desistió de llevar a cabo un proyecto de US$500mn para instalar una nueva terminal de contenedores.

La situación ha creado varios cuestionamientos sobre la capacidad de la ciudad para llevar a cabo inversiones y su pérdida de relevancia frente al cercano puerto de San Antonio, ya que el año anterior una decisión de la Corte Suprema también bloqueo otro proyecto defendido por el operador estatal EPV, un centro comercial en el sector denominado Muelle Barón, en Valparaíso.

En medio de esta situación, BNamericas conversó con el presidente de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) en la región, Gian Piero Chiappini, sobre las causas de los problemas para las inversiones en la capital regional y cómo el retiro de TCVAL podría impactar en el resto de la actividad portuaria.

BNamericas: ¿Cuál es la causa de los problemas que enfrentan los proyectos de inversión portuaria en la ciudad de Valparaíso?

Chiappini: Yo siempre he dicho que todas las cosas que pueden crear, desarrollar o generar una inversión tienen que ver mucho con la buena voluntad y la disposición que exista, tanto en el ámbito privado como en el público. Si ambos están en sintonía para que las cosas funcionen y se desarrollen, se hace todo relativamente más fácil, siempre bajo el paraguas del cumplimiento de las normativas y leyes vigentes.

En la ciudad de San Antonio hay una disposición por parte de las autoridades de la zona para aceptar estas inversiones. Todas las inversiones que tienen relación con el puerto a gran escala en esa ciudad están en su etapa preliminar de proyectos.

En el caso de la Terminal 2 de Valparaíso, se trataba de un proyecto ya definido, que se sometió a la resolución de calificación ambiental. Esta obtuvo aprobación, pero posteriormente se impugnó, porque las autoridades tenían cuestionamientos respecto de la calidad del proyecto que se pretendía ejecutar, a pesar de que estuvo cuatro años bajo evaluación. Esto causó que la concesionaria (TCVAL) perdiera varios años en los que pudo haber operado y decidió no esperar más.

Lamentablemente Valparaíso sufre la paralización o caída de varios proyectos, como el centro comercial en el Muelle Barón. En el caso de los puertos, las inversiones son más importantes, ya que son eslabones de una cadena productiva y tienen consecuencias muy positivas.

Cancelar o dejar este proyecto sin efecto, a mi juicio, podría afectar al proyecto que busca instalar un tren rápido entre Santiago y Valparaíso.

Esta última iniciativa tiene su justificación socioeconómica en el transporte de carga, no en el transporte de pasajeros, que es más bien un apéndice que agrega valor.

Si el puerto de Valparaíso no recibe inversiones en la parte logística y no suma sitios de atraque para recibir barcos de mayor tamaño, se proyecta una menor transferencia de carga, la cual se va a derivar probablemente a San Antonio. Entonces ¿sería rentable tener un ramal a Valparaíso en este tren rápido? No lo sé, pero lo cuestiono, porque seguramente quienes están detrás de este proyecto (TVS) lo están analizando, y la ministra de transporte, Gloria Hutt, también ha dicho que lo de la Terminal 2 puede afectar al tren rápido.

Estas son consecuencias de decisiones que se toman respecto a un proyecto determinado. No sé si las autoridades se han dado cuenta de cómo esto incide en otras inversiones.

Yo siempre cuestiono si hay alguien que piense que el proyecto de la Terminal 2 no era una iniciativa de todo buena, entonces ¿cuáles eran los defectos? ¿Cómo podemos subsanarlos? ¿Hay alternativas mejores a esta?

Responder estas preguntas depende de la voluntad política de las autoridades públicas. Y en Valparaíso eso se echa de menos. Es complicado tratar de sacar adelante las inversiones, porque existe la sensación de que se colocan obstáculos. Parece como si la inversión no pudiese ser un tema abordable en una ciudad que, como todos sabemos, se deteriora y donde no se están realizando inversiones.

BNamericas: A pesar de que Valparaíso se considera el principal puerto de Chile, San Antonio lo superó en términos de movimiento de carga hace más de 20 años ¿Cómo se dio esa situación?

