"Habría sido interesante que las reformas hubiesen permitido participación privada en Pemex Petroquímica"

Por
Lunes 02 de septiembre, 2013

Para obtener una visión más detallada del mercado mexicano de los polímeros y el potencial impacto de la potencial reforma energética, BNamericas conversó con Esteban Sagel, analista senior de Wood Mackenzie y especialista en polímeros.

 

BNamericas: México importa la mayor parte de sus requerimientos de polímeros. ¿Cuál es la proyección para los próximos años ante la potencial reforma energética?

Sagel: Al observar el segmento de polietileno (PE), con o sin reforma energética, Etileno XXI sí mejorará la posición comercial neta de México, pero no cambiará su condición de importador neto. El proyecto mejorará la balanza comercial, aunque no revertirá completamente el déficit nacional y, como se anticipa un aumento de la demanda en México, el déficit volverá a seguir una tendencia al alza.

Etileno no necesitará exploración y producción adicional de gas, ya que el etano se obtendrá de proyectos que Pemex ya tiene en desarrollo, independiente de la reforma energética propuesta.

BNamericas: ¿Qué impacto tendrá la reforma energética sobre los petroquímicos?

Sagel: La reforma tendrá efectos en la capacidad de terceros de participar en exploración y producción hidrocarburífera y en posibles inversiones en nuevos activos petroquímicos. Para que la reforma energética se refleje en productos como el PE, por ejemplo, se requiere desarrollo en la exploración de gas húmedo, a partir del cual se obtiene el etano y, mediante un proceso de craqueo, se elabora después el etileno y el PE. No obstante, hay muchas variantes distintas en la reforma energética que están lejos de determinarse; hasta que estas no se aclaren, mi impresión sería que la reforma no tendrá un impacto considerable en el déficit de polímeros.

BNamericas: ¿Ocurre una situación similar con otros polímeros, por ejemplo, con el polipropileno (PP) y el PET?

Sagel: Hay cierta producción local de PP, pero México también importa cantidades importantes del material y eso no cambiará con la reforma energética. El propileno se obtiene de refinerías, de unidades de deshidratación de propano o de craqueo de hidrocarburos pesados. En el caso de México, estaríamos hablando de propileno de refinerías y en el horizonte se ve solo una posible inversión, que es la planta en Tula. Esa refinería podría abrirse a la inversión, pero aquello no traería consigo un volumen suficiente de propileno para sumar una capacidad significativa de PP en el país. Sin embargo, esto sí podría darle más flexibilidad a Indelpro en términos de suministro para no depender de las importaciones, que es lo que están haciendo ahora para maximizar los niveles de producción en sus instalaciones.

BNamericas: ¿Hasta dónde son viables las inversiones en petroquímicos dado el número de proyectos en ejecución al norte de la frontera?

Sagel: En este momento hay muchas interrogantes que se relacionan con la reforma y muchas oportunidades en EE.UU ante el desarrollo de su sector gasífero no convencional. Con esto, muchos derivados del etileno se elaboran en EE.UU. Sin tener mayor claridad sobre la reforma, resulta difícil decir si habrá oportunidades atractivas en el mercado mexicano. Sin embargo, si todo se alinea correctamente, la reforma se concreta y la legislación posterior lo permite, los recursos y las inversiones ya están.

Habría sido interesante que las reformas hubiesen permitido participación privada en los actuales activos de Pemex Petroquímica, que necesitan inversiones adicionales, pero no es algo que se esté considerando en este momento.

BNamericas: Grandes actores petroquímicos mexicanos y Alpek se han volcado a EE.UU. para aprovechar los recursos de esquisto. ¿Es demasiado tarde para que México atraiga inversiones similares?

Sagel: Nunca es tarde para hacer lo correcto. Hace diez años en Ciudad de México escuché a un alto ejecutivo de una gran compañía petroquímica local hablar sobre la importancia de la reforma energética para el futuro de la industria de petroquímicos. Sin embargo, las empresas han estado realizando inversiones a pesar del complejo entorno, así que no descartaría nuevas iniciativas si el entorno y el marco legal se vuelven más atractivos. Los déficits son muy grandes, pero tiene que haber un marco legal apropiado para asegurar que las inversiones sean positivas para el futuro. Todo depende de la reforma constitucional y las leyes secundarias.