Análisis de las fallas en el sistema eléctrico de Venezuela

Por
Viernes 12 de octubre, 2012

La elección presidencial de Venezuela trajo a la palestra la crisis energética que atraviesa el país, dado que ambos candidatos se comprometieron a poner fin a los repetidos apagones.

BNamericas conversó con el experto de la industria Iñaki Rousse a fin de analizar el sector eléctrico de Venezuela y comprender porqué persisten las fallas en el sistema.

BNamericas: ¿Cómo describiría el estado actual de la infraestructura eléctrica en Venezuela?

Rousse: La energía eléctrica por definición es el servicio de los servicios, porque evidentemente sin energía no funciona ninguno del resto de los servicios, agua, transporte, comunicaciones.

Desde el punto de vista técnico si analizamos toda la cadena de valor, generación, transmisión, distribución, encontramos que en el caso de la generación, a pesar de que los funcionarios del estado explican parte de la crisis por el crecimiento de la demanda exagerado [en la red], lamentablemente eso es totalmente falso. La demanda en Venezuela en los últimos tres años ha tenido la tasa de crecimiento más baja en los últimos 50 años. En el período 2009 hasta 2012, vemos que la demanda está casi igual. Contrario a lo que se informa, es producto de que la actividad económica privada ha ido disminuyendo.

En el 1998, producto de una planificación muy profesional, teníamos una capacidad de reserva operativa de 4GW eso nos permitía tener una flexibilidad para responder oportunamente a las necesidades [de la población] y no había necesidad de recurrir al racionamiento. Estas reservas se fueron consumiendo producto de que no se hicieron las inversiones en el área de generación, junto con el pequeño crecimiento del país en ese período, y a la obsolescencia de máquinas. Para el año 2005, incluso con la creación de nuevas instalaciones, la demanda supera por el orden los 1GW a la capacidad disponible. Para mantener el servicio, se requiere racionar.

Adicionalmente está otro tema más delicado que es la disponibilidad de combustible, un altísimo porcentaje de las plantas térmicas de Venezuela país esta diseñada para tener como combustible primario el gas. Lamentablemente, parte de la estrategia de producción de PDVSA ha llevado a disminuir los volúmenes de producción de gas, lo que ha obligado a las plantas a usar otros combustibles líquidos.

BNamericas: ¿El problema resulta de una disminución en la producción de gas o de una baja general en el sistema?

Rousse: Son las dos cosas. De alguna manera se consigue el combustible [líquido], lo malo es que estamos usando un combustible que tiene desventajas en su uso, desde el punto de vista técnico en cuanto a eficiencia y producción. Estos combustibles líquidos exigen a la máquina unos niveles diferentes de operación, por lo tanto el tiempo de mantenimiento es mayor y afecta la producción. El otro impacto desde el punto de vista económico, son combustibles que pudieran ser negociados a excelentes precios en el mercado internacional. Además del problema del combustible, el otro problema es que no se han hecho las incorporaciones, y las plantas que ya tenían 25, 30, y 40 años empezaron a tener una tasa de falla muy alta. Por lo que la disponibilidad del parque generador en Venezuela prácticamente no ha crecido, más bien ha disminuido.

BNamericas: Durante las elecciones, tanto el gobierno como la oposición se comprometieron a resolver la crisis eléctrica y los apagones en Venezuela. Dadas las propuestas, ¿qué medidas se deben tomar para remediar la situación?

Rousse: Vamos a ver porqué la crisis existe en Venezuela. La crisis en el sector es producto del abandono total de la planificación de mediano y largo plazo. El gobierno desde su inicio en 1998 abandonó los planes y los estudios que tenía a nivel nacional, varias plantas estaban contratadas por empresas norteamericanas o por parte de Electricidad Caracas, para sustituir alas plantas que ya habían cumplido su ciclo de vida útil. Es decir que existen 13 años de atraso. Se empeñaron en aplicar una estrategia de segregación distribuida con máquinas que no están hechas para operación permanente, si no solo para situaciones de emergencia. Se gastó una cantidad de recursos económicos en instalar una cantidad de máquinas pequeñitas a lo largo del país sin tomar en cuenta las dificultades de operación propias de este tipo de máquinas y el hecho de la logística que tenían que tener para transportar el gasoil a cada uno de esas plantas.

Uno cosa son los anuncios que está haciendo el gobierno en los últimos cuatro años, la otra es la realidad de lo que está pasando. Como dije, si compara el 2009 con el 2012 la demanda es la misma, lo poco que incorporan al sistema es igual o menor a las plantas que por falta de mantenimiento adecuado salen del sistema.

BNamericas: ¿Por qué no se están construyendo nuevas centrales de generación?

Rousse: El sector eléctrico se ha convertido en un problema político, se "desprofesionalizó" el sector.  Los profesionales que durante muchos años fueron desplazados, no hay planificación, no existen los recursos humanos adecuados y no hay la gerencia.

BNamericas: Además de despolitizar la compañía, ¿qué más se debe hacer para mejorar Corpoelec?

Rousse: Descentralizar la compañía. Este tipo de industria requiere que quienes den solución estén lo más cerca posible de los problemas. No puede ser que una sola persona ubicada en Caracas tenga que tomar las decisiones de problemas que aparezcan en otro lado del país. Tiene que haber una estructura descentralizada que tenga capacidad de elección para resolver los problemas inmediatos.


Acerca de Iñaki Rousse

Rousse se ha desempeñado en el sector eléctrico de Venezuela durante más de 30 años, anteriormente fue vicepresidente de Electricidad Caracas, e integró el directorio de Electricidad Valencia antes de que fuera comprada por la firma estatal Corpoelec.