"Comperj es un proyecto crucial para la industria petroquímica".

Por
Lunes 08 de julio, 2013

La industria brasileña de químicos de origen vegetal y su sector de petroquímicos convencionales se están esforzando por competir con empresas extranjeras de mercados donde son mucho más bajos los costos de producción, especialmente aquellos de los insumos.

En la segunda parte de esta entrevista de dos, BNamericas conversó con Maurício Jaroski, de la consultora Maxiquim, sobre las acciones que se deben realizar para impulsar nuevas inversiones en el sector de Brasil, y sobre cómo el megaproyecto Comperj reportará a la industria una mejor posición competitiva.

La primera parte de la entrevista se puede ver aquí.

BNamericas: ¿Qué debe hacer el gobierno para estimular las  inversiones en bioquímicos?

Jaroski: El gobierno recientemente redujo los impuestos para el sector y la industria está pidiendo más, pero no creo que las rebajas de impuestos sean suficientes por sí solas. Tiene que haber un entorno más favorable para la inversión en general.

El gobierno ha entregado gran apoyo al sector azucarero, que proporciona insumos para los químicos verdes. El gobierno se dio cuenta de que las plantas de azúcar y la infraestructura en Brasil son antiguas, por lo que otorgó financiamiento del [banco nacional de desarrollo] BNDES a procesadores de azúcar brasileños y extranjeros que operan en el país a fin de actualizar y renovar su infraestructura. El gobierno está conciente de la necesidad de estimular las inversiones.

BNamericas: ¿Entonces qué se debe hacer para el sector petroquímico en general?

Jaroski: La principal iniciativa que mejorará la competitividad del sector brasileño de petroquímicos es Comperj, el proyecto de refinación y petroquímicos que [la energética federal] Petrobras está construyendo en Río de Janeiro. Comperj incluirá una unidad de craqueo de gas natural que proporcionará un insumo más barato para petroquímicos y hará que la industria brasileña sea más competitiva. Comperj es un proyecto crucial para la industria petroquímica.

BNamericas: ¿Cuándo esperan que parta Comperj y cuál será su configuración?

Jaroski: La última noticia que sabemos es que Comperj fue postergado hasta el 2016. Pero Petrobras está completamente comprometido con Comperj, al igual que [la petroquímica brasileña] Braskem, aunque Braskem además está buscando inversiones fuera de Brasil. Braskem busca producir una gran variedad de petroquímicos en Comperj, incluidas resinas plásticas como polipropileno (PP), PE y PVC.

BNamericas: ¿El precio del gas de Comperj será competitivo respecto de los precios del gas de EE.UU.?

Jaroski: Será menor que el actual precio del gas en Brasil. Pero Petrobras está teniendo más complicaciones de lo que esperaba para producir en la provincia del presal y ha tenido que realizar grandes inversiones en exploración y producción.

El gas del presal definitivamente será más caro que el gas de esquisto en EE.UU. Sin embargo, servirá para estrechar la brecha; el gas de esquisto de EE.UU. actualmente está en un rango de US$3-4 por millón de BTU (MBTU), mientras que en Brasil es de unos US$13/MBTU. Esa una diferencia muy grande, y va a disminuir.

La industria petroquímica brasileña no se volverá repentinamente más competitiva que la industria estadounidense por causa de Comperj y el uso del gas del presal, pero Comperj contribuirá a que alcance una posición más competitiva.

BNamericas: ¿Cuál será el impacto de Comperj sobre el comercio brasileño de químicos?

Jaroski: En este momento el gobierno tuvo que imponer aranceles de importación muy altos para los productos químicos extranjeros, los que de otra forma hubieran aniquilado la industria local. Pero esa es una posición extrema, y creo que con Comperj podremos retornar a un comercio más libre y a un mercado brasileño más abierto.

Comperj cubrirá la demanda interna y los mercados de exportación. Esto significará que la industria puede competir mejor con Europa y EE.UU., y definitivamente reducirá el actual déficit comercial de químicos.


Acerca de Maurício Jaroski

Maurício Jaroski está a cargo del área de química sostenible de Maxiquim. Es titulado de Ingeniería Química de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul.