"Es muy dependiente de las iniciativas gubernamentales"

Por
Lunes 13 de mayo, 2013

Alessandra Lancellotti, titular de investigación de la división de químicos, materiales y alimentos de Frost & Sullivan para Latinoamérica, conversó con BNamericas sobre las industrias de fertilizantes de Argentina y Brasil y las perspectivas para mejorar los déficits comerciales.

 

BNamericas: ¿Qué se está haciendo para abordar los déficits de fertilizantes en Argentina y Brasil?

Lancellotti: Argentina importa alrededor del 65% de los fertilizantes que se consumen en el país y en Brasil la cifra es de aproximadamente 70%. El déficit en Brasil podría disminuir gracias a las inversiones planificadas, pero en Argentina, con el actual escenario económico, las empresas no están invirtiendo grandes sumas en ningún sector y las inversiones pertinentes no se están realizando en la industria de fertilizantes.

En Brasil, [la energética federal] Petrobras está invirtiendo cerca del 42% de su paquete presupuestario de US$13.000mn destinado a gas y energía para el período 2013-2017 en aumentar la producción de fertilizantes, y Heringer Fertilizantes también invierte para elevar la producción interna.

BNamericas: ¿Cuál será el impacto de las inversiones en la reducción de los déficits?

Lancellotti: En Brasil estimamos que las importaciones se podrían reducir a un 50% del consumo local, pero las inversiones no estrecharán la gran brecha que existe y esto es porque casi el 90% de los fertilizantes en base a potasio son importados. El país también importa fertilizantes nitrogenados y fosfatados, pero estos últimos en menor medida porque Brasil tiene una buena oferta de fosfatos.

BNamericas: ¿Los fertilizantes producidos a nivel local son lo suficientemente competitivos considerando el boom de los hidrocarburos de esquistos en Norteamérica?

Lancellotti: Los productores locales de Brasil y Argentina no son tan competitivos como aquellos que tienen acceso al gas de esquisto en Norteamérica. Las empresas que invierten en la región como Petrobras cubrirán parte del déficit, pero la mayor parte de la demanda será cubierta desde el exterior, porque los precios del gas en Brasil y Argentina son muy altos comparados con el gas de esquisto que viene de Norteamérica.

BNamericas: ¿Los gobiernos están implementando políticas para aliviar la presión sobre la balanza comercial de fertilizantes y aumentar la producción interna?

Lancellotti: En cuanto a materias primas, energía y gas, el gobierno no está tomando las medidas suficientes y es por eso que la industria química y no solo el sector de fertilizantes está enfrentando una elevada competencia de las importaciones. La industria química en general en Brasil está importando más porque el país se está volviendo cada vez menos competitivo.

BNamericas: ¿Cuándo se podría ver un cambio en la situación?

Lancellotti: No creo que observemos un cambio en el corto o mediano plazo. La situación cambiará más después del 2017, cuando las inversiones de Petrobras estén concluidas y también después de la exploración inicial de gas de esquisto en la región, principalmente en Argentina que está en una etapa más avanzada del desarrollo de sus recursos de esquisto. Sin embargo, los beneficios del gas de esquisto posiblemente no se verán en la región después del 2020.

BNamericas: ¿Qué otros desafíos enfrenta la industria?

Lancellotti: El mercado necesita fertilizantes y existe un enorme déficit que no se puede cubrir. El problema es la competitividad, no somos competitivos comparado con otros países debido a los elevadísimos costos de producción. No creo que Brasil revierta la situación si el gobierno no invierte en el sector ni entrega subsidios, reduce los impuestos y los precios de las materias primas y el gas. Es muy dependiente de las iniciativas gubernamentales.