"El aumento de los costos de las materias primas afectará los precios finales"

Por
Lunes 23 de septiembre, 2013

En un momento en que la economía brasileña pareciera comenzar a recuperarse, BNamericas conversó con Dilson Ferreira, presidente de la asociación de fabricantes de pintura Abrafati para analizar el impacto de las cambiantes condiciones económicas de la demanda brasileña de pintura y acerca de la perspectiva para el 2014 y en adelante.

BNamericas: ¿Cuál es la perspectiva para el mercado brasileño de pinturas este año?

Ferreira: Al finalizar nuestra conferencia anual en septiembre, reiteramos el pronóstico de crecimiento del volumen de 1,0% en pinturas este año. Con la recuperación de la actividad económica en Brasil, la industria de las pinturas ha adquirido más confianza. Existen cuatro fuentes principales de demanda de pintura en Brasil: el sector inmobiliario, la fabricación de automóviles, el repintado de vehículos y la industria en general, incluida la construcción naviera, el segmento de muebles, línea blanca y otros. Los sectores que lideran el crecimiento económico brasileño en este momento son todos grandes consumidores de pintura. La primera mitad del 2013 fue complicada, pues hubo una rebaja de las expectativas económicas del PIB, pero estamos confiados en que todo mejorará hacia el 2014.

BNamericas: ¿Y a largo plazo?

Ferreira: A largo plazo, y después de solucionar factores estacionales y problemas como el nivel de existencias, la industria crecerá con más fuerza que el PIB. Esperamos que en el 2014 el mercado de pinturas crezca en 1% a 1,5% por sobre la tasa del PIB. El próximo año será un año de elecciones y también incidirá el Mundial de Fútbol en la demanda de pintura, como pintura para aeropuertos y otra infraestructura.

BNamericas: ¿Qué impacto ha tenido en el sector la depreciación del real?

Ferreira: Brasil no importa ni exporta grande volúmenes de pintura, así que no creemos que se produzca un impacto real en el mercado. Sin embargo, sí habrá un efecto sobre los costos. Brasil necesita importar algunas materias primas para la producción de pinturas. Cerca del 60% del costo total de materias primas proviene de las importaciones, principalmente resinas y pigmentos. Por ejemplo, Brasil produce 55.000t/a de dióxido de titanio, pero consume 185.000t/a. El aumento de los costos de las materias primas afectará los precios finales.

BNamericas: ¿Qué sectores contribuyen más a los ingresos?

Ferreira: En términos de ingresos, cerca del 60% proviene del sector inmobiliario, 15% del automotor (8% corresponde a repintado y 7% a los fabricantes) y 25% a usos industriales. El sector automotor y otras industrias requieren pinturas de valor más alto, mientras que las pinturas para uso residencial son más simples. El sector inmobiliario representa cerca del 72% del volumen de pinturas, pero solo el 60% de ingresos.

En el sector automotor se están estableciendo nuevos fabricantes en Brasil y los que ya están aquí están expandiendo sus fábricas. El sector cuenta con el apoyo del Gobierno Federal, el cual le ha reducido los impuestos, al igual que los gobiernos estatales y municipales, que apoyan nuevas plantas y trabajos de ampliación. Es un sector privilegiado de muchas formas.

El gobierno también considera al sector inmobiliario como un impulsor del crecimiento económico y está tratando de incentivar dicho desarrollo, con programas de financiamiento con tasas de interés bajas como Minha Casa Minha Vida, rebajas de impuestos sobre materiales para la construcción y otros. Todo esto aumentará claramente la demanda de pinturas para uso residencial.

BNamericas: ¿Cuál es la demanda proyectada del sector de infraestructura?

Ferreira: Mucho se ha dicho sobre la necesidad de inversión en infraestructura en Brasil y poco se ha hecho en concreto, pero creo que finalmente estamos progresando y esperamos una mayor demanda de proyectos de infraestructura en el futuro, de sectores como transporte, energía, producción de petróleo y gas, refinerías, tuberías, etcétera. Estos sectores también requieren pinturas más sofisticadas; la producción costa afuera, por ejemplo, demanda pinturas de alto valor agregado que puedan soportar entornos corrosivos.