Índice

Intro

El sector energético chileno ha recorrido un largo camino en los últimos cuatro años. Cuando Michelle Bachelet asumió la presidencia de Chile en marzo de 2014, la industria energética estaba caracterizada por precios cada vez más altos para la energía, falta de competencia y desconfianza de los inversionistas debido a una serie de prolongados conflictos sociales respecto de algunas iniciativas propuestas.

En medio de este difícil escenario, el Gobierno de Bachelet, encabezado por el entonces ministro de Energía, Máximo Pacheco, y el secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Andrés Romero, emprendió lo que se convertiría en una de las reformas más exitosas del mandato de Bachelet. Las reformas energéticas -a saber, la revisión de las normas que regulan las subastas públicas de electricidad y el segmento de transmisión- provocaron un diluvio de inversiones en generación, principalmente en energías renovables, pese a que el crecimiento económico se ralentizó.

Después de dispararse a US$130/MWh en 2013, los precios otorgados en las tres últimas licitaciones públicas de energía de Chile han disminuido progresivamente, con promedios de US$107/MWh, US$79,3/MWh y US$47,6/MWh, respectivamente, en medio de una férrea competencia por parte de los desarrolladores de proyectos solares y eólicos, y de costos cada vez más bajos para estas dos tecnologías. El sector energético chileno ha atraído US$17.000 millones en inversión desde que Bachelet asumió como presidenta, más que cualquier otra industria, según el actual ministro de Energía, Andrés Rebolledo.

Sin embargo, la oleada inicial de inversión ya tocó techo, y el frenético ritmo de la construcción de proyectos eólicos y solares se ha desacelerado considerablemente. La oferta de electricidad en Chile pasó de un estado de precariedad y alto costo a uno de abundancia y bajo costo, y algunos expertos locales incluso anticipan una sequía de inversiones en proyectos de generación después de 2023.

Sin embargo, la transformación energética chilena está apenas comenzando y requerirá una inversión sostenida después de que el mandato de Bachelet termine en marzo de 2018, especialmente en áreas como la transmisión, la generación distribuida y almacenaje de batería. Es más, los analistas pronostican un crecimiento económico acelerado después de las elecciones presidenciales de noviembre.

El presente informe analiza las tecnologías, tendencias y regulaciones que impulsarán las inversiones en el sector eléctrico local bajo el próximo Gobierno de Chile.

[GRAFICO:FIGURA:ID_5367]

OBTENGA EL INFORME INTELLIGENCE SERIES

Portada Intelligence Series

Obtenga acceso completo a este informe mensual en profundidad sobre los principales acontecimientos para el desarrollo de negocios en América Latina y descubra las principales tendencias con el análisis de nuestros expertos.

  • Consúltelo en línea (ya sea en dispositivos de escritorio, móviles y tablets) o descárguelo en formato PDF
  • Contenido enriquecido que permite acceder a videos, gráficos dinámicos y enlaces a información relacionada
  • Contenido relacionado: noticias y perfiles de empresas y proyectos
Ir a Reportes Comprar Ahora