¿Por qué Pemex no opera en el extranjero?

Por
Viernes 26 de julio, 2013

Al ser la mayor empresa mexicana y la segunda más grande de Latinoamérica, la petrolera nacional Pemex es, ya solo por su tamaño, difícil de comprender. Sumados aspectos políticos y la función que cumple en la sociedad mexicana, el panorama se vuelve aún más complejo.

Una de las pocas personas que logra dilucidar los engranajes internos de Pemex y se desempeña además como asesor independiente es Fluvio Ruiz Alarcón. Como uno de los cuatro consejeros profesionales de Pemex, tiene voto en el directorio, pero mantiene distancia de sus operaciones.

BNamericas conversó con Ruiz para explorar en mayor profundidad algunos temas que exigen mayor clarificación.

BNamericas: Una de las cosas que solemos escuchar es que Pemex es la empresa del pueblo y que todos los ciudadanos mexicanos son sus accionistas. Sin embargo, la transparencia es un problema permanente. ¿Qué puede hacer Pemex para mejorar la transparencia?

Ruiz: Sí, tenemos un reto en la percepción de transparencia. Si comparas el portal de Pemex con cualquier otra petrolera, hay una cantidad tremenda de información. A veces no es estructurada de manera que al público le sea fácil. Están todos los indicadores petroleros, pero dirigidos a inversionistas. La lógica es muy interna: esos datos a final del día los concentra la administración de finanzas. Se les ocurre como si fuéramos una empresa privada, pero somos una empresa pública y aquí le interesa al ciudadano.

BNamericas: Con el gas más barato del mundo en EE.UU., las desventajas del proyecto gasífero de aguas profundas Lakach son evidentes. ¿Cuál es su postura al respecto?

Ruiz: Tiene sentido para el país, porque México necesita gas. Estamos trayendo de Nigeria, por ejemplo, a precios descomunales comparados con el Henry Hub. Mientras no tengamos ductos, tenemos que sustituir este gas que estamos trayendo de Nigeria. Eso por un lado.

Por otro lado, tiene sentido si lo ves en toda la cadena. Esta es una de las razones por la que argumento reintegrar las filiales de Pemex. El óptimo de cada una de las subsidiarias no es necesariamente el óptimo de Pemex. En este caso, si lo ves estricamente desde la lógica de Pemex Exploración y Producción (PEP), no puede ser rentable. Pero desde la lógica de Pemex, es perfectamente rentable porque estamos viendo el boom de la petroquímica y se necesita gas. Como estamos separados y Petroquímica es la hermana pobre, PEP dice "a mí no me conviene", Petroquímica entonces se queda sin gas y ahora viene Etileno XXI.

Tiene mucho sentido para el país y para Pemex mismo si lo ves desde la base de la petroquímica.

BNamericas: Pemex es claramente uno de los mejores operadores del mundo, sino el mejor, en aguas someras. ¿Por qué no ha explorado oportunidades en el exterior?

Ruiz: Yo me pregunto lo mismo [risas]. Te voy a decir por qué.

Por construcción histórica sería políticamente mal visto, porque siempre prima la idea de reinvertir en México. Es muy difícil de explicar, aunque sea bien entendido dentro del sector. Con eso podríamos ir a ganar dinero, formar gente. Si no sabemos explotar el shale gas, ¿por qué no comprar una empresa que haya tenido éxito en Eagle Ford, allí al otro lado de la frontera?

Históricamente, Pemex se construyó para abastecer al país, esa era su función. Pero también hay algo de regulación. Como Pemex no tiene autonomía presupuestaria, las actividades en el extranjero son complicadísimas. Todo lo que tenemos en el extranjero, que es poquitito, es a través de filiales de filiales de filiales.

Entonces, si queremos una internalización sana, bien planeada, sí se necesita autonomía presupuestaria en la reforma energética.


Acerca de Fluvio Ruiz Alarcón

Fluvio Ruiz Alarcón estudio Física en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde luego realizó una maestría en Ingeniería Petrolera. Obtuvo otra maestría en Economía Energética en la Universidad Pierre Mendès de Francia en Grenoble y posteriormente un doctorado en la misma asignatura en la Universidad de Sorbonne.

Antes de convertirse en asesor profesional, se desempeñó como consultor del Congreso en tres legislaturas consecutivas.

Ruiz fue designado consejero profesional de Pemex en el 2012.