Chiappini: Las condiciones para que un puerto pueda funcionar desde la parte logística son varias. Pero una de ellas son las vías de transporte hacia los puntos principales del país, que en este caso es obviamente Santiago. Hay una vía bastante expedita entre San Antonio y Santiago.

La capacidad del puerto en cuanto a crecimiento y el hecho de que haya una relación directa entre lo que se invierte y lo que se puede obtener después como beneficio son factores importantes.

Hay aspectos técnicos que favorecen a San Antonio, pero, por otro lado, el alcalde de San Antonio se jugó el pellejo para recibir a los cruceros luego del conflicto en Valparaíso. Él logró hacer que esa situación fuera como una "prueba" para ver si la ciudad podía atender cruceros.

Y la respuesta que tuvo fue tan buena que terminó por convencer a las agencias de cruceros para que tomaran como alternativa San Antonio, porque en Valparaíso eran más problemas que opciones para atracar, pese al enorme atractivo turístico.

BNamericas: Durante las últimas protestas portuarias en Valparaíso (diciembre 2018), se dijo que debido a la paralización, San Antonio estaba registrando un movimiento de carga que no esperaba ver hasta 2023. Si se siguen frustrando proyectos de inversión en Valparaíso, ¿qué acciones tendrían que tomarse en San Antonio para manejar el mayor nivel de carga?

Chiappini: Yo creo que si consideramos, por una parte, que se está limitando la posibilidad de recibir o transferir carga en el puerto de Valparaíso, habría que tratar de acelerar todos los proyectos que San Antonio tiene previstos, de tal manera que se pueda atender los requerimientos que se vayan produciendo.

Pero ese es un tema que a mi juicio tampoco es fácil de analizar, porque las cosas que ocurren en Valparaíso podrán ser solo coyunturales. Puede ser que tal vez estamos entrampados hoy con todas las decisiones, pero si se despeja el camino o se unen voluntades para lograr avances, quizá Valparaíso podría retomar una senda de crecimiento adecuado a nivel portuario. Habría que mirar con más prudencia el desarrollo de lo que está previsto en San Antonio, y dejarlo en sus tiempos establecidos.

Valparaíso tiene todos los méritos para ser una gran ciudad sin perder su esencia de ciudad portuaria. Se necesitan planificaciones a largo plazo y que todos nos sentemos en la mesa a ponernos de acuerdo sobre qué queremos que sea esta ciudad dentro de 30 años, cuáles son las inversiones prioritarias, qué es lo que se tiene que hacer.

Y no solo tienen que estar presente las autoridades públicas; también los actores privados, sociales y académicos tienen que aportar.

Se echa de menos un objetivo común en Valparaíso, y eso es lo que a mi juicio ha logrado San Antonio, independiente de cualquier tinte político.

BNamericas: Pero lo que ocurre en Valparaíso hoy en día no es responsabilidad exclusiva de la actual administración...

Chiappini: Por supuesto que no. Sería irresponsable decir algo como eso. Lo que sí diría es que desde hace tiempo hay un deterioro paulatino que se ha acelerado en los últimos años. Yo quisiera que esto representase un punto de inflexión, porque no podemos seguir bajando. La Región de Valparaíso fue la única que tuvo crecimiento negativo en 2018 ¿Por qué tenemos que mostrar números rojos con la capacidad de desarrollo que tenemos, que es mucho mayor de la que estamos mostrando?

Para continuar leyendo, suscríbete a BNamericas y obtén todos los detalles sobre este artículo y acceso a otras noticias y reportajes relacionados.

Suscríbete a BNamericas y accede a miles de proyectos, contactos y noticias.

Otros proyectos en: Infraestructura (Chile)

Accede a información clave sobre miles de proyectos de Infraestructura en Latinoamérica: etapas, capex, compañías relacionadas, contactos y más.

Otras compañías en: Infraestructura (Chile)

Accede a información clave sobre miles de empresas de Infraestructura en Latinoamérica: proyectos, contactos, accionistas, noticias relacionadas y más.

  • Compañía: Ingeniar S.A.
  • Ingeniar S.A. es una consultora chilena constituida en 2004 que se especializa en logística, transporte y arquitectura industrial. Ofrece una amplia gama de servicios, como dise...