"Las medidas proteccionistas son contraproducentes"

Por
Lunes 12 de agosto, 2013

El Gobierno brasileño está comenzando a retirar algunas de las medidas proteccionistas, como el aumento de los aranceles, que implementó el año pasado para defender la industria química interna.

BNamericas conversó con Sérgio Corrêa de la consultora para la importación y exportación de químicos Belsul, con sede en Porto Alegre en el sur de Brasil, sobre las perspectivas para que Brasil tenga mayor participación en el comercio mundial de químicos.

BNamericas: ¿Por qué cree que el gobierno está cambiando su enfoque?

Corrêa: En los últimos 10 años, Brasil ha experimentado un auge en commodities y un fuerte aumento en términos de comercio. Permitió al gobierno concentrase en el mercado interno y no en el crecimiento externo. Pero eso se acabó ahora; los precios de los commodities pasaron a un nivel más bajo. Brasil ahora necesita ser competitivo a nivel internacional y no proteger sus industrias locales.

Las intenciones del gobierno no son muy claras, pero la economía está proporcionando claras señales de que debe existir un mayor enfoque en comercio e inversión. La inflación está bajando, pero todavía es alta, y podríamos ver otros tres años de bajo crecimiento del PIB. Se necesita un nuevo modelo.

BNamericas: ¿Cuál será el efecto de la depreciación del real en el comercio de químicos?

Corrêa: Ahora volvimos a los niveles históricos promedio para el real respecto del dólar y el euro. Creo que está claro que la industria química brasileña no necesita protección, sino participar más en el comercio internacional.

La industria necesita insumos para tener precios competitivos. Los mayores aranceles de importación y otras medidas proteccionistas son contraproducentes y hacen que la industria tenga más dificultades para competir. Brasil tiene que importar para exportar.

BNamericas: ¿Cuál fue el impacto de los mayores aranceles de importación, por ejemplo, sobre el PE?

Corrêa: El aumento de los aranceles de importación para productos como el PE ha sido muy contraproducente. Ha hecho que los transformadores de plásticos sean menos competitivos, y podría resultar en un incremento de las importaciones de productos plásticos terminados. Ha sido más dañino para Brasil que positivo. Los plásticos son una industria que demanda mucha más mano de obra que la producción de resinas, y están más dispersos en todo el país. Es posible que Brasil sea competitivo en petroquímicos sin estos niveles de protección frente a las importaciones.

BNamericas: ¿Qué productos importan actualmente en Brasil?

Corrêa: Importamos y exportamos materias primas químicas. Tenemos una cartera muy diversificada. Nuestros sector número uno, el automovilístico, solo da cuenta del 15% de nuestras ventas.

Importamos algunas resinas termoplásticas, pero no son nuestro producto principal. Estamos más concentrados en importar y distribuir plásticos de ingeniería.

En el mercado de resinas, Braskem es una empresa muy competente, pero me gustaría ver menos presencia estatal en el mercado y ver más actores y más suministro de resinas.

BNamericas: ¿Por qué establecieron presencia en EE.UU.?

Corrêa: En mayo, abrimos una oficina en Nueva York, para comprar productos estadounidenses e importarlos a Brasil, y también para exportar hacia EE.UU.

EE.UU. sigue siendo el mercado más grande del mundo, y el gas de esquisto ha desencadenado casi una revolución. Hay una nueva oleada de inversiones en petroquímicos que van a transformar EE.UU. en una potencia de exportación y manufactura. También es importante para nosotros como empresa tener más movilidad. Es difícil ver a Brasil convertirse en un polo para importaciones y exportaciones de químicos, pero EE.UU. tiene potencial.

BNamericas: ¿Cuáles son sus objetivos financieros para este año?

Corrêa: Somos principalmente importadores. Exportamos alrededor de US$2mn por año, pero en el 2013 pretendemos aumentar nuestras importaciones en 40% de US$70mn a US$100mn. Nuestros clientes necesitan productos que no se producen a nivel local, como aquellos para elevar la duración productos envasados y plásticos de ingeniería.