"Aparte de Etileno XXI, no hay grandes instalaciones que entren en funcionamiento antes del 2021"

Por
Lunes 17 de junio, 2013

BNamericas conversó con Rina Quijada, gerenta general de la consultora latinoamericana de petroquímicos IntelliChem, para evaluar las oportunidades en la industria petroquímica de Venezuela y Colombia. 

 

BNamericas: ¿Cuál es la balanza comercial para los productos petroquímicos en Sudamérica?

Quijada: El déficit comercial en Sudamérica de productos petroquímicos [olefinas y derivados/aromáticos y derivados/urea/metanol y cloro-álcali] está aumentando. El superávit comercial de 470.000t del 2005 rápidamente se convirtió en un déficit de 7,8 millones de toneladas en el 2012.

BNamericas: ¿Cuál es la situación en Venezuela y Colombia?

Quijada: Venezuela pasó de ser un país exportador neto a ser importador neto y, por lo tanto, la demanda local la cubrirán las importaciones. Sin embargo, el limitado acceso a moneda fuerte dificultará el comercio. Colombia además continuará importando la mayoría de los monómeros para producir polímeros como PVC, PP y PET.

Una mirada a las cadenas de vinilos y estirénicos demuestra que Venezuela cuenta con una balanceada producción de etileno/cloro-álcali/EDC/VCM/PVC, pero una limitada disponibilidad de etano para la producción de etileno, no tiene producción de monómero de estireno (SM) y poca producción de poliestireno (PS). Colombia importa todo el monómero de cloruro de vinilo (VCM) para la producción de PVC y no tiene producción de dicloroetano (EDC). Además importa todo el SM para la producción de PS y no produce SM ni etilbenceno (EB).

Como resultado, las exportaciones de resinas a la región aumentarán dado que se prevé que la demanda se incrementará y, aparte del proyecto Etileno XXI -que producirá 1 millón de toneladas anuales de PE en México- de Braskem Idesa, no hay otras instalaciones que vayan a entrar en funcionamiento antes del 2021. El proyecto brasileño Comperj, que se ha visto afectado por varios retrasos, debiera comenzar a operar según Petrobras en agosto de 2016.

BNamericas: ¿Qué significa esto para Venezuela y Colombia?

Quijada: La industria petroquímica en ambos países carece de integración para materias primas. En consecuencia, las importaciones aumentarán en el futuro cercano dado que los productores que no están integrados tienen que salir y comprar los productos necesarios para abastecer la cadena de suministro. La mayor capacidad de refinación reportará materias primas adicionales a la industria petroquímica de Colombia.

BNamericas: ¿Cuáles serán los cambios fundamentales en la industria petroquímica de Venezuela y Colombia en los próximos años?

Quijada: La industria continuará consolidándose, mientras mejoran los márgenes y la competividad mundial. La industria petrolera de Colombia crecerá y se diversificará, mientras que la de Venezuela se mantendrá bajo control estatal. En la región, la demanda continuará aumentando y las resinas y productos acabados provendrán ya sea de China o Norteamérica.

BNamericas: ¿Cuáles son las oportunidades de negocios para la industria?

Quijada: Venezuela tiene insumos abundantes y una industria petroquímica desarrollada basada más en el metano que en el etano como fuente. Las inversiones en refinación también podrían aumentar en Venezuela. En el corto plazo, Venezuela elevará las importaciones para cubrir la demanda local. El comercio es una nueva oportunidad de negocios para Venezuela.

Colombia agregará valor a su producción local mediante innovación e investigación para nuevas aplicaciones en su industria de plásticos. Pese a la escasa disponibilidad de insumos, la estabilidad económica y política debieran reportar oportunidades de inversión adicionales.

BNamericas: ¿La tensión política entre ambos países afectará el comercio?

Quijada: El comercio y las negociaciones comerciales entre Colombia y Venezuela seguirán siendo tensas al menos este año y el próximo, porque Venezuela está en período de transición, pero se verá mucho más afectada que Colombia porque depende mucho de las importaciones de Colombia. Por lo tanto, no prevemos extensos períodos de ruptura comercial; sino que una relación comercial intermitente evolucionará en los próximos años. Colombia tendrá que encontrar nuevos mercados, lo que afectará los márgenes, pero podrán sobrevivir; sin embargo, Venezuela tendrá que esperar mucho tiempo por productos brasileños o chinos.


Acerca de Rina Quijada

Rina Quijada es la dueña y gerenta general de IntelliChem. Durante más de 20 años, Quijada ha ejercido como consultora internacional para la industria petroquímica.

 


Acerca de la compañia

El objetivo de IntelliChem es proporcionar inteligencia de mercado precisa y actualizada para las industrias de petroquímicos y afines en Latinoamérica, asesorar a las empresas que buscan entender a los participantes destacados, e identificar las oportunidades que ofrece el mercado.