"Esperamos una tasa de crecimiento anual promedio apenas inferior a 5% en la demanda de polietileno"

Por
Lunes 09 de septiembre, 2013

BNamericas conversó con Nick Vafiadis de IHS acerca de las perspectivas a largo plazo para el mercado sudamericano de polietileno (PE), en vista de la revolución del gas de esquisto en EE.UU.

BNamericas: ¿Cuánta capacidad nueva de PE se proyecta tener en Sudamérica?

Vafiadis: El único proyecto en vista es Comperj en Río de Janeiro, pero aún no es definitivo. Esperamos que Braskem resuelva si procede con Comperj el próximo año. Si se aprueba el proyecto, la nueva capacidad de PE no entrará en servicio sino hasta el 2019 o 2020.

Comperj es el principal proyecto en Sudamérica. Francamente, cualquier inversión que vaya a considerarse en el sector se deberá evaluar tomando en cuenta toda la nueva capacidad planificada en EE.UU. que utilizará gas de esquisto como insumo. Eso ha cambiado notoriamente la ecuación.

Braskem también se ha asociado con Idesa en México en el proyecto Etileno XXI, que debiera estar listo a fines del 2015 o a comienzos del 2016. En él se usará etano como insumo para producir etileno y PE. Los factores económicos de ese proyecto se ven más atractivos.

BNamericas: ¿Qué tipo de insumo se utilizaría en Comperj?

Vafiadis: En un comienzo se iba a utilizar nafta, pero cambiaron a insumos más livianos, a pesar de que aún no los han especificado. Posiblemente será una combinación de etano, propano y gas licuado de petróleo. Brasil tiene poca capacidad de nafta y tiene que importarla. Resulta lógico usar otro tipo de insumos.

BNamericas: ¿Qué aumento prevén para la demanda de PE en la región?

Vafiadis: En Sudamérica esperamos una tasa de crecimiento anual promedio apenas inferior a 5% en la demanda de PE del 2013 al 2018. Eso es un promedio para todas las clases y todos los países. Los envases serán parte una importante del mercado; los films y las bolsas representarán cerca de la mitad del mercado por efecto del crecimiento de la clase media y la producción agrícola.

BNamericas: ¿Podrían surgir más proyectos de producción de PE que utilicen insumos derivados de la caña de azúcar?

Vafiadis: Braskem parece comprometida con ese mercado y con la tecnología y el producto. Dow y Mitsui tienen un proyecto similar en espera. Todo se remite a decidir dónde invertir los dólares: en Norteamérica, donde hay insumos muy competitivos, o en un país donde los costos son más altos y la ventaja de los productos ecológicos no es tan alta como uno quisiera. La prima sobre el PE convencional no es como antes.

BNamericas: Con una creciente demanda y sin nueva oferta, ¿qué significa esto para la balanza comercial de PE de la región?

Vafiadis: No hay prevista nueva capacidad, pero la demanda crece cerca de 5% al año. Dicha demanda deberá abastecerse con importaciones y EE.UU. será el principal proveedor de aquellas importaciones.

BNamericas: ¿El proteccionismo es una preocupación?

Vafiadis: A octubre el arancel aduanero que se cobra al PE en Brasil había disminuido de 20% a 14%. Entonces, desde la perspectiva de un exportador de PE, Brasil es un mercado atractivo.