"Pemex no querrá perder el control, pero espera ver mayor participación de empresas privadas"

Por
Lunes 15 de abril, 2013

BNamericas conversó con Francisco Gutiérrez, líder para Latinoamérica del equipo de químicos y petroquímicos de Standard & Poor's México, para analizar cómo las reformas energéticas podrían transformar a la petrolera nacional Pemex y la industria de petroquímicos de México.

BNamericas: ¿De qué forma afectará la reforma energética a la industria mexicana de petroquímicos?

Gutiérrez: Algunas empresas privadas se han asociado con Pemex para obtener insumos a un precio más favorable, dado que Pemex carece de plantas modernas y eficientes con la capacidad necesaria. Por ejemplo, Mexichem con el proyecto de monómero de cloruro de vinilo (VCM) y Braskem-Idesa con Etileno XXI. Este tipo de empresas mixtas serán más frecuentes si se aprueba la reforma y beneficiarán a los actores mexicanos para que sean más competitivos.

BNamericas: ¿Por qué la empresa mixta Pemex-Mexichem demoró tanto en recibir la aprobación del directorio de Pemex?

Gutiérrez: La demora se debió en gran medida al cambio de gobierno y no es señal de la política seguida por Pemex, que es una empresa  tan estratégica que quizás los directivos de la compañía en ese entonces decidieron posponer la aprobación hasta que asumiera la nueva administración. La empresa mixta siempre estuvo en consideración debido a la ventaja competitiva de Mexichem, y para Mexichem es un proyecto clave, porque tendrá acceso al VCM.

BNamericas: ¿Pemex pretende abrir su monopolio de producción de petroquímicos básicos?

Gutiérrez: Estará más relacionado con el desarrollo de empresas mixtas, no de empresas privadas que solo son responsables de la producción de petroquímicos básicos. Pemex no querrá perder el control, pero espera ver mayor participación de empresas privadas; no me refiero a participación de capital, sino a participación por medio de un contrato con empresas que tengan ventajas competitivas o capacidades especiales como Schlumberger o Halliburton. Pemex no será privatizada, pero el gobierno podría tratar de emular a la [energética federal] brasileña Petrobras.

BNamericas: ¿Cómo ha afectado el desarrollo de gas de esquisto en EEUU a la industria petroquímica de México?

Gutiérrez: Los actuales precios del gas de esquisto han hecho que algunas empresas busquen oportunidades en EEUU para aprovechar el bajo costo de las materias primas. Por ejemplo, una empresa hermana de Alpek, Newpek, está llevando a cabo exploración de hidrocarburos de esquisto en Texas y Mexichem anunció hace poco la compra de PolyOne, un productor de PVC, por medio del cual finalmente tendrá acceso a gas de esquisto con precios bajos. Asimismo, en agosto Mexichem anunció que estaba en negociaciones con Oxy por la construcción de una unidad de craqueo, lo que se ajusta a la misma estrategia de aprovechar los precios del gas de esquisto estableciendo empresas mixtas en EEUU.

BNamericas: ¿Cómo esperan que progrese la explotación de hidrocarburos de esquisto en México?

Gutiérrez: Pemex pretende capitalizar la tendencia y necesitará estar más abierta a empresas privadas, que no solo tienen la experiencia, sino que también la tecnología, pero como lo dije antes no querrá perder el control sobre los recursos.

Sin embargo, hay mucho que hacer y no sucederá de un año para el otro, sino en varios años y mientras tanto las empresas de petroquímicos no se sentarán a ver qué pasa. Otras empresas de Latinoamérica, por ejemplo Braskem que se concentra principalmente en nafta, están tomando medidas para obtener acceso al gas de esquisto a medida que compran activos en EEUU.

BNamericas: ¿Qué otros factores están influyendo en la industria petroquímica de México?

Gutiérrez: El desempeño de la industria de construcción, no solo de viviendas, sino también de infraestructura, es importante para la industria. El mercado de viviendas se ha visto afectado por los recientes problemas macroeconómicos que a su vez afectan la demanda de productos petroquímicos, pero el gobierno está invirtiendo mucho en infraestructura, la cual usa tuberías y materiales plásticos.

La volatilidad del precio del petróleo también es una preocupación, dado que lo que parece ser una desaceleración en el crecimiento de China ha afectado la demanda de petróleo y los márgenes de algunas compañías se han estrechado como resultado. Y si la recuperación de EEUU demora, afectará a México porque EEUU es el principal socio comercial del país.

Un factor positivo es la industria automovilística, que ha estado experimentando una fuerte recuperación y las empresas que fabrican productos para esta industria se están beneficiando enormemente, por ejemplo, Grupo Kuo y Alpek.