"Las inversiones de Chevron y de Dow Chemical son muestras importantes de la confianza que despierta el país"

Por
Lunes 05 de agosto, 2013

Para conocer más detalles sobre la situación actual de la industria química y petroquímica de Argentina y su perspectiva, BNamericas conversó con José María Fumagalli, director ejecutivo de la Cámara de la Industria Química y Petroquímica (CIQyP) del país.

 

BNamericas: ¿Hoy en día cuáles son los desafíos más grandes que enfrenta la industria química y petroquímica de Argentina?

Fumagalli: Hay dos situaciones diferenciadas: la química, cuya producción no depende de los hidrocarburos, y la petroquímica, que sí depende en gran medida del aprovisionamiento de materias primas derivadas de hidrocarburos.

En particular, en relación a la petroquímica hoy día estamos teniendo limitaciones en el abastecimiento de materias primas durante el período de invierno, o sea las plantas pueden operar, pero no a plena carga y eventualmente en días de mucho frío el gobierno prioriza el abastecimiento a la población para calefacción y para preparación de su comida y se producen los cortes a los grandes consumidores industriales, entre los cuales está el sector petroquímico. Esto hace que en los últimos años, en el promedio anual, la industria no pueda operar a plena carga debido a estas restricciones.

BNamericas: ¿Cuál es la perspectiva para la industria?

Fumagalli: Es bien conocido el potencial que tiene Argentina en cuanto a las reservas técnicamente recuperables de shale gas y shale oil. En el caso del shale gas, han sido actualizadas en 802 billones de pies cúbicos [22,7Bm3]; representan más de 500 años al consumo actual de gas. O sea que si la exploración de estos recursos, que ya se está iniciando da resultado, Argentina va a tener un cambio de escenario realmente muy importante y muy favorable para el desarrollo futuro de la industria petroquímica.

En particular, [la petrolera nacional] YPF acaba de firmar un acuerdo con Chevron para una fase exploratoria para desarrollar este recurso, y hay otras compañías que ya están trabajando.

BNamericas: ¿En qué etapa se encuentra el acuerdo con Chevron?

Fumagalli: Según tengo entendido, está aprobado por el Gobierno Nacional, falta la aprobación de la provincia de Neuquén, que seguramente se producirá en las próximas semanas.

BNamericas: ¿Y el acuerdo con Dow?

Fumagalli: Dow Química Argentina es la titular de Petroquímica Bahía Blanca (PBB-Polisur), el único productor de etileno en Argentina. Ha firmado un acuerdo con YPF para explorar un área relativamente pequeña, pero con un potencial muy alto.

Al respecto dos cuestiones que habría que destacar: primero, que la firma de este convenio por supuesto se realizó con el consentimiento del directorio internacional de Dow, lo cual demuestra un respaldo de la empresa al potencial de crecimiento que tiene Argentina; además de este convenio para explorar shale gas, también se han firmado otros dos convenios para realizar desarrollo de futuros proyectos petroquímicos en forma conjunta entre YPF y Dow. Es una apuesta muy grande de la empresa a las posibilidades de crecimiento en Argentina.

BNamericas: ¿Y esta cantidad de gas y petróleo va a ser suficiente para ayudar a que la empresa petroquímica opere en plena capacidad todo el año?

Fumagalli: Sí, obviamente si se logra transformar estos recursos técnicamente recuperables en reservas comprobadas la respuesta va a ser una inmediata ola de inversiones en la petroquímica Argentina, no solo por parte de las empresas que hoy operan en Argentina, sino también mediante la incorporación de nuevas empresas.

BNamericas: ¿Cuál es el volumen de shale gas que actualmente está entregando la industria en Argentina?

Fumagalli: Vale la pena destacar que en este momento algo así como el 4-5% de la inyección de gas que se produce en Argentina en los gasoductos ya es proveniente de shale gas; hay varios incentivos que se están aplicando, por ejemplo un precio de US$7,5 por millón de BTU para el gas nuevo. De cualquier manera, para un desarrollo importante y que signifique un cambio en el escenario actual de aprovisionamiento de materias primas, yo estimo que va a ser necesario un plazo entre cuatro y seis años dependiendo del ritmo de las inversiones y de su continuidad. Otras empresas petroleras internacionales también están manteniendo conversaciones para sumarse a este esfuerzo exploratorio.

BNamericas: ¿Existe infraestructura suficiente para transportar el gas al principal polo petroquímico en Bahía Blanca?

Fumagalli: Sí, el grueso [está en Bahía Blanca]. Hay otros polos petroquímicos en Ensenada, y en Santa Fe, pero estos son polos que operan fundamentalmente en base a cortes líquidos.

Sí, hay infraestructura suficiente. Argentina tiene una red de gasoductos realmente muy importante y no creo que constituya una limitante. El tiempo de construcción de nuevos gasoductos, en caso de que fueran necesarios, se puede realizar en un tiempo mucho más corto que el que lleva la exploración petrolera.

BNamericas: En cuanto a inversiones, ¿esperan más?

Fumagalli: Sí, seguro. La Cámara Química y Petroquímica no representa a la industria petrolera, pero sabemos que hay otras compañías internacionales que están evaluando la realización de nuevas inversiones.

BNamericas: ¿Cuál es el estado de la balanza comercial en petroquímicos?

Fumagalli: El total de la industria química, la química más la petroquímica, tiene actualmente un balance de divisas negativo de US$4.400mn.

BNamericas: ¿Cuál es la actual tendencia de demanda de químicos?

Fumagalli: Sí, se ve un crecimiento sostenido de la demanda, acorde con el desenvolvimiento económico del país, que ya lleva 10 años de crecimiento ininterrumpido.

BNamericas: ¿Cuál es la situación política? ¿Es complicado atraer inversionistas desde afuera?

Fumagalli: Yo creo que es una situación normal en la cual los inversionistas realizan contactos con el gobierno, evalúan sus oportunidades y toman sus decisiones. Las inversiones de Chevron y de Dow Chemical, a mí parecer, son muestras importantes de la confianza que despierta el país.