"La biodegradabilidad de los petroplásticos no se ha comprobado"

Por
Lunes 03 de junio, 2013

En la segunda parte de esta entrevista de dos, BNamericas conversa con Eduardo de la Tijera Coeto, presidente y director general de la consultora mexicana de la industria de químicos, petroquímicos y plásticos Grupo Texne, sobre el sector local de plásticos.

BNamericas: ¿Espera un gran impacto en la industria mexicana de plásticos como resultado de la reforma energética de la que tanto se habla en el país?

De la Tijera: Si la reforma energética se aprueba dentro de este año, pasarían varios años antes de que se sienta en el sector. Su efecto será mayor cerca de la boca de pozo, lo que a la larga tendrá un efecto colateral en la cadena de producción.

Las inversiones en exploración y producción podrían elevarse rápidamente debido a que ya está instalada gran parte de los aparatos para exploración y producción petrolera, Pemex ya está invirtiendo una mayor cantidad y la disponibilidad de fondos privados impulsaría estos esfuerzos.

En el frente de la refinería los efectos demorarán varios años en sentirse. No es fácil construir una refinería en México, es un proceso que toma varios años. De hecho, la refinería Tula está actualmente en desarrollo y no se proyecta que comience a operar antes del 2017. Pasarán varios años antes de que se vea un impacto en la industria de petroquímicos y plásticos.

Pemex podría formar empresas de riesgo compartido y alianzas con compañías privadas para incrementar el desarrollo en el área de petroquímicos, tal como ya han hecho con Braskem Idesa y Mexichem.

BNamericas: ¿Podría el gobierno hacer más para mejorar la situación?

De la Tijera: La industria de plásticos no puede depender de que el gobierno tome ciertas decisiones a su favor debido a que este no se puede dedicar a un solo sector. La industria necesita hacer más esfuerzos para desarrollar fuentes de crecimiento que sean más controlables, por ejemplo, la recuperación del mercado interno que ha sido absorbido por las importaciones. Sin embargo, eso demanda un esfuerzo organizado y alguien debe liderarlo. El gobierno puede, no obstante, prestar asistencia mediante la entrega de información sobre las importaciones de plásticos y con un respaldo financiero, ya sea a través de créditos o préstamos. No podemos esperar, como en los primeros años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que todo provenga del gobierno.

BNamericas: ¿Cuál es su opinión respecto del debate de biodegradables versus reciclaje?

De la Tijera: Se me conoce como el crítico más duro de los plásticos biodegradables en México. Los materiales oxo-biodegradables o los nuevos degradables orgánicos han llegado al mercado con falsas promesas. La biodegradabilidad de los petroplásticos no se ha comprobado. No hay ninguna prueba que garantice que el polietileno, polipropileno o el PET se pueden biodegradar en un relleno sanitario. Esta falsa promoción ha dañado a la industria. Primero debido a que ha aumentado los costos de varios productos -por ejemplo, las bolsas plásticas- y debido a la falta de regulación en México que ha derivado en falsas afirmaciones de biodegradabilidad.

BNamericas: ¿Qué necesita la industria para garantizar un crecimiento futuro?

De la Tijera: Unirse, organizarse y tomar el control. La industria debe recuperar la participación del mercado absorbida por las importaciones, aumentar el reciclaje y desarrollar mercados de exportación. De acuerdo con las últimas cifras, la industria de plásticos de México no debiera experimentar un crecimiento saludable este año y se debe poner atención en las importaciones, puesto que si estas crecen más que la demanda, entonces la industria enfrentará un estancamiento o incluso una contracción. Este debe ser un año en que la industria tome el futuro en sus propias manos. 


Acerca de Eduardo de la Tijera Coeto

Eduardo de la Tijera Coeto fue presidente de Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac) de México entre marzo del 2006 y marzo del 2008.