"El gran problema de la explotación del gas de esquisto son los conocimientos técnicos"

Por
Lunes 06 de mayo, 2013

En la segunda entrega de esta entrevista de dos partes, BNamericas conversa con Hernán Cavarra, analista de químicos de Frost & Sullivan en Buenos Aires, sobre los planes para el desarrollo del gas de esquisto en Latinoamérica y cómo este podría cambiar las finanzas de la industria química latinoamericana.

BNamericas: ¿En qué medida el desarrollo latinoamericano del gas de esquisto depende de la inversión extranjera?

Cavarra: La tecnología de gas de esquisto y los químicos que se usan no están masificados todavía y los equipos y la tecnología necesaria todavía son costosos. El gran problema de la explotación del gas de esquisto son los conocimientos técnicos. Las petroleras nacionales de Latinoamérica no tienen los conocimientos técnicos, por eso están firmando cartas de acuerdo y conformando empresas mixtas con compañías internacionales. Debido a que la tecnología es tan cara, la única forma de hacerlo es con empresas extranjeras.

BNamericas: ¿Qué cambios se deben realizar en la normativa?

Cavarra: La principal complicación es el medioambiente. Las tecnologías del gas de esquisto pueden ser dañinas para el medioambiente, y existe una gran inquietud en torno a la contaminación del agua, aunque las inquietudes no son tantas como en Europa, donde algunos países incluso han prohibido el uso de ciertas tecnologías de gas de esquisto.

En general, los marcos legales para el gas de esquisto aún no están bien desarrollados. Por ejemplo, se deben realizar cambios legales para que Pemex en México pueda permitir la participación de empresas extranjeras en el desarrollo de gas de esquisto. En Argentina, ya se acordó que YPF puede trabajar con inversionistas extranjeros.

BNamericas: ¿Cómo compite el sector de petroquímicos con otras demandas de gas de esquisto?

Cavarra: Cuando converso con empresas de petroquímicos en Argentina, esa es su principal preocupación. Ellos todavía no saben lo que el gas de esquisto y cuánto estará disponible para ellos. En Argentina, más del 50% de la matriz energética es a gas. Hay cortes eléctricos en el invierno, y muchas empresas de petroquímicos como Dow y Braskem no están invirtiendo en Argentina porque no tienen certeza si conseguirán el gas natural que necesitan.

Sin embargo, el plan industrial 2020 del Gobierno de Argentina considera dos nuevos complejos petroquímicos en el sur, cerca de Vaca Muerta. Pienso que los petroquímicos se verán beneficiados hasta cierto punto con el gas de esquisto, dado que el país tiene un enorme déficit comercial de químicos. Pero no se han hecho anuncios oficiales.

Brasil depende mucho menos del gas y más de la hidroelectricidad, y el sector de petroquímicos necesita desesperadamente gas de esquisto para desarrollarse e invertir.

BNamericas: ¿Cree que el gas de esquisto por sí mismo es suficiente para mejorar la competitividad de la industria petroquímica de Latinoamérica?

Cavarra: Si el gas de esquisto se explota en Latinoamérica como se ha hecho en EEUU, y el precio del gas natural baja en igual medida, cambiará la competitividad de la industria significativamente. En el corto a mediano plazo, el efecto se sentirá más en el comercio intrarregional, y tal vez en el largo plazo en las exportaciones a Europa y Asia, que dependerán cada vez más de la importación.

BNamericas: ¿El gas de esquisto de Latinoamérica cómo cambiará las finanzas de las importaciones y exportaciones regionales de petroquímicos?

Cavarra: Latinoamérica depende mucho de las importaciones de fertilizantes de los países de la ex Unión Soviética y el Medio Oriente, y en cuanto a resinas plásticas un país como Brasil comenzará a ser un importador neto de polietileno [PE] y polipropileno hacia el 2016. Esto podría cambiar en el futuro. Países como Colombia pretenden invertir en capacidad de PE, mientras que Venezuela tiene grandes planes relacionados con fertilizantes. Etileno XXI comenzará a producir en México hacia el 2015 y Comperj en Brasil también iniciará su producción, aunque tal vez más para el 2018 que el 2016. Ambos proyectos usarán gas natural.

BNamericas: ¿Cuál podría ser el impacto de la producción de petroquímicos basada en gas de esquisto en los precios?

Cavarra: Bien, existen varios factores. Pero si los precios del gas natural bajan y hay una oferta abundante entonces los precios podrían ser menores. Pero esto depende de las inversiones que se realicen en la región en nueva producción y también de la demanda mundial. La demanda de China e India sigue creciendo, y los precios están definidos no solo por los precios del gas natural sino también por la demanda y la capacidad de producción.