"Los transformadores de plásticos se ven presionados por proveedores y clientes"

Por
Lunes 14 de enero, 2013

El mercado de envases plásticos en Brasil seguirá arrojando un fuerte crecimiento gracias a la elevada demanda de los consumidores, a pesar de la desaceleración económica.

BNamericas conversó con Daniel Weil de la consultora Datamark para analizar el crecimiento del mercado proyectado para los próximos años y los desafíos que enfrentan los transformadores de plásticos en Brasil.

BNamericas: ¿Cuál es la proyección de crecimiento para los envases plásticos en Brasil en el 2012?

Weil: Nuestra proyección apunta a una expansión de 4,3% en el volumen de envases en Brasil durante el 2012, aunque debemos revisarla dado que el PIB estuvo por debajo de las estimaciones. El crecimiento de los envases plásticos estará en línea con ese porcentaje, y se ubicará en 4,4%. Se ha observado una verdadera discrepancia en Brasil entre el crecimiento de 9-10% en el consumo y una expansión muy baja del PIB; eso se puede observar en las estadísticas de envases. La demanda de cajas corrugadas está creciendo a una tasa anualizada de 5%, por ejemplo, mientras que el PIB está casi estancado.

BNamericas: ¿Y para el 2013?

Weil: Para el 2013 estamos más optimistas, como lo está la mayoría de la gente de los sectores industriales. Las tasas de interés están bajas y algunas de las reformas del gobierno, como las rebajas en el precio de la electricidad, también debieran estimular la inversión privada. El modelo económico de Brasil basado en el consumo parece estar agotado y debe reemplazar por un modelo basado en inversiones. [Este año] definitivamente será mejor para los envases que el 2012.

BNamericas: ¿Y los envases plásticos están aumentando su participación en el mercado general de envases?

Weil: En términos de volumen, los envases plásticos representan un 26% del mercado de envases en Brasil (basándose en datos del 2011), en todas las aplicaciones habituales: envases rígidos para bebidas gaseosas y productos de cuidado personal, y resinas para films flexibles para alimentos. Sí, el plástico está ganando mercado y lleva haciéndolo por un buen tiempo, especialmente en perjuicio del vidrio. La mayor parte del crecimiento se observa en los envases flexibles, que tienen muchas ventajas por sus colores, imágenes, su peso liviano y menor costo. Existe una tendencia real hacia emplear envases más livianos.

BNamericas: ¿Cuánta importancia tiene el costo como motor del mercado?

Weil: Los progresos en el mercado brasileño de envases plásticos están muy ligados al costo. A diferencia de Europa y EEUU, los envases son vistos como un mal necesario y casi toda la innovación está dirigida a reducir costos. Hay menores ingresos disponibles aquí, así que reducir los costos es fundamental. En los últimos 10 años, por ejemplo, el film plástico en un envase de galletas se redujo de un 25% a un 8% del costo total. Las botellas de tereftalato de polietileno (PET) alcanzan un tercio del peso que tenían. Existe también una tendencia al mayor uso de resinas recicladas, especialmente de PET reciclado, por su bajo costo. También hay mayor nivel de reciclaje de PET en Brasil que en EEUU. Los transformadores de envases necesitan una fuente alternativa de materias primas para reducir sus costos y el PET reciclado es una solución.

BNamericas: ¿Cómo manejan los transformadores brasileños de plásticos el mayor costo de las materias primas?

Weil: No es fácil trabajar como transformador en Brasil. Sus proveedores de materias primas en Brasil son todos monopolios o cuasi-monopolios, como el caso de Braskem para las resinas plásticas, y Braskem tiene plantas más antiguas y mayores costos de producción que las empresas de EEUU. El gobierno también protege a estos monopolios a fin de impulsar la producción local y elevó el impuesto a la importación para algunas resinas por ejemplo, lo que significó que Braskem pudo subir sus precios. Entonces los transformadores de plásticos se ven presionados por sus proveedores y sus clientes, quienes buscan los menores costos posibles. Los transformadores no pueden traspasar estos mayores precios al mercado, por lo que tienen que absorberlos y sus márgenes se ven perjudicados. Existe una necesidad constante de reducir los costos.