La energía renovable olvidada en Brasil reaparece entre las sombras

Por
Viernes 09 de noviembre, 2012

La aparición de la energía eólica y el continuo crecimiento de la hidroelectricidad han dejado a la energía solar a la sombra del auge de la energía verde de Brasil. Pero los recientes incentivos gubernamentales y el impulso de la industria para diversificar la matriz energética del país han dado nuevas esperanzas a la renovable olvidada de Brasil. La gerente de ventas del proveedor con sede en Río de Janeiro Kyocera Solar do Brasil, Mirian Fonseca, conversó con BNamericas sobre la dirección que está tomando el sector.

BNamericas: ¿La energía solar en Brasil se está desarrollando tan rápido como quisieran?

Fonseca: Se ha movido lentamente. Existe presión del sector privado y de la sociedad en general para promover nuevas tecnologías y no seguir dependiendo de las fuentes energéticas tradicionales. Para crear mercados, necesitamos grandes programas con respaldo gubernamental y en este momento es muy lento todavía. Solo el estado de Ceará ha logrado un crecimiento significativo gracias al fuerte respaldo del gobierno estatal.

BNamericas: Este mes, el regulador brasileño de electricidad, Aneel, recibió solicitudes por la construcción de una cantidad récord de 29 parques solares con una capacidad combinada de 670MW en dos días. ¿Habría llegado finalmente el momento de la energía solar?

Fonseca: Se han observado algunas señales positivas. La primera fue la inauguración el año pasado de la planta de 1MW Tauá en Ceará, que fue la primera generadora solar en conectarse a la red nacional de Brasil. Demostró que un proyecto solar comercial se puede implementar aquí de forma exitosa. Este año el Gobierno Federal anunció exenciones tributarias para los operadores solares y cambió las normas para permitir que los consumidores inyecten energía a partir de generadoras renovables, incluida la energía solar, en la red del país.

BNamericas: ¿Cuál es el precio actual de la electricidad de una planta fotovoltaica descentralizada en Brasil?

Fonseca: De una planta de 1MW es cercano a 450 reales (US$221) por MWh. El precio todavía es mucho más alto que la hidroelectricidad y la energía eólica, pero ha bajado considerablemente en los 17 años que llevo trabajando en la industria; en un momento llegó a 1.800 reales por MWh. La tendencia a la baja de los precios va a continuar, pero en algún momento topará fondo y alcanzará su límite. En la actualidad, los precios bajarán con la ayuda de una mayor competencia e incentivos tributarios para los fabricantes de China.

BNamericas: ¿Cuál es la meta de crecimiento de la compañía para los próximos cinco años en términos de ingresos por ventas?

Fonseca: En este momento tenemos una base de clientes diversa con unas 200 compañías que compran equipos con una potencia de 2-3MW. Nuestro objetivo es que las ventas crezcan un 40% anual.